Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Fue realmente "histórica" la visita de Bennett a Egipto?

El primer ministro de Israel, Naftali Bennett, se reúne con el presidente egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, en Sharm El-Sheikh, Egipto, el 13 de septiembre de 2021 [Oficina de Prensa del Gobierno de Israel (GPO)/Agencia Anadolu].

El jefe de la Dirección General de Inteligencia de Egipto entregó el mes pasado una invitación del presidente Abdel Fattah Al-Sisi para que el primer ministro israelí Naftali Bennett visitara su país. Esto era de esperar. Poco después de que Bennett jurara su cargo como primer ministro del Estado de ocupación en junio, Sisi le había llamado y destacado la importancia de una visita oficial a Egipto.

Bennett aceptó debidamente la invitación y se reunió con Al Sisi en la ciudad turística egipcia de Sharm Al-Sheikh a principios de esta semana. A diferencia de su predecesor, Benjamin Netanyahu, que supuestamente realizó varias visitas secretas a Egipto para reunirse con Sisi, Bennett estuvo encantado de hacer pública su visita y su reunión. Posó para las cámaras y dejó que todo el mundo supiera dónde estaba y por qué, calificando la reunión de "importante y muy buena".

Al Sisi invitó a Bennett supuestamente en beneficio de Egipto. La directora del Instituto de la Democracia Liberal de El Cairo, Dalia Ziada, describió la reunión de Sharm Al-Sheikh como un "momento histórico" con las banderas israelí y egipcia ondeando una al lado de la otra. ¿Qué tuvo de histórico?

Para Al Sisi, su régimen y sus partidarios, proporcionó la oportunidad de que el presidente egipcio rogara a Bennett que pidiera a la administración de Biden en Washington que diera su respaldo al régimen y, por tanto, por implicación, su aceptación tácita de las violaciones diarias de los derechos humanos contra el pueblo egipcio.

LEER: Los palestinos ya son libres; somos nosotros los cautivos del sionismo

Desde el inicio de su mandato, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha hecho explícita su intención de presionar a Al Sisi sobre su historial de derechos humanos. "Llevaremos nuestros valores a todas las relaciones que tengamos en todo el mundo", prometió en marzo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price. "Eso incluye a nuestros estrechos socios en materia de seguridad. Eso incluye a Egipto. Nos tomamos en serio todas las denuncias de detenciones arbitrarias".

Un país con un historial de derechos humanos igualmente atroz podría ejercer presión en nombre de Egipto. Israel encaja perfectamente, dada su singular influencia en Washington.

"Ellos [los egipcios] vieron la conexión positiva y estrecha que se creó entre Bennett y Biden en la reciente reunión, y hay un entendimiento de que Israel puede influir en la administración y en EE.UU. en dos áreas que son importantes para Egipto", dijo al Times of Israel un investigador del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de Tel Aviv, Ofir Winter. Las dos áreas en cuestión son la ayuda de EE.UU. a Egipto y la mediación con Etiopía sobre la cuestión de la presa del Gran Renacimiento Etíope.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, se reúne con el presidente egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, en el primer viaje oficial a Egipto en una década - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Al parecer, Al Sisi también aprovechó la oportunidad para pedir a la comunidad internacional que apoye sus esfuerzos para mediar entre el Estado de ocupación y la resistencia palestina en la asediada Franja de Gaza. No dijo a los medios de comunicación, ni su oficina se atrevió a revelarlo, que se comprometió con Bennett a endurecer el asedio a los palestinos en Gaza con el pretexto de trabajar para impedir que Hamás aumente su armamento.

"Al Sisi le dijo a Bennett que hay que mantener la calma en Gaza y que la comunidad internacional tiene que apoyar los esfuerzos de reconstrucción de Egipto en Gaza", dijo la oficina del presidente. Sin embargo, un funcionario israelí reveló al sitio web de noticias estadounidense Axios que Bennett le dijo a Al Sisi que Egipto tiene que reforzar las inspecciones en el paso fronterizo entre Egipto y Gaza para evitar el contrabando de materiales de doble uso que pueden permitir a Hamás reconstruir sus estructuras militares.

Escribiendo en Twitter acerca de que Al Sisi busca la ayuda de Israel para que Washington haga la vista gorda a sus abusos de los derechos humanos, el escritor egipcio Salim Azzouz dijo que "la ayuda de Israel le ayudaría sólo si hubiera ayudado a otros dictadores". También, señaló que las promesas de Israel son promesas vacías.

LEER: El futuro de Israel es el apartheid en una "solución de tres clases"

A pesar de las grandiosas afirmaciones de Al Sisi y su régimen, respaldadas por unos medios de comunicación complacientes, la realidad es que la reunión fue "histórica" para Israel, pero no para Egipto. "Funcionarios israelíes -no sólo el primer ministro- expresaron gran satisfacción y optimismo tras la primera reunión de Naftali Bennett con el presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi de que la fría paz que Israel ha hecho con Egipto desde 1979 está a punto de descongelarse", dijo el Times of Israel.

El periódico informó de que Bennett habló de ampliar el comercio y el turismo, y dijo que él y Al Sisi "sentaron las bases para profundizar los lazos hacia adelante". Añadió que la reunión dio un "tono esperanzador de que habrá un cambio de los lazos, en gran medida entre bastidores, hacia un mayor abrazo público".

Eso es lo histórico de la reunión. Si fuera algo más, ¿por qué Egipto sólo publicó imágenes y vídeos censurados de la reunión?

El aspecto más vergonzoso y contundente fue que Al Sisi aceptó endurecer el asedio a Gaza. Qué vergüenza que el jefe del mayor Estado árabe siga imponiendo restricciones a una tierra árabe vecina que está ocupada por uno de los peores regímenes coloniales del mundo, el Estado de apartheid de Israel. El hecho de que Al Sisi haya optado por no hacer ningún anuncio público en este sentido me dice a mí y a cualquier otra persona razonable que sabe cuál sería la reacción del pueblo egipcio si conociera la realidad de lo que está haciendo. Lamentablemente, tampoco hay nada "histórico" en esa realidad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines