Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El futuro de Israel es el apartheid en una "solución de tres clases"

Un participante sostiene un cartel en el que se lee "Stop Israeli Apartheid" durante una protesta en solidaridad con los palestinos convocada por el actual conflicto con Israel frente a la embajada israelí en Varsovia, el 15 de mayo de 2021. [WOJTEK RADWANSKI/AFP vía Getty Images]

Al leer las reflexiones de uno de los intelectuales actuales más célebres de Israel sobre la aparentemente interminable ocupación de Palestina, me acordé de un viejo dicho sobre la naturaleza de la verdad. "Toda verdad pasa por tres etapas. Primero, es ridiculizada. En segundo lugar, se le opone violentamente. En tercer lugar, se acepta como algo evidente".

Cuando el filósofo Arthur Schopenhauer hizo esta observación hace unos 170 años, tenía en mente a personajes históricos como Galileo (1564-1642). El astrónomo fue perseguido por defender la idea copernicana de que la tierra giraba alrededor del sol y no era el centro del universo. Aunque esta idea era bien conocida en el mundo musulmán, en Europa -donde la autoridad de la iglesia descansaba en un orden cósmico geocéntrico en el que la iglesia reflejaba en la tierra su centralidad en el universo- desencadenó una feroz represión.

De una manera no muy diferente, la verdad sobre la ocupación de Israel está pasando por las mismas tres etapas de Schopenhauer. Por supuesto, no vivimos en una época en la que la oposición a la doctrina principal sobre la que se asienta la autoridad política y legal puede llevar a la horca, pero eso no significa que las democracias liberales sean inmunes a una reacción exagerada cuando se cuestionan las verdades aceptadas. Sólo hay que ver la respuesta de varios estados de EE.UU. al llamamiento de Ben & Jerry a un boicot pacífico a los asentamientos y empresas en los territorios palestinos ocupados por Israel para reconocer la centralidad del Estado de ocupación en los círculos de poder estadounidenses, y hasta dónde llegarán los funcionarios electos para defenderlo, incluso si eso significa socavar la Constitución de EE.UU. en lo que respecta al derecho a la libertad de expresión.

LEER: ¿Quiere Israel poner fin a sus guerras eternas en Gaza?

Asumiendo que toda verdad pasa por las mismas tres etapas, al observar la etapa actual de la ocupación de Israel es seguro suponer que la verdad y la naturaleza de su realidad están llegando al final de la segunda fase. Por lo tanto, está entrando en la tercera etapa, en la que la práctica del apartheid del Estado sionista se acepta como algo evidente.

Esta visión optimista se vio reforzada por la reciente intervención del aclamado filósofo israelí Yuval Noah Harari. Este hombre de 45 años, que se ha convertido en una especie de erudito célebre y en una figura similar a la de Casandra que advierte sobre la amenaza que suponen para la sociedad la desigualdad y la tecnología, es autor de varios bestsellers internacionales, entre ellos Sapiens: Una breve historia de la humanidad, de 2011. Su reflexión sobre las cuestiones fundamentales del futuro de Palestina se produce en el momento en que el conocimiento del apartheid israelí se ha generalizado tras la publicación de varios informes de destacados grupos de derechos humanos y de la ONU.

"¿A dónde vamos a partir de aquí?", escribe Harari de forma contemplativa con motivo del Yom Kippur. Se refiere al futuro de Israel y al "abandono" de la solución de los dos estados. Con su tema central de expiación y arrepentimiento, Yom Kippur es el día más sagrado del año en el judaísmo. "Si no son dos estados para dos pueblos, ¿cuál es exactamente la visión alternativa de Israel? Cuando imaginamos el futuro, ¿qué es exactamente lo que vemos allí?"

Suponiendo que el escenario israelí más optimista se haga realidad, y que pueda cumplir su visión en su totalidad, "¿qué aspecto tendrá?", se pregunta. "Israel pasó de una solución de dos estados a una de tres", señalando que sólo hay un país entre el mar Mediterráneo y el río Jordán. Aunque Harari no menciona la palabra apartheid, sí explica que hay "tres tipos de personas" que viven en el territorio controlado por Israel: "Los judíos, que disfrutarán de todos los derechos. Los árabes de tipo A, que tendrán algunos de los derechos. Y árabes de tipo B, que no tendrán casi ningún derecho".

Israel has passed the Nation-State Law becoming officially an Apartheid State – Cartoon [Sabaaneh/MonitordeOriente]

No sólo es ésta la realidad actual, sino que Harari también cree que, a juzgar por el patrón de voto en el país, parece que la mayoría de los judíos de Israel prefieren que siga siendo así para siempre. El profesor de la Universidad Hebrea de la Jerusalén ocupada sostiene que la solución de tres clases no es nueva y que lleva décadas planificándose y aplicándose sin que Israel quiera revelar su intención al mundo. "Incluso hoy, cuando los representantes israelíes dan un discurso público -digamos, en la Asamblea General de la ONU- no se atreven a hablar abiertamente de la solución de tres clases como una solución permanente. Simplemente no huele bien".

En una perspicaz observación sobre la función de la Autoridad Palestina en el mantenimiento de la farsa política erigida por Israel, dice que es una "criatura única" similar al "genio de Aladino". Su argumento es que, para los israelíes, no hay Palestina ni Autoridad Palestina. Israel, a sus ojos, tiene plena soberanía sobre la Palestina histórica y la AP existe simplemente para absolver a Israel de cualquier culpa. "Cuando tenemos que eludir la responsabilidad -por ejemplo, la responsabilidad de vacunar a la población palestina contra [la Covid-19]- sólo tenemos que frotar la lámpara, y ¡zas! De repente esta criatura [la AP] emerge en toda su gloria, quitándonos toda la responsabilidad".

LEER: La AP no puede hablar de los derechos de los palestinos

Instando a los israelíes a hacer un examen de conciencia, pregunta retóricamente: "¿No podemos admitir que estamos avanzando hacia la solución de tres clases?" Explica: "Es decir, hacia un país cuyos dos millones de ciudadanos son discriminados en la educación, la vivienda y por la policía, y cuyos los demás millones ni siquiera pueden votar en las elecciones. Un país, con tres tipos de personas. Un país, en el que un único tipo de persona gozará siempre de preferencia en materia de seguridad personal, circulación y empleo".

La raíz de la aparentemente interminable ocupación de Israel, argumenta Harari, proviene de una visión del mundo que pone la "lealtad tribal" por encima de todo lo demás. "Los que creen en el principio de la lealtad tribal creen que la propia demanda de justicia para los que no son miembros de la tribu es una traición".

Su mensaje final no puede ser más sorprendente: "Así que en este Yom Kippur, antes de memorizar 'hemos pecado, hemos traicionado, hemos robado', deberíamos preguntarnos primero según qué principios morales definimos generalmente la culpa, la traición y el robo. ¿Pensamos que los judíos son personas superiores por naturaleza, con derecho a privilegios especiales? ¿Pensamos que la justicia es a veces más importante que la lealtad tribal, o que la lealtad a la tribu es siempre superior a la justicia? ¿Y hay todavía una manera de reconciliar la reivindicación de valores a la justicia con la reivindicación tribal a la fidelidad, sin tener que elegir entre las dos, y sin que el deseo de hacer justicia sea considerado en nuestros lugares una traición?"

Si Harari tiene razón, entonces Israel se dirige hacia una "solución de tres clases". El resto del mundo lo llamará -muchos ya lo hacen- apartheid, un grave delito según el derecho internacional. La gran pregunta será entonces qué hará el mundo al respecto. Si la experiencia hasta la fecha sirve de algo, la respuesta será: Nada en absoluto.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines