Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

"Quien gobierna Eurasia, controla el mundo" y EE.UU. se retira de ella

Soldados de la Fuerza de Tarea Turca en Afganistán se encuentran de servicio en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai y sus alrededores para ayudar a las personas que esperan ser evacuadas, en Kabul, Afganistán, el 23 de agosto de 2021 [Aykut Karadağ - Agencia Anadolu].

Cuando la burbuja que era Kabul estalló finalmente unos días antes del Día de la Independencia de Afganistán este mes, también puso fin a las crecientes especulaciones que se han producido a lo largo de las dos décadas de guerra liderada por Estados Unidos en el país, según las cuales el movimiento talibán, que fue derrocado tras la invasión de 2001 y recuperó gradualmente el control de las provincias periféricas, acabaría volviendo al poder. De hecho, ahora controla más territorio afgano que nunca y desde entonces ha vuelto a declarar oficialmente la creación del Emirato Islámico de Afganistán.

La inminente retirada militar de Estados Unidos de Afganistán a finales de este mes ha demostrado ser un asunto caótico y complicado, a pesar de las famosas últimas palabras del presidente Joe Biden durante una conferencia de prensa el 8 de julio, en las que afirmaba que no habría escenas que recordaran la caída de Saigón, con personal estadounidense siendo trasladado por aire desde los tejados de las embajadas, o que el dominio de los talibanes sobre el país sería "altamente improbable". Biden también insistió el martes en que la retirada seguirá adelante según el calendario previsto, aunque sigue sin estar claro si podrá cumplir este plazo debido a la imprevisible situación sobre el terreno, y ha habido una oleada de críticas bipartidistas a su gestión de la evacuación.

Ninguno fue más mordaz que el predecesor de Biden, Donald Trump, que calificó la gestión del presidente como "una de las mayores derrotas militares de todos los tiempos" y nada menos que una "rendición total". De hecho, la campaña de lanzamiento de la Guerra contra el Terror liderada por Estados Unidos ha supuesto un despilfarro de unos 2 billones de dólares y se ha cobrado la vida de cientos de miles de personas y ha dejado a los afganos como la segunda población de refugiados más grande del mundo. Incluso es discutible hasta qué punto se han beneficiado de la guerra las empresas privadas de defensa estadounidenses.

Sin embargo, aparte de la pérdida de la guerra en Afganistán, de la que "hay pocas dudas", hay muchas más consecuencias estratégicas de la inminente retirada para Estados Unidos, sus aliados y el mundo, aparte de un ego herido y dos generaciones de veteranos que se preguntan para qué ha servido todo esto. Éstas radican en la disciplina de la geopolítica, una vez archivada en el olvido tras la Guerra Fría y el presunto triunfo de la democracia capitalista liberal en todo el mundo, al menos por parte de Occidente. Tras la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014, Walter Russell Meads explicaba en un artículo para Foreign Affairs el regreso de la geopolítica y cómo ésta siempre fue relevante para potencias regionales como Rusia, Irán y China, a las que se refería como "potencias revisionistas" que no estaban de acuerdo con el acuerdo y el statu quo del orden internacional posterior a 1990.

El pionero británico en el estudio de la geopolítica, Halford Mackinder, ya teorizó en 1904 sobre lo que llamó "el Heartland", que es la mayor parte del actual pivote de Asia Central. Mackinder sostenía que quien controlara esta masa de tierra, dominaría el "mundo-isla" o hemisferio oriental. Sin embargo, durante la Segunda Guerra Mundial, el profesor holandés-estadounidense Nicholas Sykman iría un paso más allá, ampliando la idea con su Teoría de los Rimlands, aludiendo a las regiones circundantes de Eurasia (Europa Occidental, la cuenca del Pacífico y Oriente Medio). Afirmaría que "quien controla el Rimland, gobierna Eurasia; quien gobierna Eurasia controla los destinos del mundo".

Sin embargo, lo que estamos presenciando en la actualidad es la retirada literal de Estados Unidos de este país estratégicamente situado, Afganistán, que se encuentra efectivamente a caballo entre el borde y el corazón. Ya abandonó sin miramientos la base aérea de Bagram el mes pasado y acabará dejando el aeropuerto de Kabul. No hay bases estadounidenses en Asia Central, aunque en su día mantuvo una base en Uzbekistán y Kirguistán tras el 11-S.

OPINIÓN: Levantando el velo de la gran arrogancia occidental

Más o menos al mismo tiempo que el desmantelamiento de la presencia estadounidense en Afganistán, los rivales Rusia y China concluían un importante simulacro militar que incluía un nivel sin precedentes de mando conjunto e integración entre los dos ejércitos en el noroeste de China; una prueba de la voluntad de trabajar en la cooperación militar contra los intereses estadounidenses. Las relaciones económicas y estratégicas entre Pekín y Moscú ya están desarrolladas.

La Unión Económica Euroasiática (UEE) de Rusia y la ambiciosa Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China son ejemplos de ello. En 2015, los líderes de ambos países firmaron una declaración conjunta sobre la cooperación para coordinar el desarrollo de la UEEA y el Cinturón Económico de la Ruta de la Seda. Este acercamiento podría conducir a la formación de la Gran Asociación Euroasiática, centrada en el control continuado del Corazón, ya que ambos buscan dominar la región, China más aún, pues ya es el principal socio comercial tanto de Europa como de Oriente Medio.

Otra potencia regional que tiene sus propios intereses en Eurasia es Irán, que se ha incorporado recientemente a la Organización de Cooperación de Shangai (OCS), a la que se unió inicialmente como miembro observador en 2005. Los tres países han mantenido misiones diplomáticas en Afganistán y han decidido, de forma pragmática, reconocer la autoridad de los talibanes en el país, tras haber mantenido vínculos con el movimiento varios años antes. No sólo es prudente llenar el vacío cuando Estados Unidos se va por sus propias preocupaciones de seguridad, sino que Afganistán también se asienta en lo que se cree que son las mayores reservas de litio del mundo, junto con otros recursos por valor de un billón de dólares o más, en los que China, en particular, estaría interesada. Otra gran potencia es Turquía, que busca gravitar hacia Eurasia, pues ya tiene vínculos culturales y lingüísticos con los países de habla turca de la región, aunque su actual pertenencia a la OTAN, alineada con Occidente, puede convertirse en un impedimento.

El momento unipolar de la primacía de Estados Unidos siempre iba a ser un periodo fugaz pero impactante en las relaciones internacionales y podría decirse que ya estamos en una era multipolar. La retirada militar de EE.UU. de Afganistán y, en última instancia, de Oriente Medio, forma parte del intento de la administración Biden de ponerse al día, centrando la atención en Asia Oriental, razón por la cual la vicepresidenta Kamala Harris -actualmente de gira por el sudeste asiático- declaró durante una visita a Singapur que el Indo-Pacífico sigue siendo "críticamente importante para la seguridad y la prosperidad de nuestra nación", lo que se consideró como una forma de apuntar a China. Sin embargo, parece que es demasiado tarde para que Estados Unidos siga siendo un contendiente serio en el Gran Juego en el futuro. Si la pérdida de la guerra en Afganistán por parte de Estados Unidos no fuera lo suficientemente significativa, el creciente control económico e influencia de China sobre Eurasia será un indicador de quién dominará el Viejo Mundo y más allá.

OPINIÓN: La victoria de los talibanes pone de manifiesto el legítimo derecho a la autodeterminación

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines