Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

No culpes a Zaki Anwari, sino a quienes le llevaron a tomar su fatídica decisión

Zaki Anwari, joven futbolista afgano [Wikipedia]

"Tú eres el pintor de tu vida", escribió Zaki Anwari en su página de Facebook la semana pasada. "No des tu pincel a nadie más". Fue lo último que escribió el joven futbolista afgano antes de su muerte.

Los restos del joven de diecinueve años fueron encontrados en uno de los huecos de las ruedas de un avión estadounidense cuando éste aterrizó en Doha procedente de Kabul. Era el mismo avión que se vio en la televisión y en las redes sociales mientras despegaba rodeado de una gran multitud de afganos desesperados por escapar de los talibanes. Buscando una vida mejor en otro lugar, Anwari no sabía que el avión le llevaría a la siguiente vida.

Muchos afganos han visto la migración como la única opción durante muchos años. Llegar a Europa, Estados Unidos o Canadá es un sueño, especialmente para los jóvenes desanimados por el conflicto, el desempleo y las difíciles condiciones de vida en Afganistán. Aferrarse a un avión estadounidense era la única salida para un joven como Zaki Anwari. Fue una decisión fatídica. Lo sé, porque yo tomé una decisión similar hace ocho años en Egipto.

Nuestra historia es la misma: el miedo a un destino desconocido; huir de la patria; tratar de encontrar un refugio seguro, y arriesgarlo todo a cambio de la única oportunidad que se te presenta. Hace ocho años, el régimen egipcio intentó matarme tras cometer la masacre más atroz de la historia moderna de Egipto en la plaza de Rabaa Al-Adawiya. Decidí arriesgarlo todo y tomar el primer vuelo a Turquía sin mirar atrás.

OPINIÓN: Colaborar con los talibanes sin reparos

Lloré de tristeza al dejar mi patria. Quizá Anwari también lloró, pero de miedo. Al menos yo tenía un asiento en el avión; él no. Mientras el avión recorría la pista del aeropuerto internacional de El Cairo, mi corazón casi se detuvo al preocuparme por el futuro que me esperaba. El corazón de Anwari se detuvo cuando las ruedas del avión estadounidense lo aplastaron unos momentos después del despegue.

Cuando sientes que tu vida está en peligro y te sientes constantemente frustrado por tus condiciones de vida, te ves empujado a tomar decisiones de vida o muerte. Anwari tomó su decisión, igual que yo tomé la mía.

No esperó a ver si la situación se calmaba en Afganistán. No dio el pincel a los talibanes ni a ninguna otra parte para que pintaran la historia de su vida. En su lugar, eligió pintarla él mismo. Ahora es un icono afgano del que el mundo habla, con pena y orgullo por el valor de este joven.

18 millones de afganos, la mitad del país, necesitan ayuda humanitaria y aproximadamente 3 millones son desplazados internos - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Quienes critican a Anwari y su imprudente decisión de aferrarse al avión me recuerdan los comentarios de funcionarios de extrema derecha y algunas personalidades políticas occidentales que han criticado la afluencia de refugiados en Europa en los últimos años. Los refugiados, dicen, son "invasores" que codician mejores condiciones económicas y ayudas gubernamentales en Europa. Tales críticas pasan por alto el hecho de que sus gobiernos son a menudo parte del problema que ha llevado a los refugiados a realizar migraciones potencialmente mortales en primer lugar.

Yo no habría salido de mi país, dejando atrás mi vida y mi profesión como dentista en Egipto, y buscando asilo político en Gran Bretaña si no fuera por el apoyo político sin precedentes que prestaron los gobiernos occidentales, incluido el británico liderado por David Cameron, al golpe militar encabezado por Abdel Fattah Al-Sisi en Egipto en julio de 2013. Quizás Zaki Anwari no hubiera sentido que tenía que arriesgar su vida si Estados Unidos no hubiera ocupado Afganistán hace veinte años con el apoyo de otras potencias occidentales. Nunca lo sabremos.

OPINIÓN: Tras la salida de Afganistán, ¿podría Estados Unidos intensificar la agresión contra Irán?

¿Puede alguien culpar a Anwari por haber nacido en un país ocupado por ejércitos occidentales y privado de libertad e independencia, mientras se ve desgarrado por conflictos y grupos armados, y pensar que la migración y el asilo son las mejores opciones? ¿Por qué debemos culpar a quienes arriesgan su vida en botes de goma para cruzar el mar hacia una vida mejor en Europa?

Si hay que criticar a algunas partes, deberían ser los regímenes dictatoriales de los países árabes, así como los Estados occidentales que dan cobertura política, financiera y moral a estos regímenes. Su apoyo permite a los dictadores mantenerse en el poder, sin importar el coste en términos de sufrimiento humano y de vidas.

Me siento muy triste cuando pienso en el destino de Zaki Anwari. Podría haber sido yo. Por eso siento la responsabilidad de compartir su historia y el sufrimiento de su pueblo para que nadie tenga que volver a tomar esas decisiones, con el mismo resultado catastrófico.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaRegiónUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines