Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Tras la salida de Afganistán, ¿podría Estados Unidos intensificar la agresión contra Irán?

Esta imagen facilitada a la AFP el 20 de agosto de 2021 por Omar Haidiri, muestra a un marine estadounidense agarrando a un bebé por encima de una valla de alambre de espino durante una evacuación en el aeropuerto internacional Hamid Karzai en Kabul el 19 de agosto de 2021 [Cortesía de Omar Haidiri/AFP vía Getty Images].

El debate sobre Afganistán celebrado esta semana en el Parlamento británico fue nada menos que nauseabundo.

Ministros, parlamentarios y ministros en la sombra se unieron para aumentar una extraña forma de retórica que, de alguna manera, consiguió ser bélica y totalmente impotente al mismo tiempo.

Parecían pensar que las fuerzas de ocupación británicas debían volver a desplegarse en Afganistán, a pesar de la salida de las fuerzas de ocupación estadounidenses. Parece que veinte años de guerra y ocupación no fueron suficientes para ellos.

Dejando a un lado algunas voces discrepantes, como la del ahora diputado independiente Jeremy Corbyn, todos parecían estar de acuerdo en que "nosotros" en Occidente somos los parangones de la virtud y que el misterioso "pueblo marrón" que quiere vivir sin la dominación imperial extranjera impuesta y hostil de sus países no es más que un salvaje y un bárbaro.

El Partido Laborista de Keir Starmer -purgado con seguridad de Corbyn y otros elementos indeseables- fue, en todo caso, incluso peor que el gobierno conservador, al que han estado criticando desde la derecha. Parece que el Partido Laborista vuelve a ser el Partido de la Guerra.

La portavoz de Asuntos Exteriores de los laboristas después de Corbyn, Lisa Nandy, utilizó su aparición en el espantoso programa de la BBC Question Time para agitar más guerra en Afganistán.

Dijo que Estados Unidos y su régimen títere británico (dirigido en aquel momento por el malvado Tony Blair) habían tenido "toda la razón" al invadir Afganistán en 2001 -un país soberano- que no había atacado ni a Gran Bretaña ni a Estados Unidos.

LEER: ¿Qué pueden ofrecer los talibanes a las mujeres de Afganistán?

La invasión fue siempre totalmente injustificada. Después de que las bombas empezaran a caer y las botas a pisar el suelo, los propagandistas de la clase política y de los medios de comunicación empezaron a inventar un pretexto de "derechos humanos".

Pero ahora, 20 años después, con Estados Unidos fuera y los talibanes de nuevo dentro, volvemos al principio.

Es cierto que gran parte de la red de Al Qaeda -incluido su líder Osama Bin Laden- residía en aquel momento en el país, protegida por el gobierno talibán. El pretexto inicial para la invasión, como se recordará, fue que Estados Unidos exigía a los gobernantes de Afganistán que entregaran a Bin Laden, a quien culpaba de los atentados terroristas del 11-S, o de lo contrario invadirían el país por la fuerza y lo capturarían directamente.

Pero lo que suele olvidarse ahora -y que fue ocultado conscientemente por gran parte de los medios de comunicación corporativos de la época- es que, de hecho, los talibanes aceptaron en repetidas ocasiones expulsar a Bin Laden del país, e incluso entregarlo si se presentaban pruebas contra el líder de Al Qaeda. Según un antiguo ministro talibán, habían ofrecido juzgar a Bin Laden en un tercer país incluso antes de que se produjeran los atentados del 11-S, pero Estados Unidos no estaba interesado.

Pero el presidente George W. Bush rechazó arrogantemente estas ofertas, insistiendo en que la invasión siguiera adelante. La guerra siempre tuvo que ver con el control imperial de Estados Unidos. Un régimen gansteril ligeramente herido tenía que hacer de un país pequeño y empobrecido una lección objetiva: su dominio se impondría a toda costa.

Miles de personas han muerto en Afganistán como resultado directo de lo que la laborista Lisa Nandy minimizó como "intervención" de Estados Unidos y Reino Unido. Hace una década, una estimación prudente cifraba en 40.000 las muertes de civiles.

Con la retirada de Estados Unidos este mes, los belicistas imperialistas de ambos lados del Atlántico se retuercen las manos ante la perspectiva del declive del imperio estadounidense. En ningún lugar más que en el régimen regional cliente de Estados Unidos en el corazón del mundo árabe: la colonia racista de colonos de Israel.

Mi colega de The Electronic Intifada Ali Abunimah escribió esta semana un artículo de análisis esencial sobre las reacciones en Israel al colapso de Estados Unidos en Afganistán.

Merece la pena leerlo entero. Pero en él esboza los temores de Israel, que, después de todo, depende tanto de la ayuda militar estadounidense para imponer su voluntad a los pueblos indígenas de la región.

Los responsables políticos dentro de la entidad sionista han reaccionado de forma previsiblemente cínica, exponiendo lo que consideran oportunidades para Israel.

Una de esas oportunidades es la posibilidad de aprovechar la derrota de EE.UU. en ese país para empujar a EE.UU. a una acción más agresiva contra Irán, al que Israel considera un enemigo impecable desde 1979, cuando la Revolución Islámica llegó al poder.

OPINIÓN: Los talibanes han triunfado y han desenmascarado a EE.UU. como entidad colonial

O como dijo un anónimo ex alto funcionario de la inteligencia israelí: "Es posible aprovechar los acontecimientos" en Afganistán "a nuestro favor" y que la "humillante rendición ante los talibanes" podría impulsar al presidente estadounidense Joe Biden a "decidir flexionar el músculo estadounidense hacia Irán".

Como explica Abunimah en su artículo, un coronel del ejército israelí y alto pensador, Eran Lerman, dice que ahora es "vital para Estados Unidos demostrar -en otros lugares, ya que el caso afgano está claramente más allá de la salvación- que no es una fuerza gastada", para demostrar que todavía tiene la hegemonía militar en todo el mundo.

Hay una cierta lógica en todo esto: la lógica del gángster. Por la misma razón por la que las bandas criminales administran palizas de castigo y ataques de represalia, Estados Unidos a veces siente que tiene que bombardear un país para dejar constancia de su control sobre el mundo.

Pero, como demuestran los acontecimientos de Afganistán -y posiblemente los de Irak-, el ejército estadounidense, a pesar de sus enormes recursos, no es omnipotente y puede ser derrotado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEEUUIránOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesUS
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines