Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué pueden ofrecer los talibanes a las mujeres de Afganistán?

Mujeres graduadas celebran después de que más de 100 estudiantes afganas de la Universidad Americana de Afganistán (AUAF) reciban sus diplomas en una ceremonia de graduación en el campus el 21 de mayo de 2019, en el oeste de Kabul, Afganistán. [Scott Peterson/Getty Images]

El hashtag #womensrights (derechos de las mujeres) ha sido tendencia en las redes sociales desde que los talibanes irrumpieron dramáticamente en la capital afgana, Kabul, en lo que fue una toma de posesión casi incruenta. Por lo demás, la transición de poder fue mucho más suave que la de Washington a principios de este año, cuando el traspaso de poderes entre Trump y Biden se saldó con cinco muertos y cientos de heridos después de que los alborotadores asaltaran el edificio del Capitolio y asediaran a los aterrorizados congresistas estadounidenses.

Sin embargo, tal vez el mayor titular que salió de Kabul, aparte de la asombrosa victoria militar de los talibanes, se anunció durante la extraordinaria conferencia de prensa que siguió. Conocido por la mayoría de los periodistas sólo como una voz al otro lado de una llamada telefónica, por fin pudimos ver el rostro del portavoz Zabihullah Mujahid. El hombre de los talibanes habló de los derechos de las mujeres, prometiendo que serían respetados "en el marco de la ley islámica".

No es de extrañar que los medios de comunicación occidentales no estuvieran convencidos de sus palabras y que, desde entonces, se hayan pasado todos los días intentando desvirtuarlas. Esta no era la narrativa que querían o esperaban, así que se pusieron a buscar varios analistas que se sumaran a la línea antitalibán. Algunos de los "expertos" en los estudios de televisión pasaron de hablar con autoridad sobre Covid-19 y la pandemia a opinar sobre lo que significa esta victoria talibán para las mujeres en Afganistán. El análisis ha sido superficial y de poca calidad.

Los derechos de las mujeres, coreaban, están condenados bajo los talibanes. Casi al unísono, predijeron el regreso de los matrimonios forzados, las violaciones y las esclavas sexuales, con niñas que perderán su educación y serán subastadas para una vida de servidumbre a los 12 años. Algunos parecían confundir las atroces acciones de los terroristas del Daesh con el movimiento talibán afgano, quizás deliberadamente en algunos casos; pero, ¿por qué dejar que los hechos estropeen una historia escabrosa y su propia versión distorsionada de los acontecimientos que se desarrollan en Afganistán?

Si esos comentaristas sabían que la degradación sexual de las mujeres por parte de Daesh es sumamente ofensiva para los valores puritanos de los talibanes, no lo dijeron. No tengo ninguna duda de que cualquier elemento de Daesh que quede en Afganistán será eliminado rápidamente.

Aunque sería una desfachatez no reconocer la promoción de algunas mujeres afganas desde el derrocamiento de los talibanes en 2001, para la mayoría, fuera de los principales pueblos y ciudades, sus vidas no han cambiado drásticamente en los últimos veinte años. La vida ha seguido siendo dura; para muchas ha sido francamente miserable.

Sí, hay algunas diputadas, algunas mujeres afganas impresionantes que dirigen ONGs y organizaciones benéficas, y otras son enfermeras, médicas, periodistas y profesoras. Pero, en general, son una pequeña minoría, parte de una élite muy privilegiada que se expresa muy bien ante las cámaras.

Han predicho un desastre educativo, con el cierre de escuelas para niñas bajo el régimen talibán, a pesar de las repetidas garantías del movimiento de que es un derecho de la mujer recibir educación. La decisión de muchas de estas mujeres, incluidas las feministas entre ellas, de ponerse del lado de la ocupación estadounidense es, en mi opinión, un golpe para el feminismo. Durante estos violentos veinte años, innumerables hombres afganos han sido torturados, desaparecidos y asesinados. Todos ellos eran hijos, padres y maridos de mujeres angustiadas que no perdonan ni olvidan las acciones de las fuerzas de ocupación.

Así que en respuesta a todas las lágrimas de cocodrilo que hemos recibido de los gobiernos de Europa y Norteamérica sobre lo que se puede hacer para ayudar a las mujeres afganas, diré lo siguiente: ofrezcan a los que quieran irse asientos en los aviones que salgan de Kabul junto a los que trabajaron para la ocupación. Y dejen que se queden los que quieran ayudar a reconstruir su país.

Es una suposición común que si eres una mujer en Afganistán entonces estás en contra de los talibanes por defecto; que sólo los hombres apoyan el movimiento. Esto no sólo es un punto de vista demasiado simplista, sino también muy equivocado. De hecho, hay mujeres que se alegran de que los talibanes hayan derrocado al gobierno corrupto impuesto en su país por Occidente. Puede que muchos de nosotros no lo entendamos, pero nuestras opiniones y puntos de vista ya no son relevantes, si es que alguna vez lo fueron.

LEER: Los talibanes se ganaron la legitimidad con la lucha armada, ahora deben ganársela con la diplomacia

Desde que Estados Unidos retiró su apoyo a los talibanes en 1996 se puso en marcha un hábil proceso de demonización alimentado por la islamofobia. Cuando los asesores de Washington terminaron su maquiavélico trabajo, los talibanes eran descritos sistemáticamente como salvajes primitivos, misóginos y pedófilos.

El efecto neto fue convertir a las mujeres afganas en víctimas que necesitaban ser rescatadas por hombres con complejos de salvador blanco. La demonización continuó en el período previo al 11 de septiembre. Las feministas occidentales, como yo, fueron el objetivo en particular. Yo caí en la narrativa tóxica con anzuelo, línea y plomada. No es de extrañar que mis colegas periodistas escribieran mi obituario cuando se supo que había sido capturada por los talibanes durante una misión. El hecho es que no esperaba sobrevivir a mi detención en septiembre de 2001, pero lo hice. Sólo cuando me liberaron por motivos humanitarios y me dieron tiempo para reflexionar sobre mi experiencia, me di cuenta de que el movimiento había sido presentado falsamente en Occidente como un grupo de monstruos brutales y malvados.

De vuelta a Londres, intenté hablar de ello con bastantes feministas y colegas, pero mis propuestas fueron rechazadas. Aunque son mujeres genuinamente amables, muchas siguen negando que han sido alimentadas con propaganda antitalibán que han absorbido. Saben que si admiten que fueron engañadas para que creyeran una sarta de mentiras, eso también significa que han estado dando un apoyo incondicional a los aliados de Estados Unidos y la OTAN, alimentados por la testosterona, junto con los ataques con drones contra civiles y la tortura en apoyo de un gobierno corrupto en Kabul.

Familias afganas desplazadas huyen de las provincias del norte debido a los combates entre los talibanes y la seguridad afgana en Kabul, Afganistán, el 10 de agosto de 2021 [Haroon Sabawoon/Anadolu Agency].

Sólo el tiempo dirá si los dirigentes talibanes cumplen su palabra y permiten que las mujeres reciban educación hasta el nivel de licenciatura y demás, y que luego encuentren un empleo adecuado. Si no lo hacen, nunca serán perdonados por las mujeres que han optado por quedarse y trabajar por el futuro de su país. Mucho de esto depende de que sus detractores occidentales permitan o no a los talibanes gobernar en primer lugar. Hemos visto cómo las sanciones y la demonización hicieron casi imposible que Hamás dirigiera el gobierno en la Palestina ocupada tras ganar unas elecciones libres y justas en 2006. Esta semana ya se han escuchado llamamientos a favor de sanciones contra los talibanes; el movimiento tiene mucho trabajo por delante para demostrar que los detractores se equivocan. Es posible que nunca sepamos si los talibanes pueden gobernar de forma eficiente y justa, simplemente porque Occidente no les permite intentarlo.

Como hemos visto, uno de los principales ejes de la oposición al movimiento gira en torno a los derechos y la situación de las mujeres, como si todo hubiera seguido una trayectoria ascendente bajo los sucesivos gobiernos apuntalados por Estados Unidos y sus aliados. Entonces, ¿cuál es la realidad de las "libertades" ganadas con esfuerzo por el gobierno de Ashraf Ghani? ¿Podrá reflexionar con orgullo sobre lo que ha hecho en su boliche de los Emiratos Árabes Unidos donde, según se informa, ha huido con cientos de millones de dólares? Lamentablemente, ha habido más manipulación y encubrimiento de los hechos.

Según la Organización Central de Estadísticas, el 84% de las mujeres afganas son analfabetas y sólo el 2% de las mujeres tienen acceso a la educación superior. Cuando los políticos occidentales intentan justificar los 20 años de ocupación y guerra citando los grandes avances de las mujeres afganas, especialmente en materia de educación, no están siendo del todo sinceros.

Según la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán (AIHRC), unos 3.000 ciudadanos afganos intentan suicidarse cada año. Se cree que esta cifra es una subestimación, ya que muchas familias no quieren admitir que existe este problema; es un tabú, uno de los muchos que existen en el país conservador.

A nivel mundial, hay más suicidios de hombres que de mujeres, pero no es el caso de Afganistán, donde un asombroso 80% de los intentos de suicidio son realizados por mujeres. La provincia de Herat concentra más de la mitad de los casos de todo el país. Las estadísticas son muy sombrías y revelan la existencia de niñas y mujeres muy infelices.

LEER: Estados Unidos y sus aliados ayudaron a los talibanes en su camino hacia la victoria

A medida que Afganistán se volvió más inestable el año pasado, se cree que alrededor de diez millones de niños dejaron de asistir a la escuela con regularidad, y 3,7 millones se vieron privados de la educación. Esta es la realidad sobre el terreno, que puede verificarse fácilmente si algún periodista desea comprobar la retórica antitalibán.

Después de veinte años de supuesta construcción de la nación y de presumir de la reapertura de las escuelas, los programas de alfabetización han fracasado en gran medida. El éxito educativo sigue siendo, aparentemente, patrimonio de unos pocos. No hay ninguna excusa para esto. Si un canalla como el difunto Robert Mugabe de Zimbabue -otra figura denostada por Occidente- pudo presidir una enorme inversión en educación que hizo que las mujeres alcanzaran las tasas de alfabetización más altas de África, ¿por qué Afganistán, bajo la ocupación, ha sido incapaz de hacer algo similar? Dos décadas después de la llegada de Mugabe al poder, el 89% de la población adulta de Zimbabue estaba alfabetizada, según el Banco Mundial. Eso fue un éxito. En comparación, el programa de alfabetización de Afganistán ha sido un desastre absoluto.

De hecho, el único éxito que se atribuye a Estados Unidos y a sus aliados de la OTAN es que un pequeño número de afganos privilegiados aprovecharon las oportunidades que les brindó Occidente para enriquecerse. No en vano, el gobierno presidido por Ashraf Ghani ha sido calificado como uno de los más corruptos del mundo. Hasta el pasado fin de semana estaba protegido por la potencia de fuego occidental y los neoliberales que impulsaban el mito de las fantásticas mejoras en los derechos de las mujeres y la educación de las niñas en Afganistán.

La narrativa neoliberal pasa por alto la violencia contra las mujeres, incluidos los asesinatos, las agresiones y las violaciones en grupo, todos ellos delitos proyectados sobre los talibanes por sus críticos. Muchas agresiones son barridas bajo la alfombra por los miembros de la familia, convenientemente para esta narrativa de "adelante y arriba". En las zonas rurales de Afganistán hay muy pocos servicios disponibles para las mujeres que buscan escapar de la violencia doméstica, con el resultado de que la violencia contra las mujeres no llega a los titulares.

¿Cuántos de nosotros conocemos el impactante caso de Lal Bibi, por ejemplo? Esta joven de 17 años fue golpeada, torturada y quemada por su suegro y su marido. Incluso cuando la policía detuvo a los dos hombres, los señores de la guerra locales consiguieron su liberación y les permitieron huir a una zona controlada por los talibanes. El movimiento tiene ahora la oportunidad de hacer justicia a Lal Bibi. Debe hacerlo si quiere cumplir sus promesas sobre los derechos de las mujeres.

El año pasado, las organizaciones de derechos humanos reiteraron sus llamamientos para que se prohíban las llamadas pruebas de virginidad, procedimientos abusivos que forman parte de los procedimientos penales en Afganistán, aunque no tengan ninguna validez científica. ¿Dónde ha quedado toda la angustia occidental por los derechos de las mujeres en ese procedimiento concreto? El código penal afgano exige una orden judicial y el consentimiento de la mujer para las pruebas, pero en más del 90% de los casos se ignoraron los derechos de las mujeres, a pesar de las leyes promulgadas por el gobierno de Ghani.

Los principales medios de comunicación no se hicieron eco de este escándalo. ¿Por qué? Podemos estar seguros de que pronto escribirán, hablarán y emitirán sobre ello si los talibanes no son lo suficientemente inteligentes como para eliminar esta vil legislación del libro de leyes. Como ha dicho un observador de los medios de comunicación, la corriente principal parece estar en una "cruzada en toda regla" para provocar un levantamiento contra los talibanes: "A esta gente no le importa Afganistán, sólo quieren vengarse de la derrota occidental".

Si se rasca la superficie, la verdad es que el listón de los derechos de la mujer en Afganistán es deplorablemente bajo. El sistema educativo está destrozado y los índices de alfabetización no se corresponden con los orgullosos alardes de lo conseguido por la ocupación estadounidense, británica y de la OTAN.

Miles de familias desplazadas sufren penurias en un parque de Kabul, Afganistán, el 11 de agosto de 2021. [Haroon Sabawoon - Agencia Anadolu]

Estados Unidos se gastó 2 billones de dólares en alimentar su guerra en Afganistán, mientras invertía casi 90.000 millones de dólares en establecer, armar y entrenar a un ejército nacional y una fuerza policial afgana de 300.000 efectivos, que simplemente se deshizo ante la llegada de los talibanes a Kabul. Miles de millones más se destinaron al ejército estadounidense, a los contratistas de seguridad privados y a los fabricantes de armas, que se atiborraron de una cantidad de dinero que parecía no tener fondo. La política del barril de cerdo en su peor momento.

¿Por qué no se invirtieron estas enormes sumas en los sectores de la salud, el bienestar y la educación de Afganistán? En eso consiste la construcción de la nación. En su lugar, el dinero de los impuestos estadounidenses ha alimentado la ocupación y una guerra imposible de ganar, lo que nos dice todo lo que necesitamos saber sobre las intenciones de George W. Bush en 2001. Quería vengarse del 11-S -con el que los talibanes no tuvieron nada que ver, recordemos- sin importar el coste. Estados Unidos ha tratado a Afganistán de forma abominable, como un patio de recreo militar de alto mantenimiento, y su pueblo ha sufrido por ello. El presidente Joe Biden ha insultado ahora a los afganos por ser desagradecidos y no luchar por ello.

Fue refrescante escuchar a los líderes talibanes hablar de paz, derechos de las mujeres y educación. Ahora deben pasar de las palabras a los hechos, y mostrar a quienes han ocupado su tierra durante dos décadas cómo se debería haber hecho. Los afganos han sufrido durante décadas la injerencia colonial extranjera, la violencia de los señores de la guerra criminales, la hambruna, la guerra civil, los talibanes en los años 90 y el ejército estadounidense y sus corruptos apoderados locales desde 2001.

¿Creen realmente las mujeres de Afganistán que ahora van a retroceder a un estado oscuro y medieval de ignorancia? Yo no lo creo. Han soportado dificultades inimaginables en guerras y campos de refugiados; bajo el comunismo y la "Guerra contra el Terror" de George W. Bush. No cabe duda de que los talibanes son misóginos, pero si son fieles a su palabra, el movimiento está ofreciendo a Afganistán -y a sus mujeres especialmente- esperanza, paz y estabilidad, todo lo cual ha estado ausente durante las últimas cinco décadas. Dale una oportunidad a la paz, como cantó una vez John Lennon. El pueblo de Afganistán no se merece menos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOrganizaciones InternacionalesOTANRegiónReportajes y AnálisisUS

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines