Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Estados Unidos y sus aliados ayudaron a los talibanes en su camino hacia la victoria

Combatientes talibanes hacen guardia en una entrada de la zona verde en Kabul el 16 de agosto de 2021 [WAKIL KOHSAR/AFP via Getty Images].

La mayoría de los medios de comunicación occidentales publican titulares a bombo y platillo sobre el regreso de los talibanes a Afganistán, después de que la fuerza de combate arrasara el país a un ritmo vertiginoso que ha dejado boquiabiertos a los estrategas militares. A las 24 horas de pronunciar su discurso "me quedo", el presidente Ashraf Ghani huyó de Kabul cuando los talibanes entraron en la ciudad. Al parecer, se ha ido a Tayikistán mientras un gobierno interino encabezado por el comandante talibán Mullah Abdul Ghani Baradar toma el relevo.

Ghani no quería quedarse a luchar. Felizmente, el Ejército Nacional Afgano aceptó, probablemente porque no valía la pena defenderlo a él y a su gobierno corrupto; las tropas apenas ofrecieron resistencia cuando llegó Baradar.

En menos de una semana, los talibanes han tomado diez capitales de provincia, incluida Kandahar, el hogar espiritual del movimiento. El sábado por la mañana, sus fuerzas rodearon la capital.

Dado que los gobiernos y los medios de comunicación occidentales llevan tres décadas demonizando a los talibanes, los titulares de los últimos días eran totalmente previsibles. "Regreso a la Edad Media", gritaba uno junto a la cara de una niña afgana que parecía increíblemente asustada y desconcertada. Sentí miedo por ella, aunque la mayoría de las descripciones e historias de miedo que aparecen carecen de sustancia real. Los medios de comunicación occidentales no sólo están vendiendo mal al público, sino que se las arreglan para asustar a todo el mundo con historias de violaciones, matrimonios forzados y cierre de escuelas, además de los tropos habituales, como la prohibición de volar cometas.

Lo que está ausente en toda la histeria es cualquier análisis significativo, visión, o incluso simples hechos sobre cómo las fuerzas talibanes han logrado barrer a través de Afganistán tomando ciudades estratégicas como Herat, Kandahar, y Pul-e-Alam, la capital de la provincia de Logar, en tan sólo unos días.

LEER: Los talibanes dirigen el "cementerio de imperios" hacia una nueva era

Sí, hay una carnicería sobre el terreno; y, sí, ha habido atrocidades, pero están ocurriendo en todos los bandos. Así es la guerra. Los cuerpos de los niños sacados de los escombros en Kabul cuando EE.UU. y Gran Bretaña dispararon misiles de crucero contra los afganos en la ciudad al comienzo de este conflicto en 2001 no parecen diferentes a los cuerpos de los inocentes atrapados en el fuego cruzado de la semana pasada. La única diferencia es que entonces nadie se molestó en contar los muertos y heridos si no eran soldados estadounidenses, británicos o de la OTAN.

¿Cómo han conseguido los talibanes hacerse con el control de Afganistán? Para empezar, conviene recordar que, a pesar de lo que leemos en los medios de comunicación, el movimiento no es una pequeña banda de insurrectos que ha resurgido recientemente como un ejército emergente después de que Estados Unidos anunciara la retirada por sorpresa de sus tropas. Los talibanes están formados por afganos con apoyo popular en muchas partes del país; en realidad nunca desaparecieron. Se trata de personas que luchan en y por su propio país, no de intrusos.

Aunque algunos de los talibanes originales siguen en sus filas, el movimiento es muy diferente del que huyó de Kabul en 2001. Los principales estrategas y responsables no han abandonado o comprometido sus creencias islámicas. Sin embargo, han madurado y desarrollado una visión más pragmática de la política mundial.

Al igual que el entonces aspirante a presidente, Hamid Karzai, pasó gran parte de 2001 entrando y saliendo a hurtadillas de Afganistán para establecer alianzas estratégicas con los titulares del poder regional y los líderes tribales, desde el 11-S los líderes talibanes han hecho exactamente lo mismo. Sin embargo, en lugar de confiar únicamente en el apoyo del interior del país, el equipo negociador talibán también se ha dado cuenta de que las alianzas con los vecinos y las potencias regionales son igualmente importantes, sobre todo cuando se trata de comerciar y crear empleo y riqueza.

Según mis fuentes -y no me han defraudado hasta ahora- ya se han celebrado reuniones de alto nivel con China, Rusia, Turquía, Pakistán, Irán y otros estados vecinos. Me han dicho que todas las reuniones han sido productivas y positivas.

Podría haber razones muy prácticas para ello. Teherán, por ejemplo, no necesita más problemas con los que lidiar, especialmente a lo largo de su escarpada frontera de 950 km con Afganistán. Dadas las duras condiciones geográficas de la región, es casi imposible de asegurar. Irán ya tiene muchos problemas en el exterior, ya que Israel sigue amenazando con atacar y está incitando a Estados Unidos a actuar contra el gobierno de Teherán. Los israelíes ya están inmersos en una llamada guerra en la sombra con Irán en el Golfo.

Del mismo modo, Pakistán tiene un enorme trabajo de vigilancia de sus 2.640 km de frontera con Afganistán, al tiempo que vigila a su vecino potencialmente hostil con armas nucleares, India, en la Cachemira ocupada. China tiene problemas mucho mayores que afrontar como superpotencia emergente, por lo que tampoco querrá distraerse con los acontecimientos del corredor de Wakhan, una franja de tierra de 350 km de largo pero menos de 15 km de ancho, que termina en la frontera más corta de Afganistán, de sólo 75 km.

Miles de familias desplazadas sufren penurias en un parque de Kabul, Afganistán, el 11 de agosto de 2021 [Haroon Sabawoon/Anadolu Agency].

Rusia también tiene sus propios problemas y no quiere verse arrastrada a solucionar los de Afganistán. Moscú ya ha recorrido ese camino, como todos sabemos; la antigua URSS invadió Afganistán en 1979 hasta 1989, lo que provocó una guerra y una ocupación de 10 años, y la aparición de Al Qaeda. La participación soviética fue tan desastrosa como la desventura militar estadounidense y británica en el "cementerio de imperios".

El hecho de que los talibanes suníes hayan dialogado con el Irán chiíta es una señal de que las cuestiones sectarias tóxicas podrían por fin resolverse. No todo el mundo se alegrará de ello, sobre todo los nuevos mejores amigos y socios estratégicos de Israel en el Golfo, incluida Arabia Saudí. Ambos tienen un odio mutuo por el Irán dominado por los chiíes, al igual que el influyente establishment religioso wahabí del reino.

Turquía podría resultar un buen aliado, pues ya está haciendo sentir su peso en el mundo musulmán con sus tropas en Siria, Libia y Qatar, donde se encuentra el equipo negociador de los talibanes. Los qataríes ya se están promocionando como socios para la paz en otros escenarios; de nuevo, sus rivales en Riad no están contentos.

Teniendo en cuenta todo esto, es muy poco probable que Afganistán se convierta en un patio de recreo para los yihadistas o en un imán para los terroristas. Lejos de quedar aislado, Afganistán podría volver a ser una ruta comercial clave con importantes socios comerciales. Lo fundamental, como escribí hace un par de semanas, es que "ha llegado el momento de que Occidente dé un paso de gigante hacia atrás y deje de interferir en Afganistán, salvo para proporcionar ayuda y apoyo humanitario sin condiciones para compensar 20 años de devastación". Mantengo esta afirmación.

LEER: Militantes del Daesh atacan un yacimiento petrolífero en la ciudad iraquí de Kirkuk

Recuerdo haber preguntado a mis interrogadores talibanes durante mi bien documentado cautiverio en Afganistán en 2001 sobre la relación del movimiento con Al Qaeda. "Llegaron como nuestros invitados y ahora actúan como nuestros amos", respondieron sin rodeos. Si eso era representativo del sentimiento general de entonces, creo que los dirigentes talibanes pueden ser más selectivos con respecto a quiénes acogen en el futuro.

Teniendo en cuenta que los talibanes nunca han exportado el terrorismo ni han llevado a cabo ataques militares más allá de su propio país, creo que es muy poco probable que toleren a quienes tengan planes de exportar el terrorismo a Occidente. Merece la pena repetir que no había combatientes talibanes a bordo de ninguno de los aviones secuestrados el 11-S, algo que muchos estadounidenses olvidan; los terroristas eran casi todos saudíes.

Esto será una sorpresa para algunos periodistas que son incapaces de ver a los talibanes como algo más que "terroristas". Ven las barbas, los turbantes y la ropa distintiva, y el resultado es un periodismo perezoso; la islamofobia y el racismo siguen.

Sospecho que las prioridades de los talibanes incluirán la expulsión de cualquier rastro de Daesh de su territorio. Si algunos políticos y periodistas no pueden -o no quieren- distinguir entre los dos grupos, deben considerar si están en la profesión correcta. Mientras reflexionan sobre esto, que consideren también el hecho de que los esfuerzos occidentales por apuntalar a uno de los gobiernos más corruptos del mundo ayudaron considerablemente a los talibanes.

Estados Unidos ha invertido tres billones de dólares en su fallida campaña militar en Afganistán; se han dado miles de millones más en forma de ayuda, gran parte de la cual ha sido desviada por elementos desagradables dentro del régimen de Ashraf Ghani. Ahora muchas de las armas y equipos estadounidenses suministrados al Ejército Nacional Afgano y otras fuerzas están en manos de los talibanes. Gran Bretaña y la UE también han gastado enormes cantidades de dinero en Afganistán.

Sorprendentemente, Europa ha amenazado con aislar a Afganistán en la escena internacional si los talibanes vuelven a tomar el poder. ¿Por qué? La última vez fue un desastre y, al aislar a los talibanes, la UE creó condiciones aún más fértiles para que florecieran Al Qaeda y otros grupos. Se ha dicho que la definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes. El racismo europeo está nublando su juicio.

Tal vez la reacción más impactante de todas haya sido la del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que soltó una bomba antes de marcharse a su retiro de Camp David durante el fin de semana. El pueblo afgano, dijo a los periodistas, tiene que "luchar por sí mismo" y "luchar por su nación".

LEER: Irán instala campamentos en la frontera con Afganistán ante el avance de los talibanes

Que esto sirva de lección a todos los que esperan que Estados Unidos vigile el mundo. El mensaje de EE.UU. es claro: bombardeamos, invadimos y ocupamos su país y ahora nos hemos retirado, dejando que alguien más arregle el lío que hicimos. Qué herramienta de propaganda para los talibanes. ¿No es de extrañar que el movimiento haya encontrado poca resistencia en el camino hacia Kabul?

Hace muchos años dije que Estados Unidos y sus aliados no eran la solución para Afganistán, sino el problema. Después de mi cautiverio he vuelto muchas veces a Afganistán y puedo decir que moverme por el país con el burka azul que lo envuelve todo me permitió observar de cerca el arrogante imperialismo de Estados Unidos. Era repugnante.

Al observar lo que está sucediendo ahora, recordemos esto: No es la rápida retirada de las fuerzas estadounidenses lo que ha permitido la rápida toma de poder de los talibanes, sino su presencia en Afganistán en primer lugar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioReportajes y AnálisisUS

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines