Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los talibanes se ganaron la legitimidad con la lucha armada, ahora deben ganársela con la diplomacia

n cerca del puesto fronterizo entre Pakistán y Afganistán en Chaman el 17 de agosto de 2021 [AFP vía Getty Images].

Cuando las capitales de provincia cayeron una tras otra la semana pasada, rindiéndose a los talibanes y cediendo las relucientes mansiones de los señores de la guerra que huyeron del país, para muchos estaba claro que la batalla por Afganistán terminaría pronto. En contra de las predicciones de que la entrada del grupo en Kabul sería sangrienta y violenta, como en 1992, en su lugar se envió un equipo negociador al palacio presidencial mientras los combatientes talibanes cercaban la ciudad. El presidente Ashraf Ghani dimitió de su cargo y se le permitió abandonar el país escoltado por los estadounidenses. Más que una toma de posesión sangrienta, fue una transición pacífica del poder.

Además, los talibanes anunciaron una amnistía general para "todos", incluidos los que colaboraron con el gobierno derrocado y las fuerzas de ocupación de la OTAN.

Los talibanes han luchado durante dos décadas para llegar a esta etapa. Sus integrantes proceden de todos los ámbitos de la vida afgana, aunque mayoritariamente rurales, y han conseguido la victoria en el campo de batalla, a pesar de que algunas zonas como el valle de Panjshir se mantienen como base de la resistencia. Ahora, sin embargo, el movimiento tiene una nueva batalla que librar en términos de gobernanza y diplomacia.

El hecho de que las armas se mostraran junto a los líderes del grupo en las imágenes de la victoria filmadas en el palacio presidencial el 15 de agosto inquietó a muchos observadores. En el nuevo Afganistán, las fuerzas talibanes harían bien en dejar las armas y asumir el papel de un gobierno responsable.

OPINIÓN: Estados Unidos y sus aliados ayudaron a los talibanes en su camino hacia la victoria

Esa es la tarea más difícil para los antiguos insurgentes. Los comandantes y combatientes -tanto los jóvenes ansiosos como los veteranos endurecidos- suelen ser el mayor obstáculo para las aspiraciones de liderazgo de una transición y administración tranquilas y ordenadas. Los líderes de la historia que eran conscientes de ello se han sentido a menudo obligados a eliminar por la fuerza o incluso a matar a las personas que lucharon junto a ellos en la lucha.

Sin embargo, los talibanes no son ajenos al gobierno. El movimiento lo probó a finales de la década de 1990, cuando gobernó la mayor parte de Afganistán. Ahora tiene que demostrar a la comunidad internacional que esta vez será notablemente diferente.

El cierre de las escuelas para niñas y la restricción de las oportunidades de empleo para las mujeres; la respuesta brutal a cualquier indicio de disidencia; y la discriminación contra minorías como los chiítas hazaras serán algunas de las cosas que la comunidad internacional no querrá ver de nuevo si los talibanes quieren el reconocimiento internacional de su gobierno.

Y es posible que exista la esperanza de que se produzca un cambio. El portavoz de los talibanes, Suhail Shaheen, ha garantizado que las mujeres tendrán todo el derecho a la educación y al trabajo, y el grupo ha mejorado sus relaciones con los hazaras y otras minorías étnicas, como los tayikos, a lo largo de los años, hasta el punto de que los ha reclutado para sus filas. Al parecer, el movimiento ya no está formado únicamente por pashtunes.

Además, sostiene que la avalancha de informaciones aparecidas en los medios de comunicación occidentales, según las cuales se obliga a las chicas a casarse con "militantes" y se les impide ir a la universidad o encontrar trabajo, no tienen ningún fundamento. Se afirma que se basan en alegaciones individuales y no en una aplicación dogmática.

OPINIÓN: Ya sea en Afganistán o en Palestina, las ocupaciones no duran para siempre

El proceso de reconocimiento internacional ya ha comenzado. China, por ejemplo, se ofreció a reconocer al gobierno talibán si tomaba el control de Kabul, y Rusia está decidiendo actualmente si debe hacerlo o no. Pakistán ha declarado su disposición a trabajar con cualquier gobierno que gobierne Afganistán, y hay informes de que Irán lleva tiempo considerando el reconocimiento debido a la mejora de sus relaciones con el grupo. Las naciones occidentales, por supuesto, siguen resistiendo, y el primer ministro británico, Boris Johnson, insta a otras naciones a no reconocer el gobierno talibán.

Los dirigentes talibanes también tendrán que distanciarse del "yihadismo global". Las predicciones de que la victoria del grupo en Afganistán podría conducir a la victoria de Al-Shabaab en Somalia o al resurgimiento de Daesh en el Levante han surgido en los últimos días y probablemente han sido muy exageradas. Más que nada huelen a alarmismo.

También hay predicciones de que el gobierno talibán podría volver a conceder a Al Qaeda un refugio seguro y un respiro de la guerra contra el terrorismo, a pesar de la probabilidad de que los talibanes no se arriesguen en este sentido y del hecho de que Al Qaeda es una sombra de lo que fue. Se afirma que ya no existe y que sólo la mantienen viva algunos grupos militantes que en su día tuvieron vínculos con ella.

En este sentido, los talibanes tendrán que asegurar a la comunidad internacional que son un movimiento nacional afgano que opera dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas de su país, y que no está dispuesto a amenazar el orden internacional como han hecho los movimientos yihadistas transnacionales. Si la guerra contra el terrorismo liderada por Estados Unidos fracasó en muchos niveles, tuvo éxito a la hora de golpear a los movimientos ideológicos para que se ajustaran a ese modelo. Aun así, como ha dicho Yvonne Ridley, "los talibanes están formados por afganos con apoyo popular en muchas partes del país... Son personas que luchan en y por su propio país, no intrusos". Hay que tener en cuenta, añadió, "que los talibanes nunca han exportado el terrorismo ni han llevado a cabo ataques militares más allá de su propio país".

En cuanto a los que insisten en que los talibanes son un movimiento insurgente que no puede cooperar con la comunidad internacional, un rápido vistazo a la historia muestra que las milicias y los movimientos basados en la ideología tienen tendencia a moderarse con el tiempo gracias a su experiencia de gobierno y diplomacia. Veamos, por ejemplo, el caso de China, Arabia Saudí e Israel, todos ellos países con raíces en ideologías violentas que pasaron a dominar su política y sus gobiernos. A pesar de su pobre historial en materia de derechos humanos, se han moderado un poco -aunque los palestinos puedan discrepar en este punto- y tienen gobiernos reconocidos internacionalmente.

Este ha sido también el caso de las naciones que obtuvieron su independencia tras luchar contra sus antiguos gobernantes coloniales. Incluso Estados Unidos libró una guerra revolucionaria contra Gran Bretaña para expulsar a una potencia colonial y conseguir el autogobierno.

Por tanto, no es demasiado difícil prever que el Emirato Islámico de Afganistán tenga un gobierno viable en las próximas semanas, meses y años. La única cuestión es si quedará aislado y marginado como Irán, o si será acogido como parte de la comunidad internacional.

LEER: Veinte años después del 11-S, los talibanes vuelven a la carga en Afganistán

Farhan Hotak, un vlogger y periodista en Afganistán que ha estado siguiendo los acontecimientos, me subrayó que los miembros talibanes son básicamente la imagen misma de los afganos rurales, que son la mayoría en el país. "La gente que vive en las afueras de los distritos rurales vive la vida de los talibanes", dijo. "Sin acceso a nada desde los primeros días, siempre estuvieron bastante aislados".

Hotak dijo que lo más importante ahora es que el país experimente la paz tras casi cinco décadas de conflicto. Recordó los días -no muy lejanos- en los que "si por casualidad tenías una bombilla o una linterna encendida [en el exterior] te atacaban desde el cielo". Insistió en que "lo bueno es que ahora [la gente] puede salir a trabajar de noche cuando antes no podía".

Los talibanes tienen un oscuro legado sobre su cabeza, pero la formación de su nuevo gobierno tras su conquista en 2021 puede presentarse como un nuevo comienzo para el movimiento y sus relaciones con el mundo. El grupo se ganó la legitimidad a través de la lucha armada, ahora debe ganársela a través de la diplomacia.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaReportajes y AnálisisSmall SlidesUS

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines