Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Beita, el icono de la resistencia popular palestina

Banderas palestinas ondean hacia un nuevo puesto de avanzada de colonos israelíes en el pueblo de Beita, al sur de Nablus, en la Cisjordania ocupada, el 13 de junio de 2021 [JAAFAR ASHTIYEH/AFP/Getty Images].

La ciudad de Beita se ha convertido en un icono de la resistencia popular en la Palestina ocupada. Parece haber canalizado el espíritu del levantamiento de Jerusalén durante el día y las duras actividades de Gaza por la noche, en armonía con los acontecimientos que se han producido recientemente en Palestina. En concreto, se trataba de reforzar la unidad del pueblo palestino, esté donde esté, tras la opción de todo tipo de resistencia, especialmente a nivel popular.

Situada al sur de Nablus, Beita defiende su propiedad y sus tierras en la zona adyacente del monte Sabih, parte de las cuales fueron tomadas por los colonos para establecer un puesto de avanzada ilegal al que llamaron Eviatar, en honor a un colono que fue asesinado en una operación de resistencia allí hace algún tiempo. Abarca decenas de hectáreas en la montaña, pero existe un plan malicioso para controlar cientos más y establecer un gran asentamiento que aísle a Beita y a los pueblos vecinos de su entorno palestino, y que acabe siendo una gran red de asentamientos en lo más profundo de las ciudades, pueblos y aldeas palestinas de Cisjordania.

Los colonos aprovecharon la preocupación palestina y mundial por los levantamientos de Jerusalén en Bab Al-Amoud, Sheikh Jarrah y la Mezquita de Al-Aqsa, seguidos de la batalla de la Espada de Jerusalén, para establecer el asentamiento en el Monte Sabih. El ejército de ocupación israelí pavimentó carreteras y conectó redes de infraestructuras para el puesto de avanzada, que es ilegal incluso según la ley colonial israelí, y el gobierno ordenó de hecho su retirada. Sin embargo, el ex primer ministro Benjamín Netanyahu pasó de esta particular patata caliente y de su implementación para poner en aprietos a su sucesor de extrema derecha, Naftali Bennett, ex jefe del consejo de asentamientos.

El pueblo de Beita se levantó en defensa de su tierra, su futuro y su destino, adoptando la opción de la resistencia popular pacífica a todas horas, inspirada en el ambiente y los levantamientos de los territorios ocupados de los últimos meses. El pueblo y sus actividades representaban a Jerusalén durante el día y a Gaza por la noche. El pueblo lleva a cabo diversas actividades y actos durante el día, como concentraciones, manifestaciones, sentadas, seminarios, discursos y festivales, y celebra las oraciones del viernes en el monte Sabih. Todo ello se acompaña de cánticos populares y canciones nacionalistas tradicionales, incluida una específica de la ciudad. Por la noche, Beita y sus alrededores se convierten en Gaza, con métodos de resistencia popular más robustos para crear confusión. Esto incluye el uso de altavoces, luces intermitentes, láseres y fuegos artificiales, para que los colonos y las unidades del ejército de ocupación enviadas a defenderlos no puedan dormir.

LEER: La violencia colonial de Israel y la ayuda humanitaria internacional

De este modo, Beita parece representar una actualización creativa del modelo Bil'in-Ni'lin que se viene observando en Cisjordania desde hace años, donde las manifestaciones y actividades semanales para proteger sus tierras y propiedades de los colonos han logrado resultados notables. Beita también se ha convertido en una cuestión internacional, como Sheikh Jarrah y Silwan, a medida que aumentan las presiones políticas y diplomáticas para que el gobierno israelí desmantele el asentamiento y evite que se convierta en una explosión mayor en toda Palestina.

Hay muchas lecciones que aprender de Beita, sobre todo la ya legendaria firmeza del pueblo palestino y su insistencia en defender su tierra y sus propiedades contra la ocupación militar y sus colonos, utilizando cualquier recurso que tengan a mano. De ellos hay muchos, el más importante es el propio pueblo que se niega a rendirse o a aceptar los "hechos sobre el terreno" que los colonos israelíes pretenden imponer por la fuerza. Vemos así que la resistencia popular se está convirtiendo en una forma de vida para los palestinos. El modelo de Beita y su creatividad han hecho que se pida cautela en todos los puntos de contacto con las autoridades de ocupación y los colonos israelíes, especialmente en los pueblos y ciudades donde se han producido grandes robos de tierras y propiedades.

En marcado contraste con esto, los dirigentes de la Autoridad Palestina están ausentes, impotentes e incapaces de apoyar al pueblo. La AP ha abandonado prácticamente a Beita, dejándola a su suerte, al igual que hizo con los levantamientos en Jerusalén y la batalla de la Espada de Jerusalén en Gaza.

La respuesta del pueblo de Beita ha elevado el coste del puesto de avanzada para Israel en el plano político, de seguridad y económico. Ahora corresponde a los grupos e instituciones políticas palestinas adoptar un enfoque serio de la resistencia popular como parte esencial de un programa político. Esto debe ser desarrollado por un liderazgo nacional elegido y unificado que resulte del reordenamiento de los asuntos palestinos; la reconstrucción de las instituciones nacionales de manera democrática; y un liderazgo que busque movilizar al pueblo e invertir sus enormes capacidades en una lucha integral, decidida y extendida con la ocupación israelí, dentro y fuera de las fronteras de la Palestina histórica.

LEER: En Alemania, quemar la bandera israelí es peligroso, mientras que matar palestinos no lo es

Este artículo apareció por primera vez en árabe en el Centro de Información Palestino el 4 de julio de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines