Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

En Alemania, quemar la bandera israelí es peligroso, pero matar palestinos no lo es

La embajadora de Alemania en Francia, Susanne Wasum-Rainer, en París, el 25 de abril de 2014 [PIERRE ANDRIEU/AFP vía Getty Images].

El viceministro israelí de Asuntos Exteriores, Idan Roll, se reunió el lunes con la embajadora alemana, Susanne Wasum-Rainer, junto con parlamentarios alemanes que estaban de visita. Roll agradeció a los invitados alemanes el firme apoyo de su país a Israel durante su gran ofensiva militar contra los palestinos en Gaza del 10 al 21 de mayo.

El apoyo y la cooperación ilimitados de Alemania la convierten en un amigo especial de Israel. Entre los miembros de la UE es el segundo mayor proveedor de armas al Estado ocupante. Entre 2009 y 2020, el 24% de las importaciones de armas de Israel procedieron de Alemania.

Cuando Israel desprecia el derecho internacional, los derechos humanos, los principios democráticos y las creencias liberales, Alemania se pone automáticamente de su lado, incluso cuando el resultado es la muerte de niños y mujeres inocentes. Durante la última ofensiva israelí, Alemania apoyó el "derecho a defenderse" de Israel, aunque estuviera matando a civiles y destruyendo edificios e infraestructuras civiles. Los alemanes ignoraron el hecho de que un Estado ocupante no tiene derecho a alegar "autodefensa" contra el pueblo ocupado.

El 12 de mayo, un portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, se negó a condenar el asesinato de 14 niños palestinos por parte de Israel. Se refirió a la legítima resistencia palestina como "ataques terroristas" y que los grupos de resistencia tenían que detener su acción contra Israel para que "no muriera gente".

LEER: Cómo sustenta Europa a Israel

Seibert ignoró los aviones de guerra israelíes que golpean la asediada Franja de Gaza. Ignoró los tanques israelíes que disparan indiscriminadamente hacia zonas densamente pobladas de Gaza. Ignoró las semanas de acoso y ataques israelíes a los palestinos que practicaban el culto en la mezquita de Al-Aqsa durante el Ramadán, y a los residentes de Jerusalén que se enfrentaban a los ataques de los colonos ilegales, lo que llevó a los grupos de resistencia a actuar. Todo ello fue ignorado.

El mismo día, el portavoz adjunto del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, Christofer Burger, enfureció a los periodistas cuando dijo que los palestinos no tenían derecho a la autodefensa. Su afirmación de que este derecho sólo está garantizado por el derecho internacional a los Estados soberanos y los palestinos no son un Estado fue un sinsentido palpable. Todos los pueblos que viven bajo ocupación, colectiva e individualmente, tienen derecho a defenderse y a resistir la ocupación militar. La ocupación israelí de Palestina es una ocupación militar.

El décimo día de la ofensiva israelí, cuando el Estado de ocupación había matado a 66 niños, 40 mujeres y 16 ancianos de un total de 266 palestinos asesinados, el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, insistió en que "Alemania está con Israel y su derecho a defenderse". Incluso visitó Israel para demostrar que el apoyo de su país no se limitaba a las palabras. "He venido a Israel para mostrar mi solidaridad y apoyar a Israel. La seguridad de Israel y la de los residentes judíos aquí no son negociables".

 

Dos días antes, la canciller alemana, Angela Merkel, llamó al entonces primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y "condenó enérgicamente los continuos ataques con cohetes desde Gaza contra Israel y aseguró al primer ministro la solidaridad del gobierno alemán". Mostró un gran interés por la seguridad de Israel, por la seguridad de su pueblo y sólo condenó la legítima resistencia palestina.

El apoyo verbal de Alemania a la brutalidad y la agresión israelíes contra los palestinos fue respaldado por funcionarios que afirmaron que las protestas pacíficas en las que ondeaban banderas palestinas y se coreaban consignas contra Israel eran "antisemitas". Los llamamientos para que Israel rinda cuentas por sus infracciones del derecho internacional fueron calificados de "discurso de odio".

Según Seibert, "cualquiera que utilice estas protestas para gritar su odio a los judíos está abusando del derecho a la protesta [en Alemania]". Calificó de "concentraciones antisemitas" las protestas a favor de Palestina que sensibilizaban sobre los crímenes israelíes en curso, y subrayó que "no serán toleradas por nuestra democracia".

Durante un debate en el parlamento alemán durante la ofensiva israelí sobre Gaza, Maas condenó las manifestaciones pro-palestinas y pidió una represión violenta de las mismas. "No debería haber ni un centímetro de espacio para el antisemitismo en nuestras calles. Nunca más".

Desde entonces, Alemania ha prohibido la bandera de Hamás en el país en respuesta a las manifestaciones a favor de Palestina. "No queremos que las banderas de organizaciones terroristas ondeen en suelo alemán", declaró a Die Welt Thorsten Frei, legislador de la CDU de Merkel. Una prohibición, añadió, enviaría "una clara señal a nuestros ciudadanos judíos".

El presidente Frank-Walter Steinmeier declaró al diario israelí Haaretz que Alemania cree que la Corte Penal Internacional (CPI) no tiene jurisdicción para investigar los crímenes de guerra israelíes en los territorios palestinos ocupados debido a la "ausencia del Estado palestino". Alemania no sólo no se preocupa por los crímenes israelíes contra los palestinos, sino que ni siquiera quiere que se investiguen esos crímenes. Por supuesto, la ONU concedió a Palestina el estatus de "Estado observador no miembro" en noviembre de 2012, una medida descrita como "el reconocimiento de facto del Estado soberano de Palestina".

En Open Democracy, la activista y socióloga Inna Michaeli afirma que los alemanes están en contra del movimiento totalmente pacífico de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), que pretende acabar con la ocupación israelí. Además, aparentemente, no les gusta oír que alguien acuse a Israel de matar niños, a pesar de que esto es "una descripción de la horrenda realidad: uno de cada tres palestinos que Israel mata en Gaza son niños".

La persecución y la detención de niños palestinos ha sido una política israelí constante - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Preguntó retóricamente: "¿Qué debe cantar la gente cuando Israel está matando niños? ¿Cómo pueden las víctimas expresar su rabia y su dolor, cómo pueden llorar a sus hijos que son asesinados una y otra vez por Israel?"

Incluso los principales medios de comunicación alemanes ignoran la brutalidad israelí contra los palestinos. "Gran parte de la cobertura mediática de las manifestaciones del Día de la Nakba ni siquiera menciona ni explica a los lectores qué es la Nakba, y su continuación en forma de limpieza étnica y negación del derecho al retorno de los palestinos", señaló Michaeli. "Berlín, con la mayor población palestina de Europa, alberga a personas cuyos familiares han sido asesinados por Israel en los últimos días. Estas protestas se enmarcan a menudo como 'anti' Israel, pero se omite el hecho de que son principalmente 'por' la vida de los palestinos."

Omri Boehm es un profesor de filosofía israelí en Nueva York. "Cada vez que uno intenta plantear este tema, se le acusa inmediatamente de antisemitismo", señaló. "Es imposible limitarse a exponer los hechos. Por ejemplo, que dentro de las fronteras de Israel, tres millones de palestinos viven bajo una brutal ley militar sin ser reconocidos como ciudadanos israelíes. Los alemanes no quieren ver esto".

OPINIÓN: No le des la espalda a Palestina

Cuando manifestantes pro-palestinos quemaron una bandera israelí en Alemania, el Ministro del Interior Horst Seehofer calificó el acto de "antisemita" y dijo que Alemania tomaría medidas duras contra cualquiera que difundiera "odio antisemita" porque "no toleraremos que se quemen banderas israelíes en suelo alemán".

Comentando esto, Michaeli dijo: "Las banderas israelíes importan, las vidas palestinas no. Cuando la gente, los políticos y los medios de comunicación, se preocupan más por la quema de banderas nacionales que por la quema de casas y barrios y el asesinato de familias enteras, realmente deberían mirarse a sí mismos".

El apoyo alemán a Israel se remonta a principios de la década de 1950, cuando se pagaron reparaciones al Estado como "heredero" de las víctimas del Holocausto que no tenían familia conocida. En las décadas transcurridas se han entregado miles de millones de marcos y euros alemanes que han contribuido a la construcción de Israel como Estado. El hecho de que esto es en gran medida en detrimento del pueblo de la Palestina ocupada ha sido, vergonzosamente, perdido por los sucesivos gobiernos alemanes. Los parlamentarios que se reunieron con funcionarios israelíes a principios de esta semana necesitan ser educados sobre las leyes y convenciones internacionales, y la realidad de la brutal ocupación militar de Israel que ellos y sus colegas en Berlín respaldan tan voluntariamente.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines