Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La violencia colonial de Israel y la ayuda humanitaria internacional

Un hombre palestino lleva al hombro sacos de harina recibidos de un centro de distribución del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (OOPS) en el campo de refugiados de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza, el 29 de enero de 2020 [MAHMUD HAMS/AFP via Getty Images].

Cada vez que Israel bombardea Gaza, se espera que los países cooperantes hagan un asalto a sus arcas y gestionen la crisis humanitaria resultante. Las consecuencias de la última agresión colonial contra el enclave no son diferentes. Por un lado, la reconstrucción de Gaza seguirá probablemente los mecanismos anteriores en los que la ONU desempeña un papel que decide Israel. Para las necesidades inmediatas del pueblo palestino, ahora más precarias que nunca, el gobierno israelí busca países dispuestos a ponerse al lado de Qatar para ayudar a las desesperadas familias palestinas.

El número de muertos en los ataques israelíes a la Franja de Gaza sigue aumentando... - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Hasta ahora se ha contactado con dos países europeos, Alemania y otro que aún no ha sido nombrado. Israel ha intentado aprovechar la reconstrucción para exigir la liberación de dos civiles israelíes y los cuerpos de dos soldados israelíes retenidos por Hamás. Las facciones palestinas lo rechazan y comunicaron su decisión a la ONU en junio.

De momento, el único dilema planteado por la comunidad internacional es la cuestión de la reconstrucción de Gaza sin la participación de Hamás, para garantizar que los fondos y el material sean accesibles sólo para el pueblo palestino. Para llevar a cabo esta estrategia, la Autoridad Palestina -un organismo cuya corrupción es conocida por los donantes internacionales que siguen financiándola- desempeñaría un papel junto a Israel. La AP ha contribuido a la situación humanitaria de Gaza mediante sanciones propias impuestas con la intención de desestabilizar a Hamás y reducir su apoyo e influencia política. No está en condiciones de garantizar que la ayuda llegue a la gente más necesitada sin que los funcionarios de la AP, de arriba abajo, se embolsen primero su "parte". Es absurdo creer lo contrario.

El pueblo contra Mahmoud Abbas: ¿tendrá la Autoridad Palestina los días contados?

Dado que la comunidad internacional ha equiparado a los palestinos con la ayuda humanitaria, no se puede cuestionar la expectativa de Israel de que los distintos países proporcionen ayuda humanitaria después de que sus bombas hayan terminado de destruir las vidas y las infraestructuras palestinas. Igualmente inquietante es que la comunidad internacional no cuestione el statu quo de arreglar el desorden después de la carnicería de Israel. Es más de lo mismo: Estados Unidos paga las bombas; otros pagan la limpieza.

Los miles de millones de dólares de ayuda militar han desfigurado Gaza más allá de cualquier esperanza de reconstrucción adecuada, dados los frecuentes bombardeos de Israel sobre el enclave. La comunidad internacional, cegada como está por la retorcida narrativa de seguridad de Israel, no tiene ningún reparo en que el territorio se utilice como campo de pruebas para las nuevas armas del Estado colono-colonial porque los palestinos forman parte de una narrativa humanitaria disociada que es rentable tanto para el colonizador como para los donantes.

Se supone que la ayuda humanitaria es un esfuerzo temporal, no forma parte de los planes de colonización de Israel. Cuando la crisis humanitaria se agrava, Israel trata de callar a los palestinos a través de sus aliados europeos. Son los mismos aliados que supuestamente defienden la creación de "un Estado palestino independiente y viable".

LEER: Cómo sustenta Europa a Israel

Mientras tanto, a través de las donaciones para mantener a los palestinos callados, la ayuda humanitaria proporciona más beneficios para Israel que incentivos para el pueblo. La política de la ayuda humanitaria se centra en impedir la aparición de un Estado palestino. En Gaza, la ayuda humanitaria tras la destrucción de las infraestructuras mantiene a los palestinos centrados en la cuestión inminente de la supervivencia, lo que aleja la acción política del pueblo de la ecuación.

Si no se aborda la culpabilidad y la responsabilidad de Israel, parece que no tendrá problemas para reclutar países que reparen el daño que sus bombas y su política infligen a los palestinos de Gaza. Los llamamientos para que Israel rinda cuentas y para que se apliquen sanciones contra el Estado colonial de los colonos no son atendidos. Cuando los países intensifiquen su ayuda financiera a los palestinos de Gaza, que se sepa que la fachada humanitaria no puede compensar el daño político infligido mediante la colaboración con el Estado asesino y canalla de Israel.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines