Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La resistencia palestina sigue luchando para acabar con el asedio israelí en Gaza

Desfile de las Brigadas Ezzeddin al-Qassam, el brazo armado del grupo palestino Hamás, en la ciudad de Gaza, el 30 de mayo de 2021. [Ömer Ensar - Agencia Anadolu]

El jefe del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina en Gaza, Yahya Sinwar, se reunió esta mañana con el enviado de la ONU para el proceso de paz, Tor Wennesland. Ambos hablaron de la situación en los territorios ocupados, incluidos Jerusalén, Cisjordania y la asediada Franja de Gaza.

Tras la reunión, Sinwar dijo en una rueda de prensa que discutieron las razones que han llevado a la reciente situación en los territorios palestinos. "Fue principalmente la falta de respeto de Israel por el derecho internacional y sus graves violaciones", explicó. "Insistimos al enviado de la ONU en que hay que eliminar las causas de fondo y rebajar la tensión".

También se consideró la situación humanitaria en Gaza. "Reiteramos que las duras condiciones de vida de los habitantes de Gaza deben terminar. Las autoridades de ocupación, que mataron a 66 niños palestinos el mes pasado, intentan chantajearnos al negarse a levantar el asedio impuesto a Gaza." La reunión, añadió, fue "mala e infructuosa".

El funcionario de Hamás señaló que le dijo al enviado de la ONU que los palestinos nunca aceptarán que continúe la crisis humanitaria en Gaza. Advirtió que la resistencia podría aceptar emprender acciones contra la ocupación israelí. Podría tratarse de una "resistencia popular", pero no dijo cuándo y dónde podría comenzar.

Inmediatamente después de concluir la reunión con el enviado de la ONU, Sinwar declaró que su movimiento va a reunirse con las facciones nacionales e islámicas palestinas para decidir cómo y cuándo responder. "La ocupación israelí está castigando a todos los palestinos de Gaza", dijo, "así que vamos a celebrar una reunión para decidir cómo presionar [a Israel]".

LEER: La ultranacionalista Marcha de las Banderas ha sido un reclamo para la resistencia palestina

Según el analista político Talaat Al-Khatib, "Sinwar está enviando un mensaje a la ocupación israelí". Describir la reunión como 'mala e infructuosa', así como decir que se sentaría con las facciones palestinas para discutir medidas de respuesta; es un mensaje fuerte". Cree que los grupos de resistencia podrían empezar a utilizar la resistencia popular. "Pero nadie sabe hacia dónde se dirigirá la bola de fuego si el enemigo no responde a las demandas de los grupos de resistencia".

El 22 de mayo, un alto el fuego mediado por algunos países árabes y la ONU, y respaldado por Estados Unidos, puso fin a 11 días y noches de una ofensiva israelí contra Gaza, que mató a unos 260 palestinos, entre ellos 66 niños, 41 mujeres y 16 ancianos. Cientos de casas fueron destruidas, así como tiendas, clínicas, mezquitas y la infraestructura de alcantarillado, agua, comunicaciones y electricidad de la Franja.

Imágenes de un acto organizado para levantar el ánimo de los niños que se han quedado sin hogar por los bombardeos de Israel, en Gaza, Palestina, el 19 de junio de 2021 [Mohammad Asad / Middle East Monitor].

La resistencia palestina aceptó el alto el fuego con la condición de que Israel pusiera fin a su agresión contra Jerusalén, los jerosolimitanos, la mezquita de Al-Aqsa y la Franja de Gaza; facilitara la reconstrucción de Gaza y pusiera fin al asedio de 15 años impuesto al enclave costero. Aunque la agresión israelí contra Gaza y su población terminó, en Jerusalén sólo se atenuó. Las demás condiciones se dejaron para más adelante. Un mes después, sin embargo, no se ve nada más que el desprecio de Israel por sus propios compromisos.

La resistencia palestina, por su parte, ha ejercido una gran moderación, a pesar de las repetidas violaciones israelíes. Un alto comandante de una facción militar palestina me dijo que los grupos de la resistencia "planeaban responder a los ataques aéreos israelíes realizados a finales de la semana pasada". Sin embargo, al día siguiente dijo que "los mediadores árabes e internacionales habían rogado a Hamás que no respondiera, prometiendo que harían todo lo posible para persuadir a Israel de que respetara las condiciones del alto el fuego".

Un portavoz de la ONU dijo a los medios de comunicación la semana pasada que "continúa sus compromisos diplomáticos con todas las partes [para consolidar] el frágil alto el fuego".

El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, ha declarado que el asedio israelí impuesto a Gaza no se relajará antes de la liberación de los cautivos israelíes retenidos en Gaza. Esto es ominoso, y podría desencadenar más violencia con otra desproporcionada "respuesta en defensa propia" por parte del Estado ocupante de Israel, con armas nucleares, contra los palestinos de Gaza.

LEER: Las estrategias de demonización de Hamás que utiliza Israel

Los grupos de resistencia palestinos se han negado a establecer una relación entre el alivio o el fin del asedio y la liberación de los cautivos israelíes. Sin embargo, están dispuestos a entablar negociaciones para un acuerdo de intercambio de prisioneros. Alrededor de 4.500 presos políticos palestinos siguen retenidos por Israel en duras condiciones, como el aislamiento y la detención sin cargos ni juicio. También ellos, dijeron Hamás y las demás facciones, merecen la libertad.

A la pregunta de si los grupos de resistencia palestinos fracasaron al no ver levantado el asedio antes de que entrara en vigor el alto el fuego, un líder de la resistencia respondió: "La batalla no era para acabar con el asedio, sino para defender la mezquita de Al-Aqsa, Jerusalén y sus barrios. Su objetivo era mantener nuestra dignidad y eso se consiguió antes del inicio del alto el fuego. Sin embargo, la batalla para acabar con el asedio ha comenzado y continuará hasta que se ponga fin al mismo".

El asedio ha sido impuesto por Israel con Egipto y respaldado por muchos Estados árabes y la mayoría de los países occidentales desde 2006, tras la victoria de Hamás en unas elecciones parlamentarias libres y justas. Desde 2006 no se han permitido elecciones. Las previstas para el mes pasado fueron "aplazadas" por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, cuyo propio mandato debería haber terminado en 2009.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines