Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las estrategias de demonización de Hamás que utiliza Israel

Desfile de las Brigadas Ezzeddin al-Qassam, el brazo armado del grupo palestino Hamás, se lleva a cabo en la ciudad de Gaza, Gaza, el 30 de mayo de 2021 [Ashraf Amra / Agencia Anadolu].

Algunos medios de comunicación árabes publican artículos que equiparan a Hamás con Israel. De hecho, algunos de estos textos hacen pensar que Hamás es Israel y que Israel es la parte justa.

Si examinamos lo que dicen los escritores árabes y lo que apoyan los regímenes árabes, cuyas agendas son de abierta normalización, encontraremos que muchos de los escritos son simplistas, con inclinaciones superficiales, ignorantes de la naturaleza de la situación en Palestina o en Gaza, o de la naturaleza del enfrentamiento con el sionismo. Estos escritores tienen la libertad de escribir, por supuesto, pero viven en un mundo creado por su imaginación, completamente aislado de la situación sobre el terreno en la realidad palestina, árabe e internacional.

Simplificar la historia del conflicto con el sionismo y hacerla superficial puede convertirse, intencionadamente o no, en un servicio al sionismo. El racismo que caracteriza los discursos y el lenguaje de Benjamín Netanyahu y de los dirigentes israelíes es el que caracteriza a algunos escritores árabes en la actualidad. Ciertamente son libres de escribir, pero el engaño al presentar la retórica del enemigo no servirá de nada porque pronto quedará al descubierto. Veamos, por ejemplo, cómo los recientes acontecimientos en torno a Al-Aqsa, Gaza y el resto de Palestina han puesto de manifiesto la fragilidad de la retórica y el estatus del enemigo. En algunos casos, aconsejo al lector que haga un experimento: borrar el nombre del escritor árabe y del periódico árabe en el que se escribió el artículo, y luego leer el artículo de forma imparcial. Comprobará que lo que está leyendo es idéntico a las declaraciones de la derecha israelí. Ciertamente, hay algo que no funciona cuando uno encuentra que las expresiones escritas por los escritores árabes sobre la resistencia y Hamás son iguales e idénticas a las emitidas por Israel y la derecha israelí. Esto plantea, como mínimo, muchos interrogantes.

Adoptar la retórica del enemigo no es algo nuevo. En Vietnam, en el momento álgido de su liberación, y en Argelia, en el momento álgido de su batalla, siempre han surgido voces más cercanas a la voz del enemigo. Estas voces se centraban en reducir la confianza de la gente en sí misma y en las causas por las que luchaban. Estas actitudes reflejan una visión que desprecia a las masas y sus derechos y glorifica el poder, la identificación con Occidente y el colonialismo autoritario. Frantz Fanon escribió un valioso libro que se ha convertido en un clásico en el análisis de este fenómeno: Piel negra, máscaras blancas. Si utilizamos la misma analogía con la situación árabe, encontraremos pieles árabes bañadas en máscaras israelíes.

Esta escuela de pensamiento se identifica con Israel y con la tecnología y la ciencia israelíes, pero pasa por alto el racismo, la limpieza étnica y el apartheid israelíes que prevalecen en sus leyes y su estructura. Incluso pasa por alto la injusticia que difunde Israel, culpando a árabes y palestinos de la ocupación y los asentamientos. Tratar de invertir los hechos históricos y actuales no logrará engañar a la nación árabe y a su pueblo.

Hamás es un movimiento político y de liberación que surgió en 1988, durante la segunda Intifada. Ha evolucionado y cambiado con el tiempo, hasta convertirse en la expresión de la metodología de la lucha armada en el ámbito palestino. La metodología de la lucha armada no surgió de la nada, sino que fue el resultado de la violencia diaria israelí contra el pueblo palestino, que se ha mantenido desde la Nakba de 1948. Las Brigadas Al-Qassam representan una fuerza militar nacional para Palestina, y sus jóvenes son luchadores históricos. Los jóvenes que se unieron a las Brigadas Al-Qassam lo hicieron por su capacidad de infligir dolor al enemigo, y no por la ideología islamista de Hamás.

La demonización de Hamás, que pretende borrar sus aspectos positivos y magnificar sus errores, es un acto intencionado que procede de los servicios de inteligencia y exteriores israelíes. Así, no es casualidad que algunos árabes que creen ampliamente en la normalización adopten las mismas visiones sionistas israelíes de demonizar a Hamás. Pero esto no funcionará, ya que Hamás es un grupo de resistencia, y fue capaz en pocas semanas durante la batalla de la "Espada de Jerusalén" de romper la demonización que un grupo de árabes se esforzó en crear.

Hamás es un producto de la ocupación israelí y de la Nakba. Basta con mencionar que el 90% de la población de Gaza son refugiados palestinos y que Hamás ha expresado el deseo de los refugiados de regresar a su tierra natal. Ante la búsqueda de la Autoridad Palestina de negociar sobre unas tierras que cada vez desaparecen más, es natural que Hamás llene el vacío con el objetivo de resistir al enemigo y establecer nuevos equilibrios frente al sionismo.

La campaña para demonizar a Hamás es una campaña para presentar a Israel como un Estado pacífico, mientras que, en realidad, es un Estado violento, racista y de apartheid que se estableció mediante el robo de tierras palestinas. La Universidad Hebrea, en el corazón de Jerusalén Occidental, se fundó en tierras robadas a los palestinos, al igual que la Universidad de Haifa y varias otras universidades judías. El abuso tiene sus límites, y los árabes son más conscientes hoy en día. A pesar de todo tipo de demonización, Egipto se ha dado cuenta recientemente de la necesidad de llegar a un entendimiento con Hamás y tratarlo como un movimiento de resistencia capaz de influir en el equilibrio de poderes.

Traducido de Arabi21.com, el 17 de junio de 2021.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines