Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La ultranacionalista Marcha de las Banderas ha sido un reclamo para la resistencia palestina

Israelíes de extrema derecha escenifican una "marcha de la bandera" frente a la Puerta de Damasco en Jerusalén el 15 de junio de 2021 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

Los colonos ultranacionalistas de derecha israelíes realizaron ayer su "Marcha de las Banderas" en Jerusalén. Por motivos de seguridad, el recorrido se modificó respecto a años anteriores, y pasaron por la Puerta de Jaffa de la Ciudad Vieja en lugar de la habitual Puerta de Damasco. También como es habitual, los colonos corearon "Muerte a los árabes" y "Jerusalén es judía". Fue extremadamente provocador -lo que era la intención, por supuesto- y dio la oportunidad a los colonos judíos de expresar su odio a los palestinos musulmanes y cristianos.

La marcha es un evento anual para conmemorar la toma de Jerusalén por las tropas israelíes en 1967. La primera marcha se celebró un año después. Esa y las que le siguieron nunca han sido pacíficas.

Programada originalmente para el 10 de mayo, la resistencia palestina cumplió su promesa de tomar represalias a menos que Israel detuviera sus ataques contra el pueblo de Jerusalén, por lo que se pospuso al jueves pasado. De nuevo se pospuso -posiblemente para que el gobierno saliente de Netanyahu no tuviera que tomar la decisión- y se celebró ayer. Fue el nuevo gobierno dirigido por Naftali Bennett el que dio el visto bueno.

La cadena pública israelí Kan informó de que el gobierno envió mensajes a la Autoridad Palestina y a Jordania de que no buscaba ninguna escalada con la aprobación de la Marcha de las Banderas. Channel 13 News informó de que se envió un mensaje a Hamás a través de Egipto en el que se pedía al movimiento que no aumentara la tensión y se le advertía de una dura respuesta si lo hacía. El Cairo dijo a Hamás que cualquier escalada en respuesta a la Marcha de las Banderas la "avergonzaría".

LEER: Las vidas de los palestinos sí importan

La resistencia palestina en Gaza no se vio afectada por las amenazas vacías de las autoridades de ocupación israelíes, pero dijo que seguiría la situación y tomaría las medidas necesarias sin referirse a nadie, siempre y cuando fuera necesario. "Todas las opciones están sobre la mesa", dijo Hamás. Señaló que la escalada podría evitarse "si la Marcha de las Banderas no se sale de control".

La polémica sobre la marcha la convirtió en un desafío que parecía que iba a ganar la ocupación israelí. Sin embargo, sobre el terreno, el resultado fue exactamente el contrario. La marcha demostró que Israel fue derrotado por la resistencia palestina, cuya credibilidad en la calle aumentó entre la población de la Palestina ocupada, el mundo árabe en general y los musulmanes.

Para dar paso a los aproximadamente 2.500 colonos, la policía y las fuerzas de seguridad israelíes dispararon gases lacrimógenos y balas de goma contra los palestinos de la zona a lo largo del recorrido. Más de 30 resultaron heridos y algunos fueron detenidos.

LEER: Con una nueva ofensiva en el horizonte, Idlib es la Gaza de Siria

Ante el temor de una respuesta de Hamás a la marcha, las autoridades israelíes desviaron los vuelos civiles hacia y desde el aeropuerto de Ben Gurion, lejos de la Franja de Gaza. El sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro se puso en estado de alerta.

Aunque los extremistas que participaron en la marcha se alegraron, no sólo enfurecieron a los funcionarios israelíes, sino que probablemente empujaron a decenas de jóvenes a los brazos de los cuadros de la resistencia. Los sargentos de reclutamiento designados no podrían haber hecho un mejor trabajo.

La resistencia palestina celebró esta última victoria, reconocida incluso por los medios de comunicación y los analistas israelíes.

"Las valientes posturas y decisiones de la resistencia palestina obligaron a la ocupación israelí a cambiar la ruta de alejamiento de la mezquita de Al-Aqsa, a cambiar las rutas de los aviones civiles y a reforzar el despliegue de la Cúpula de Hierro", dijo Hamás. "Ha comenzado una nueva era y fórmula de disuasión frente a Israel".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines