Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las elecciones presidenciales de Irán tienen graves consecuencias para la comunidad internacional

Iraníes durante una manifestación en Teherán, Irán [Fatemeh Bahrami/Anadolu Agency].

La República Islámica de Irán celebrará mañana viernes sus decimoterceras elecciones presidenciales, en medio de una crisis económica agravada por la pandemia de Covid-19. Aunque los medios de comunicación occidentales y los grupos de reflexión ya han decidido que el resultado está cantado, el hecho ineludible es que estas elecciones son imprevisibles. Esto fue muy evidente en 1997, cuando los reformistas llegaron al poder, y de nuevo en 2005, que vio el ascenso de una facción principista idiosincrática liderada por Mahmoud Ahmadinejad.

Sin embargo, cada vez hay más consenso en el país sobre la probabilidad de que el jefe del poder judicial, Ebrahim Raisi, se imponga a sus tres rivales, los también principistas Mohsen Rezaei y Seyyed Ami-Hossein Ghazizadeh-Hashemi, y el tecnócrata Abdolnaser Hemmati.

Quienquiera que gane se enfrentará a múltiples y enormes desafíos, la mayoría de ellos relacionados con la economía. En el plano macroeconómico, el mayor reto del nuevo presidente será derrocar la filosofía económica neoliberal que ha prevalecido durante las últimas tres décadas. Más allá de las batallas ideológicas, se espera que el ganador emprenda una guerra seria y sostenida contra la corrupción, como parte de una estrategia más amplia de restauración de la confianza pública. Y en el ámbito de la política exterior, es probable que surja una postura más cohesionada que refuerce el reciente giro hacia China y, en menor medida, hacia Rusia. Incluso si se reanuda el acuerdo nuclear de 2015 con las potencias mundiales, las tensiones con EE.UU. e Israel continuarán -y potencialmente se intensificarán- a medida que Irán avance en el desarrollo de sus capacidades defensivas.

Una de las sorpresas podría ser una distensión general con los Estados del Golfo Pérsico -sobre todo con Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos- a medida que los adversarios regionales de Irán vayan aceptando el papel político y de seguridad dominante de la República Islámica en la región de Asia Occidental.

LEER: Es hora de que Turquía y la OTAN construyan puentes, no los quemen

En cierto modo, por tanto, las elecciones de mañana podrían considerarse las más importantes desde la victoria de la Revolución Islámica de 1979.

Una crisis económica agravada por un enfrentamiento con Estados Unidos e Israel da una idea de la profundidad y la gravedad de los retos a los que se enfrenta Irán. Por ello, en su discurso preelectoral del 16 de junio, el Líder Supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, instó a la máxima participación como medio de reforzar la resistencia frente a la presión exterior.

Cada vez hay más consenso en que una administración principista -respaldada por la mayoría del electorado- será la más indicada para afrontar los retos de la política exterior del país. Este hecho básico no pasa desapercibido para algunos medios de comunicación occidentales hostiles a Irán, que ven correctamente la cohesión política como la clave para superar los múltiples retos de la política exterior, además de gestionar la crisis económica.

Pero, ¿es esta elección un punto de inflexión político, o incluso ideológico, como sostienen algunos analistas occidentales?

Dos analistas afiliados al Instituto Tony Blair para el Cambio Global se han esforzado por argumentar en este artículo de Time que las elecciones representan un salto de una República Islámica a un "gobierno islámico", de acuerdo con la visión ideológica del ayatolá Jamenei. La implicación es que las elecciones tienen un resultado predeterminado basado en una gran visión ideológica. Parte de esta supuesta visión, según los analistas, es la atenuación de los rasgos "republicanos" del sistema con vistas a allanar el camino hacia un "gobierno islámico" mal definido, en el que presumiblemente no habrá elecciones. Esto es un disparate, y refleja más la naturaleza ideológica del Instituto Blair que el carácter de la República Islámica de Irán.

Desde la Revolución Islámica, Irán ha celebrado regularmente elecciones parlamentarias, presidenciales y de otro tipo. Éstas siempre se han celebrado puntualmente, incluso durante el apogeo de la guerra entre Irán e Irak y en medio de un importante malestar interno a principios de la década de 1980. El ciclo electoral es predecible, así como la alta participación de los votantes, especialmente en las elecciones presidenciales.

Las últimas elecciones presidenciales, en mayo de 2017, produjeron una participación más que saludable del 73,3%, que se compara favorablemente con las elecciones en las democracias liberales occidentales. Cabe señalar que las elecciones presidenciales de Estados Unidos del pasado mes de noviembre tuvieron una participación de solo el 66%, lo que se considera un récord debido a la incendiaria contienda entre Trump y Biden. Aunque la participación de los votantes en las presidenciales de mañana puede ser inferior a la de elecciones anteriores, es más que probable que sea lo suficientemente alta como para que sea respetable.

Una mejor manera de entender las transformaciones que se producirán en Irán tras las elecciones de mañana es a través del prisma de las dinámicas institucionales y burocráticas que conforman las políticas del país. Durante los últimos 24 años, desde las elecciones presidenciales de 1997 que llevaron a los reformistas al poder, la política iraní se ha definido por un intenso tira y afloja entre los reformistas y un conjunto de facciones conservadoras y de derechas agrupadas como "principistas".

LEER: El nuevo gobierno de Israel comienza a trabajar con una agenda cargada

El periodo de 2005 a 2013 puede considerarse una excepción, al menos en parte, cuando el entonces presidente Mahmud Ahmadineyad intentó, pero no consiguió, trascender la dicotomía reformista-principalista.

Desde entonces, esa facción ha sido tachada de "corriente desviada" por el establishment y Ahmadineyad fue descalificado para participar en las elecciones de este año por el Consejo de Guardianes, que actúa como órgano de control electoral. En términos más generales, la lucha entre facciones ha ensombrecido todos los aspectos de la actividad estatal, desde la gestión de la economía hasta la dirección de la política exterior.

La ausencia de partidos establecidos en Irán significa que el faccionalismo seguirá siendo una característica de la política en el futuro inmediato, pero se espera que su influencia en la vida pública disminuya notablemente, ya que el nuevo gobierno -alineado con un Parlamento dominado por los principios- tendrá más facilidad para formular y aplicar políticas en ámbitos difíciles.

Uno de esos ámbitos es la lucha contra la corrupción, que se ha convertido en la pesadilla de la vida pública. Se espera que la nueva administración sitúe la lucha contra la corrupción en lo más alto de la agenda, como parte de una estrategia más amplia de restauración de la confianza pública.

¿Qué significa todo esto para los países que tienen un gran interés en el resultado de las elecciones? A corto plazo, el reto más apremiante para la nueva administración es garantizar un resultado satisfactorio en las conversaciones de Viena destinadas a restablecer el acuerdo nuclear, el llamado Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA).

Los dos candidatos a las elecciones, el principista Ebrahim Raisi y el tecnócrata de línea reformista Abdolnasser Hemmati, han apoyado en principio la restauración del acuerdo nuclear, que la anterior administración estadounidense abandonó unilateralmente en 2018. Sin embargo, si, como se espera ampliamente, una administración principista toma las riendas del poder, es probable que haya un mayor escrutinio de una posible vuelta de Estados Unidos al acuerdo nuclear.

OPINIÓN: Netanyahu puede haber ganado a Estados Unidos, pero ha perdido a Israel

Es probable que cualquier exigencia de las potencias occidentales de mantener conversaciones de seguimiento, por ejemplo, para cubrir las capacidades defensivas de Irán, especialmente la tecnología de misiles balísticos, sea firmemente rechazada. De hecho, como argumenté el mes pasado, si las negociaciones se prolongan demasiado, o si las potencias occidentales intentan ampliar el acuerdo nuclear para cubrir otras áreas de seguridad nacional, Irán puede concluir que está mejor sin un acuerdo formal.

En términos más generales, un sistema político iraní más cohesionado resultará más decisivo, incluso audaz, en el ámbito de la política exterior. Esto es especialmente importante para los adversarios de Irán, en particular Estados Unidos e Israel, ya que pueden darse cuenta de que cualquier otra provocación -por ejemplo, un intento de sabotaje contra las instalaciones nucleares iraníes- se enfrentará probablemente a una respuesta cinética.

La administración saliente, encabezada por el presidente Hassan Rouhani, ha ejercido una paciencia estratégica con Israel, optando por no responder con la misma moneda a las repetidas provocaciones. Es más que probable que la administración entrante invierta esta política y opte por una disuasión eficaz destinada a hacer que las provocaciones de Israel y Estados Unidos tengan un coste prohibitivo.

También puede haber sorpresas, especialmente en relación con los tensos lazos de Irán con los Estados del Golfo Pérsico, especialmente con Arabia Saudí y los EAU. Las tímidas conversaciones para reducir la tensión con Arabia Saudí podrían pasar a un plano más formal en un futuro no muy lejano, lo que llevaría a la reanudación de los lazos diplomáticos que se rompieron en 2016 después de que Arabia Saudí ejecutara al destacado clérigo chií, el Sheikh Nimr Al-Nimr.

En general, sin embargo, la postura de la política exterior iraní seguirá siendo la misma, en consonancia con una política de décadas de privilegiar la coherencia en los asuntos exteriores de la nación.

Lo que probablemente cambie a medio y largo plazo es la actitud de los rivales y adversarios de Irán, a medida que se vayan dando cuenta de que la conciliación con un sistema iraní más cohesionado y seguro de sí mismo es una opción más sabia que la tensión permanente y el conflicto de bajo nivel.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIránOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines