Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El nuevo gobierno de Israel comienza a trabajar con una agenda cargada

El presidente israelí saliente, Reuvin Rivlin (C), es flanqueado por el primer ministro Naftali Bennett (L) y el primer ministro suplente y ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, durante una foto con el nuevo gobierno de coalición, en la residencia del presidente en Jerusalén, el 14 de junio de 2021 [EMMANUEL DUNAND/AFP vía Getty Images].

El 36º gobierno de Israel ha jurado su cargo y los ministros tienen que empezar a trabajar inmediatamente. Después de cuatro elecciones en dos años, tienen algunas tareas urgentes en las que centrarse. Entre las cuestiones espinosas se encuentran los presupuestos, las prioridades y las nuevas políticas.

El Ministerio de Defensa es el que se enfrenta a las cuestiones más candentes. Aunque Benny Gantz también dirigió este ministerio en el gobierno anterior, para avanzar necesita hacer algunas reevaluaciones, especialmente en cuanto a la política hacia Gaza. Hay que reajustar la situación de seguridad y reconstruir el territorio. Además, está la cuestión de los desaparecidos y los soldados detenidos por Hamás.

Más allá, Gantz tiene que centrarse en la elaboración de políticas claras respecto a Irán y su proyecto nuclear y en abordar las líneas generales del acuerdo de adquisición de material militar, la mayor parte de las cuales están dedicadas a la fuerza aérea. El ministro de Defensa tendrá que presionar aún más a Estados Unidos para lograr un nuevo acuerdo de armas.

LEER: Israel y el arte de manipular la historia

Su Partido Azul y Blanco integró un plan plurianual en el acuerdo de coalición, que el ejército necesita desesperadamente. Requiere la cooperación entre los ministerios de Finanzas y Defensa. Esto podría significar que se avecina una disputa porque, según las estimaciones, el ministerio de finanzas exigirá una reducción significativa del presupuesto militar, especialmente después de acortar la duración del servicio militar obligatorio. Esto ayudará a la economía de forma significativa, a pesar de la oposición del Jefe del Estado Mayor Aviv Kochavi a los recortes presupuestarios.

El nuevo gobierno de Israel: nada va a cambiar - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

El Ministerio de Seguridad Pública debe mantener la calma en las ciudades palestinas dentro de Israel. Lo dirigirá Omer Bar-Lev, que tratará de reducir la tensión entre judíos y árabes en las ciudades mixtas, al tiempo que luchará contra la delincuencia en la comunidad árabe y la violencia contra las mujeres. También deberá hacer frente a la creciente pérdida de confianza de los ciudadanos en la policía. Se buscará un aumento significativo del presupuesto policial para dotar de más agentes y tenerlos mejor equipados.

Según Haaretz, Bar-Lev ha dado luz verde para que la controvertida Marcha de las Banderas se celebre hoy martes. Esto era algo que había dejado pendiente Benjamín Netanyahu, cuyo gobierno pospuso la marcha de la derecha por motivos de seguridad. Con un recorrido previsto que atraviesa la Ciudad Vieja ocupada de Jerusalén en dirección a la mezquita de Al-Aqsa, la marcha podría ser un punto de inflamación, y Hamás ya ha advertido de las posibles repercusiones. El gobierno de Biden en Washington no está en absoluto a favor de esta marcha en las circunstancias actuales y así se lo ha hecho saber a Israel.

El primer ministro, Naftali Bennett, buscará una reunión urgente con el presidente de Estados Unidos para tratar temas extremadamente delicados, como el acuerdo nuclear con Irán, el expediente palestino y los asentamientos. Al igual que Netanyahu, se espera que se oponga a la reincorporación de Estados Unidos al acuerdo nuclear del Plan de Acción Integral Conjunto de 2015 con Irán.

A Bennett se le pedirá que tome una decisión rápida sobre el nombramiento del próximo jefe de la agencia de seguridad interna, Shin Bet, ya que Nadav Argaman dejará el cargo en septiembre. También se está revisando el futuro del Asesor de Seguridad Nacional, Meir Ben-Shabbat, a quien Netanyahu quería nombrar jefe del Shin Bet. Gantz se opuso a su traslado a la agencia, y es poco probable que Bennett le permita sustituir a Argaman.

El nuevo gobierno israelí toma posesión de su cargo en un momento en el que existen posibilidades de que se produzcan algunos acontecimientos explosivos en la escena palestina que podrían provocar otra ronda de violencia. Está la Marcha de las Banderas, por supuesto, así como la retirada del puesto de asentamiento de Cisjordania que ya ha provocado violencia entre árabes y judíos. Netanyahu ordenó el aplazamiento del desalojo previsto para esta semana hasta el próximo jueves. Es posible que una petición al Tribunal Supremo de Israel sobre el asunto haga que se retrase pero no se cancele esta medida.

Decenas de colonos ya han construido residencias permanentes en el puesto de avanzada (los puestos de avanzada de los asentamientos son ilegales, incluso según la legislación israelí) y están conectados a las redes de electricidad y agua. Si las autoridades no llegan a un acuerdo con ellos, serán evacuados por la fuerza. Teniendo en cuenta que se han producido importantes enfrentamientos y manifestaciones cerca del puesto de avanzada, en los que murió un manifestante palestino de 15 años, se trata de un reto importante para el nuevo gobierno y puede ser un indicador de cómo abordará cuestiones similares en el futuro.

OPINIÓN: ¿Puede Naftali Bennett manejar el legado de Netanyahu?

El ministro de Defensa Gantz, por su parte, ya ha aprobado la actualización del banco de objetivos en Gaza y ha acordado posibles respuestas si la tensión aumenta e Israel lanza otra ofensiva. También se espera que el gobierno responda a la propuesta egipcia de celebrar una conferencia en El Cairo a la que asistan funcionarios de Israel, Hamás, Egipto y Estados Unidos.

Es importante señalar en este contexto que los palestinos de Gaza no han recibido ninguna ayuda desde el final del reciente asalto militar. La zona de pesca frente a la costa no se ha ampliado y se necesita más ayuda humanitaria; el asedio sigue intacto. Esto podría provocar disturbios en el territorio y exponer a los dirigentes de Hamás a más presiones internas para que intensifiquen la situación con Israel militarmente.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines