Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Gaza ha matado al ave fénix y ha ocupado su lugar en la leyenda local

Niños palestinos protestan contra la destrucción por parte de Israel de la oficina central del Instituto Al-Amal para Huérfanos en Gaza [Mohammed Asad/Middle East Monitor].

Según la mitología griega, el fénix es un ave que puede renovarse una y otra vez. La leyenda dice que estalla en llamas cada mil años aproximadamente y renace de sus cenizas.

Muchos compararon a Gaza con el ave fénix cuando perseveró tras la ofensiva militar de Israel en 2008/9. Sin embargo, disculpando al ave fénix, Gaza ha ocupado el lugar del ave legendaria. Resurge de las cenizas cada día para enfrentarse a todo lo que la ocupación le lanza: bombas, misiles, bloqueo; Gaza sigue adelante.

Si el ave fénix estuviera hoy en día, se sentaría a los pies de Gaza con humildad. La historia de Gaza, en la que se solapan realidad y ficción, es difícil de comprender para una mente normal. Se necesita una imaginación desbordante para entender la realidad del enclave y de su gente.

Muchos niños murieron por las bombas israelíes en la última ofensiva contra Gaza. Las noticias dicen que unos 70 perdieron la vida, pero podemos multiplicar esa cifra por muchos miles debido a las familias que pueden haber surgido de cada niño pero que ahora nunca verán la luz del día.

Muchos niños murieron, pero las bombas también les robaron su infancia con toda la alegría que debería haber traído. Sacados de los escombros de sus casas, sus ropas de Eid seguían siendo hermosas por las expectativas que llevaban consigo.

LEER: La oposición de Reino Unido a las sanciones contra Israel expone su apoyo a la ocupación y a sus crímenes

Muchos niños fueron asesinados, y sus juguetes han sido abandonados. No jugaron con ellos en el Eid, cuya alegría fue robada por las fuerzas de ocupación.

¿Cómo pueden las autoridades de ocupación pensar en destruir tantas vidas inocentes y tanta alegría? ¿Durante el Ramadán y el Eid? Los padres compraban ropa y juguetes de Eid para sus hijos sin saber si vivirían lo suficiente para llevarlos y disfrutarlos; sin saber si un asesino a sangre fría de Europa, Estados Unidos o Etiopía con uniforme israelí se entretendría privando a los niños de Eid, de su ropa y de sus regalos. De hecho, de la vida misma.

Gaza y los palestinos aman el Eid. Sus niños que vivieron un día más saben que les espera la muerte. Los que fueron asesinados se fueron a la tumba sonriendo ante la estupidez de los asesinos que luchan contra una nación que no conoce el significado de la rendición.

Las imágenes de la guerra aún perduran en nuestros corazones. El olor de la muerte sigue trayendo tristeza y firmeza. Los mártires nos recuerdan que no están muertos, sino que están en un lugar mucho, mucho mejor y en la vida eterna.

Los niños supervivientes asumen papeles para los que son demasiado jóvenes. La niña de ocho o nueve años lleva su ropa de Eid, cubierta de polvo y sangre, como su cara y su pelo. Su mano izquierda sostiene a su hermana menor, y con la derecha le limpia la cabeza mientras duerme en una cama de hospital. Una tercera hermana está sentada a sus pies. La mayor no tiene edad suficiente para consolar a su hermana pequeña, y no debería estar limpiando la sangre y el polvo de su pelo. Sin embargo, como muchos palestinos de Gaza antes que ella, está envejeciendo antes de tiempo.

La resistencia adopta muchas formas. Las facciones utilizan sus armas. Otros resisten a nivel popular mediante marchas y manifestaciones. Algunos utilizan los medios de comunicación. Los médicos utilizan sus habilidades y conocimientos, con sus batas blancas y sus equipos envejecidos que no han sido actualizados debido al asedio.

Pero, sobre todo, los habitantes de Gaza resisten a la ocupación simplemente viviendo. En 2011, el conocido director palestino Ashraf Al-Masharawi produjo un documental titulado Gaza Lives On que resumía la filosofía de vida en el enclave.

Por eso vemos a madres bañando a sus hijos en una bañera que, de alguna manera, ha sobrevivido a las bombas israelíes. El hecho de que tenga agua es un milagro en sí mismo. Un niño que regresa a su casa bombardeada para buscar sus juguetes. Té preparado y servido en lo que queda de una cocina, que ahora está abierta a los elementos. Estas imágenes enfurecen a los asesinos israelíes. Así es como el simple hecho de vivir es un poderoso acto de resistencia.

LEER: La custodia de Jordania sobre los lugares sagrados de Jerusalén a tela de juicio

El mar ofrece otras historias para Gaza. Proporciona alimento y placer. El horizonte domina la distancia prohibida y atrae a todos los que lo miran. El mar en Gaza representa un perezoso jueves pasado en la playa desde la tarde hasta el amanecer del viernes; es el olor a pescado y el olor a vida. Es el lugar al que acudieron los palestinos de Gaza el primer fin de semana después del bombardeo. La espada de la vida empuñada por la gente de a pie se unió a la Espada de Jerusalén frente a la muerte que cayó del cielo.

Al igual que los takbeers y las recitaciones del Eid simbolizan la sumisión a la grandeza de Dios en la que confiamos los seres humanos, también simbolizan la alegría por estar vivos. Los fieles acuden a la oración del Eid después de un mes de ayuno tan agotador como hermoso; los sonidos de los takbeers del Eid les atraen. La alegría es completa cuando las voces de los que recitan los takbeers mientras se dirigen a la oración se superponen con las de los que ya están sentados y esperan a que comience la oración. Así comienza el Eid y, en gran medida, es también donde termina.

Los palestinos de Gaza no pudieron celebrar el Eid bajo los bombardeos, pero salieron en cuanto entró en vigor el alto el fuego a las 2 de la madrugada. Los takbeers de Eid que corearon no sólo fueron una expresión de su sensación de victoria, sino también una compensación por la alegría que perdieron durante los días de Eid. La gente de esta tierra ama la alegría; resiste a su enemigo con alegría; y merece alegrarse. Gaza merece escuchar las voces de su pueblo mientras resurge de las cenizas.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 7 de junio de 2021 y ha sido editado para MEMO.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines