Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La custodia de Jordania sobre los lugares sagrados de Jerusalén a tela de juicio

Fuerzas de seguridad israelíes atacan a fieles musulmanes palestinos en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa de Jerusalén, el tercer lugar más sagrado del Islam, el 21 de mayo de 2021. AHMAD GHARABLI/AFP vía Getty Images]

La reciente ofensiva militar israelí contra los palestinos de Gaza provocó una respuesta que conmocionó al Estado de ocupación y a muchas personas de todo el mundo. Los grupos de resistencia en el territorio asediado no sólo fueron capaces de atacar objetivos en el interior de Israel, y vieron cómo se cerraba el aeropuerto Ben Gurion como resultado, sino que también reaccionaron a los ataques contra los palestinos en la Cisjordania ocupada y Jerusalén, incluida la mezquita de Al-Aqsa. Además, para asombro de todos, los ciudadanos palestinos de Israel se levantaron en apoyo de la resistencia, uniéndose a sus compatriotas de Cisjordania, Jerusalén y Gaza. Fue una respuesta unida al brutal asalto de Israel y a la continua ocupación.

Fue la eficacia de la respuesta de la resistencia lo que empujó a Benjamin Netanyahu a aceptar un alto el fuego. También hizo que el gabinete de seguridad israelí decidiera el martes cancelar una marcha de judíos de extrema derecha por la Ciudad Vieja y el barrio musulmán de Jerusalén prevista para hoy.

La "Marcha de las Banderas" es un evento anual que celebra la ocupación israelí de Jerusalén oriental en la Guerra de los Seis Días de junio de 1967. Ondeando banderas israelíes y gritando eslóganes racistas - "Muerte a los árabes" es común- los manifestantes buscan provocar a los palestinos. Al parecer, el gobierno saliente de Netanyahu ha dado permiso para que la marcha se celebre la próxima semana.

A lo largo de las conversaciones con los mediadores sobre un alto el fuego, la resistencia rechazó las exigencias israelíes de separar Gaza de Jerusalén. Los grupos rechazaron incluso la propuesta de que Israel fijara un calendario para la disminución de la tensión en la ciudad santa ocupada.

En cambio, los grupos de resistencia palestinos insistieron en que Jerusalén, Cisjordania, la Palestina ocupada en 1948 y la Franja de Gaza están unidas como una sola cuestión palestina. Ningún componente de la cuestión puede separarse de los demás. Esto ha sentado un precedente al imponer condiciones a las autoridades de ocupación israelíes. Puede que la resistencia no sea tan poderosa y esté tan bien equipada como las Fuerzas de Defensa de Israel, pero aún así podría tener la última palabra en lo que respecta a Gaza, la Palestina ocupada y Jerusalén.

LEER: Israel y el arte de manipular la historia

Como era de esperar, Israel no está respetando realmente su compromiso con el alto el fuego, pero es obvio que sigue prestando atención a las advertencias de Gaza. Sin embargo, el número de las incursiones diarias de los colonos judíos en la mezquita de Al-Aqsa ha disminuido considerablemente, y el gobierno, presionado por los extremistas de derecha, sigue sin dar luz verde a la Marcha de las Banderas, incluso con un recorrido modificado que evitaría tocar las zonas árabes de la ciudad. De ahí la decisión de aplazarla hasta la semana que viene, momento en el que el nuevo "gobierno del cambio" debería haber jurado su cargo.

Todo esto plantea algunos interrogantes muy serios. Si, por ejemplo, los grupos de resistencia palestinos que operan bajo un férreo asedio, son capaces de enfrentarse a Israel de esta manera, ¿qué pasa con los países vecinos, algunos de los cuales tienen ejércitos más grandes que el Estado de ocupación?

Cientos de jordanos se reúnen durante una manifestación en solidaridad con los palestinos y protestan contra la agresión israelí a Gaza, el 16 de mayo de 2021 en Ammán, Jordania. [Laith Al-jnaidi - Agencia Anadolu]

Me refiero principalmente a Jordania, que sigue siendo el guardián oficial y legal de los lugares sagrados de Jerusalén, incluido el Noble Santuario de Al-Aqsa. El Reino Hachemita acoge a embajadores de casi todos los países del mundo y tiene sus propios embajadores en todo el planeta; es miembro de las principales organizaciones internacionales, incluida la ONU, y es signatario de los principales tratados y convenios. A pesar de todo esto, Jordania ha sido incapaz de impedir ni una sola violación israelí de los derechos palestinos.

Desde que tengo edad para escuchar y entender, he oído a Jordania condenar las violaciones israelíes contra Jerusalén y la mezquita de Al-Aqsa. Tales condenas se remontan a años atrás y suelen ir acompañadas de severas advertencias de que Ammán tomará medidas unilaterales para disuadir la ocupación israelí y mantener el statu quo hasta que se alcance una solución internacional o regional sobre la cuestión. He oído todo esto y más, pero nunca he visto que Jordania convierta esas advertencias en acciones. Las autoridades de ocupación israelíes han podido seguir adelante con la judaización de la ciudad santa, sin inmutarse por la oposición simbólica de los Estados árabes y musulmanes, incluida Jordania.

En mi opinión, el mero hecho de pagar los sueldos de los empleados de la seguridad y de las dotaciones religiosas de Jerusalén no es suficiente para que Jordania pueda ser el guardián de los lugares santos. Los verdaderos guardianes son el pueblo palestino, cuya resistencia pacífica hace tambalear a los israelíes y su ocupación. Personas como el jeque Raed Salah, el jeque Kamal Al-Khatib, por ejemplo, así como otros. A ellos hay que añadir los grupos de resistencia palestinos de Gaza. Ahora son un verdadero factor de disuasión que hace que las autoridades de ocupación se lo piensen dos veces, y luego lo vuelvan a pensar, antes de hacer cualquier cosa indebida contra el pueblo de la Palestina ocupada. La tutela del Reino Hachemita sobre los lugares sagrados de Jerusalén tiene que ser realmente cuestionada.

Informe: Israel comete 337 violaciones contra periodistas en Palestina sólo durante el mes de mayo

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestina

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines