Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Este mundo no es un lugar seguro para los periodistas

La gente sostiene carteles durante una manifestación en defensa de la libertad de expresión y el periodismo en el centro de Moscú el 16 de junio de 2019 [YURI KADOBNOV/AFP vía Getty Images]

Tenga cuidado, por favor... si usted es periodista, su vida está en grave peligro.

Estimado lector, este artículo no pretende desencadenar sentimientos de pesimismo ni sembrar el pánico, el miedo y la ansiedad, sino que es el reconocimiento de un hecho y la constatación de una desafortunada realidad que viven a diario millones de periodistas en todo el mundo.

Sentirse seguro después de haber sido perseguido y vigilado durante mucho tiempo por la policía es una gran cosa. Cuando las circunstancias y el destino te llevan a trabajar en el campo del periodismo, y empiezas a escribir sobre la corrupción en tu país y a criticar al gobierno, y luego dejas que tu pluma te lleve demasiado lejos hasta que te atreves a reprochar al jefe del Estado. En ese momento, te detienen y te oprimen. Entonces te ves obligado a abandonar tu país en busca de un refugio seguro donde poder ejercer el periodismo y sentirte seguro para cerrar la puerta y dormir tranquilo por primera vez en tu vida.

Engañado por esta falsa sensación de seguridad, decides viajar de un país a otro. Pero un día te despiertas y descubres que tus peores pesadillas se han materializado ante tus ojos, y te encuentras detenido de nuevo en tu país de origen. Eres Roman Prosatevich.

He tardado días en poder escribir sobre este joven periodista diez años más joven que yo. Roman Prosatevich es un periodista de Bielorrusia que consiguió liderar la opinión pública de la oposición en el país y motivar a las masas a manifestarse en las plazas y calles contra Alexander Lukashenko.

Pero para sorpresa del periodista, un avión de guerra interceptó el vuelo de la aerolínea irlandesa en el que viajaba de Grecia a Lituania, y le costó de nuevo la libertad. Perdió esa sensación de seguridad que sentía y volvió a una vida de opresión, a la cárcel en un calabozo bajo el régimen del dictador.

En febrero de 2018, me dirigía de Estambul a Londres para pasar unas cortas vacaciones con mi mujer. El funcionario del control de pasaportes del aeropuerto de Ataturk me detuvo y canceló mi viaje. Me retuvieron durante media hora en una sala donde me dijeron que la Interpol egipcia había presentado un informe contra mí y que debía ser entregado a las autoridades egipcias inmediatamente.

Tras una larga negociación y muchas llamadas telefónicas, el funcionario se dejó convencer y me dijo que me permitiría viajar a Londres, pero que no podía regresar a Turquía, lo que significaba que debía solicitar asilo político en el Reino Unido. Más tarde, obtuve un permiso de residencia británico.

LEER: Los palestinos están derrotando la cultura de Oslo tipificada por el torpe Abbas

Pensábamos que vivíamos con seguridad y libertad en el país de asilo. Pero lo ocurrido con Prosatevich me despertó y me alertó una vez más de que no podré disfrutar de plena seguridad mientras sea periodista. Recientemente, conocí a un joven periodista en Londres, que se presentó como el hijo de una de las periodistas más destacadas de Malta, Daphne Caruana Galizia, que fue asesinada en octubre de 2017 tras la colocación de una bomba bajo su coche. Galizia fue asesinada, según su hijo, debido a su trabajo de investigación destinado a exponer la implicación de funcionarios del Estado en la corrupción y a contribuir a las filtraciones de los Papeles de Panamá.

Manifestantes sostienen fotos de la difunta periodista Daphne Caruana Galizia en La Valeta, Malta, el 20 de noviembre de 2019 [MATTHEW MIRABELLI/AFP vía Getty Images].

El asesinato de Galizia impulsó a su hijo Paul a entrar en el mundo del periodismo publicando una investigación sobre el asesinato de su madre, que le valió un premio internacional al mejor trabajo de investigación.

Como periodista que trabaja en el extranjero, las circunstancias pueden llevarle a pedir ayuda a la embajada de su país para obtener documentos oficiales para renovar su pasaporte o emitir un certificado de matrimonio. Puedes acabar estrangulado, cortado en pedazos, derretido por el ácido, y nadie sabe dónde está tu cuerpo, como el disidente y periodista saudí Jamal Khashoggi.

Puede que te sientas abrumado por la desesperación y la frustración en el exilio y decidas volver a tu país sin previo aviso. Acabarás siendo detenido al llegar al aeropuerto, como el periodista egipcio Jamal Al-Jmal, que fue arrestado por las autoridades egipcias al llegar al aeropuerto de El Cairo, por causas inventadas.

No es necesario que tu trabajo periodístico trate sobre la corrupción o las filtraciones sobre funcionarios del Estado para sufrir amenazas. Basta con ser periodista para ser objeto de un ataque, como en el caso de los periodistas españoles David Beriain y Roberto Fraile, asesinados en Burkina Faso a manos de terroristas que tenían como objetivo una patrulla de lucha contra la caza furtiva.

Hoy en día, vivimos en un mundo gobernado por matones, donde nadie respeta las leyes, acuerdos y cartas internacionales, gracias a Donald Trump, el hombre que estableció y consagró este principio a nivel mundial. Quien tiene el poder hará lo que quiera y nadie le pedirá cuentas mientras tenga dinero y conexiones internacionales que le ayuden a ocultar el crimen.

Estados Unidos ya no es la potencia que todos temen y la Unión Europea se ha dividido tras el Brexit. Por otro lado, los países de Europa del Este se alimentan de los principios de los gángsters rusos, y en Asia, no hay voz más fuerte que la de la opresión china y los abusos cometidos por las autoridades contra todo el mundo; principalmente los periodistas.

LEER: La resistencia palestina es el orgullo de la Ummah

He tomado una decisión, que recomiendo a muchos de mis colegas. No viajar, no desplazarse mucho y, si es necesario, evitar los viajes que puedan implicar cruzar el espacio aéreo de su país de origen. He elaborado una lista de lugares a los que los periodistas no pueden ir de viaje por el momento. No vayas a los aeropuertos, no entres en las embajadas de tus países y no viajes a países árabes o a países que tengan acuerdos de seguridad conjuntos con las autoridades de tu país.

Sí, este mundo no es un lugar seguro para los periodistas, pero no nos detendremos. No nos sentiremos completamente seguros, pero nuestras palabras nunca dejarán que los gobernantes y los corruptos actúen en paz.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 31 de mayo de 2021.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ActivismArabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaGreciaIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines