Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La resistencia palestina es el orgullo de la Ummah

El jefe del buró político de Hamás, Ismail Haniyeh, en la capital, Doha, el 15 de mayo de 2021 [KARIM JAAFAR/AFP via Getty Images].

En cuanto terminó la última ofensiva militar de Israel y nuestros enemigos fueron testigos de la victoria de la resistencia y la derrota del Estado de ocupación, comenzó el ataque político y mediático contra Hamás. Cuando el jefe del buró político del movimiento, Ismail Haniyeh, agradeció a Irán su apoyo a la resistencia, los comentaristas llegaron a acusar a Hamás de ser un grupo chiíta. Otros han acusado a Hamás de haber robado la victoria al subirse a la ola del levantamiento palestino que recorrió todos los territorios palestinos ocupados, sacudiendo a todo el mundo por el camino. El Estado de ocupación interrumpió el levantamiento por la fuerza, tratándolo como si pudiera haber liberado Palestina.

De hecho, Haniyeh también había dado las gracias a Egipto y a la ONU, pero ¿por qué lo pasaron por alto aquellos para los que Hamás no puede hacer nada bueno? Egipto ha estado ayudando a Israel a asediar Gaza durante 15 años y ha mantenido el paso de Rafah cerrado más veces de las que se ha abierto durante todo ese periodo. Cuando está abierto, los funcionarios egipcios humillan a los palestinos que intentan salir o regresar a Gaza. Nunca olvidaré haber visto a Ismail Haniyeh sentado en un banco en la frontera esperando que le dejaran entrar durante el gobierno de Hosni Mubarak. ¿Olvidó Haniyeh esto y siguió adelante? ¿Olvidó que la ONU estuvo detrás del desastre del Plan de Partición de Palestina en 1947, que concedió a los sionistas tierras árabes para su Estado colonial? ¿Fue justa alguna de las muchas resoluciones de la ONU a la luz de los repetidos ataques y masacres israelíes contra los palestinos?

Ismail Haniyeh nunca podría olvidarlo, pero es un estadista, así que dio las gracias a Egipto y a la ONU. Entonces, ¿por qué centrarse en sus palabras de agradecimiento a Irán?

OPINIÓN: Consejo de Derechos Humanos crea mecanismo de investigación sobre las exacciones de Israel en Gaza

Creo que sí, porque los ciudadanos árabes de a pie, desde el Atlántico hasta el Golfo, estaban unidos en su solidaridad con la resistencia. Rezaron por ella día y noche y se alegraron de su victoria. Las redes sociales, incluyendo Facebook y Twitter, estaban llenas de mensajes de celebración. Por eso los enemigos querían despojar a Hamás de esta aclamación popular acusando a sus dirigentes de ser leales a Irán. Los mismos enemigos incluso falsificaron fotos de Haniyeh besando la mano del Líder Supremo de Irán, Ali Khamenei, y publicaron noticias falsas sobre la reunión del líder de Hamás con el comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica para discutir los resultados de la batalla, a pesar de que Haniyeh estaba en Qatar en ese momento.

Por supuesto, la cuestión de Irán es un punto muy delicado en el mundo árabe dados los crímenes de sus apoderados en Siria, Irak, Yemen y Líbano, donde "ocupa" las capitales según sus propios funcionarios. Los enemigos de Hamás aprovecharon las intervenciones iraníes en el mundo árabe y echaron sal en las heridas. Jugaron con la fibra sensible y el dolor para quitarle la simpatía de las masas a la resistencia palestina, un asunto que quita el sueño a los sionistas árabes más que a los sionistas judíos.

Y, sin embargo, no se preguntaron, ni a ellos ni a nadie, por qué el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina suní se sintió impulsado a acudir a Irán en busca de ayuda. La respuesta es sencilla: los sionistas árabes y los países que controlan sus acciones contra la resistencia son la razón por la que los Estados árabes suníes no han echado una mano a los palestinos de Gaza. En cambio, han abandonado a Gaza a su suerte y han hecho la vista gorda ante las masacres cometidas por las fuerzas de ocupación contra los palestinos. Su silencio es complicidad. En su lugar, optaron por incitar a Israel contra el pueblo de la Palestina ocupada y contribuyeron al bloqueo de Gaza, impidiendo la entrada de alimentos y suministros médicos que se necesitan desesperadamente. La legítima resistencia palestina fue, a los ojos de los sionistas árabes y sus medios de comunicación complacientes, "terrorismo", esa descripción conveniente y ahora sin sentido que se utiliza cuando la verdad duele demasiado.

Israel ataca la mezquita de Al-Aqsa con la ayuda de los países árabes - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente].

La herida Gaza no encontró a ninguno de sus allegados entre los que ahora la acusan de ser leal a Irán; tampoco encontró ninguna mano de apoyo. En cambio, fue traicionada por manos traicioneras que la apuñalaron por la espalda; manos árabes y musulmanas traicioneras. Los dos pilotos de los EAU que aparentemente se unieron a Israel en su ofensiva fueron expuestos por una fuente de inteligencia de su propio bando.

LEER: Israel y el arte de manipular la historia

La resistencia palestina ha recibido dinero y armas de Irán, pero no ha caído en sus garras religiosas o ideológicas. Hamás sigue siendo un movimiento de resistencia nacional firmemente palestino; no se involucra en asuntos o conflictos ajenos, y nunca ha sido responsable de ninguna acción de resistencia más allá de las fronteras de la Palestina histórica. Las acusaciones de que es una entidad "terrorista global" son por tanto doblemente inexactas. Incluso tuvo que cerrar su oficina en Damasco porque no podía apoyar al régimen de Assad. ¿Qué más tiene que hacer para "demostrar" sus credenciales?

Los grupos de resistencia palestinos sacrifican todo lo que les es cercano y querido en defensa de Jerusalén y de la mezquita de Al-Aqsa, cueste lo que cueste. Son el honor y el orgullo de la Ummah, cuyos sacrificios y dignidad han sido desperdiciados por los sionistas árabes. La resistencia palestina defiende a toda la nación, no sólo a Gaza, y paga el precio de ello con la sangre de su propio pueblo. Los sionistas árabes deberían mirar en su interior y luego callarse, en lugar de profanar el honor de la resistencia con su propaganda pro-israelí.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines