Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La "neutralidad" de la ONU significa proteger a Israel a toda costa e ignorar el sufrimiento palestino

Más de 1.000 colonos israelíes, incluidos niños, se abren paso en el complejo de la mezquita de Al-Aqsa, punto álgido de Jerusalén Oriental, respaldados por agentes de la policía israelí, en el complejo de Al-Aqsa, en Jerusalén, el 22 de julio de 2018 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

Los colonos israelíes han aumentado su acoso a los fieles palestinos durante el mes de ayuno musulmán del Ramadán. Los extremistas israelíes suelen llevar a cabo sus ataques con la plena protección de las fuerzas de seguridad de la ocupación israelí después de que los palestinos hayan realizado las oraciones nocturnas en la mezquita de Al-Aqsa, en la Jerusalén ocupada.

Esta violencia se produce en el contexto no sólo de la ocupación, sino también de las declaraciones de funcionarios israelíes que incitan contra la población autóctona. La semana pasada, por ejemplo, el teniente de alcalde de Jerusalén, Aryeh King, pidió a la policía israelí que ejecutara a los manifestantes palestinos que salieran a las calles de la ciudad santa por la noche. El Canal 7 de la televisión israelí informó de que King dijo que disparar a los manifestantes palestinos "es la única manera de acabar con el fenómeno de las protestas nocturnas".

El Centro de Información Palestina (PIC) informó la semana pasada de que el grupo judío de extrema derecha Lehava estaba planeando organizar una concentración de colonos en la Ciudad Vieja de Jerusalén "para defender el honor judío". Según Haaretz, los extremistas judíos patrullaban las calles de la ciudad ocupada y atacaban física y verbalmente a los transeúntes palestinos. Yedioth Ahronoth también informó de que un grupo de colonos judíos armados planeaba irrumpir en la plaza Safra de Jerusalén y en la calle Jaffa vistiendo ropa de combate y portando armas para atacar a los palestinos.

LEER: La financiación de EE.UU. para la UNRWA compra su silencio mientras los palestinos se ven privados de sus derechos

Esto sucedió realmente. Cientos de colonos extremistas -e ilegales- marcharon hacia la Puerta de Damasco de la Ciudad Vieja de Jerusalén cantando "Muerte a los árabes... Muerte a los terroristas". Atacaron a palestinos, la mayoría de los cuales habían estado rezando en Al-Aqsa, e hirieron a más de 100 de ellos, dijo la Media Luna Roja Palestina. Esto hizo que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, instara a la comunidad internacional a proteger a los palestinos de los ataques de los colonos. Abbas señaló que el gobierno israelí fomentaba este tipo de acoso y ataques, pero no sirvió de nada.

La comunidad internacional guardó silencio y no hizo nada para detener o presionar a las autoridades de ocupación israelíes para que pusieran fin a las violaciones diarias de los colonos contra los palestinos en Jerusalén. Algunos países se limitaron a expresar su "preocupación", lo cual carece prácticamente de sentido. Está claro que no querían molestar a sus influyentes grupos de presión pro-israelíes, por lo que los incidentes no se calificaron de violencia o agresión de los colonos, sino de "enfrentamientos" entre colonos y palestinos, culpando de hecho a ambas partes.

Como el sufrimiento de los palestinos en Jerusalén continuaba sin ninguna disuasión eficaz, las facciones palestinas de la Franja de Gaza decidieron tomar partido en su favor y proteger la mezquita de Al-Aqsa y a los jerosolimitanos. Se lanzó una advertencia a Israel sobre la agresión de los colonos. Al ser ignorada, lanzaron varios misiles dirigidos a zonas abiertas cerca de los asentamientos ilegales, enviando un mensaje a los israelíes de que Jerusalén es una "línea roja".

Los ataques impunes de los colonos contra los palestinos se han multiplicado - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

De repente, la comunidad internacional despertó, y el Coordinador Especial de la ONU para el Proceso de Paz en Oriente Medio, Tor Wennesland, dijo: "Estoy alarmado por las recientes escaladas en Jerusalén y en los alrededores de Gaza". Calificó de "crímenes de guerra" el lanzamiento de misiles contra zonas abiertas de Israel, pero no dijo nada sobre los intentos de incendiar casas palestinas, el acoso a los fieles que intentan llegar a la mezquita de Al-Aqsa y los ataques a los habitantes de Jerusalén que han herido a más de 100 personas. Tampoco señaló que los colonos israelíes y sus asentamientos son ilegales según el derecho internacional y constituyen crímenes de guerra. En su lugar, el funcionario de la ONU jugó al juego de la culpa de "ambas partes".

"En las últimas 48 horas se ha producido un pico de enfrentamientos violentos entre israelíes y palestinos en Jerusalén, y el lanzamiento de cohetes por parte de militantes en Gaza", dijo Wennesland. "Los actos de provocación en Jerusalén deben cesar. El lanzamiento indiscriminado de misiles hacia centros de población israelíes viola el derecho internacional y debe cesar inmediatamente".

Al mismo tiempo, todas las partes implicadas en el conflicto palestino-israelí fueron reclutadas para evitar una posible escalada de la resistencia palestina en Gaza, con el único objetivo de asegurarse de que no ocurra nada que pueda herir a un colono israelí. "La ONU está trabajando con todas las partes implicadas para desescalar la situación", dijo Wennesland, que lleva dormido desde el 13 de abril, cuando el comienzo del Ramadán supuso el inicio de la última ronda de violencia concertada de los colonos contra los fieles palestinos.

LEER: Crece la posibilidad de que se pospongan las elecciones palestinas

Como enviado de la ONU en la región, Wennesland representa a la comunidad internacional. Se mantuvo ciego durante casi dos semanas de continuas agresiones de los colonos contra los palestinos, respaldadas por el Estado, y sólo abrió los ojos cuando se dispararon cohetes desde Gaza a zonas abiertas. Esto nos dice mucho sobre la supuesta neutralidad de la organización internacional.

De hecho, Wennesland mostró al mundo la fea cara de la ONU, con su apoyo incondicional al gobierno de ocupación israelí y a sus colonos judíos de extrema derecha. La "neutralidad" de la ONU significa proteger a los criminales israelíes a toda costa mientras no hace nada por el sufrimiento de décadas de la población indígena de la Palestina ocupada.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines