Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Crece la posibilidad de que se pospongan las elecciones palestinas

El presidente palestino, Mahmoud Abbas (R), firma el decreto para la celebración de elecciones parlamentarias y presidenciales el 22 de mayo y el 31 de julio, en Ramallah, Cisjordania, el 15 de enero de 2021 [Presidencia palestina / Handout/Anadolu Agency].

La posibilidad de que las elecciones legislativas palestinas, previstas para el mes que viene, sean aplazadas domina las noticias sobre los debates internos. Las posibilidades de este escenario aumentan cada día con las sugerencias de que el "momento decisivo" puede llegar dentro de una semana o diez días como máximo.

Con cada "iniciativa" o "declaración" queda más claro que la decisión de aplazamiento, una vez tomada, se deberá a la propia situación de Al Fatah y a los temores dentro de su dirección de que las elecciones y el nuevo Consejo Legislativo se le escapen de las manos. Aunque el "movimiento nacional" gane la mayoría de los escaños y las posibilidades del "movimiento islámico" de obtener una victoria aplastante, reproduciendo el escenario de 2006, sean escasas, la capacidad de la dirección para reforzar su control sobre los componentes del "movimiento nacional" no será la misma. Esto dicta la necesidad de nuevas herramientas y enfoques para la gobernanza y el control, así como para la formación y el control de los gobiernos, y la revisión de sus decisiones, políticas y legislación.

Si la Autoridad Palestina consigue contener la "arrogancia" de la Unión Europea y su deseo de estimular el curso de las elecciones, que es lo que el ministro de Asuntos Exteriores palestino está intentando hacer ahora en las capitales europeas, no tendrá problemas para mantener las urnas cerradas. Ni sus vecinos árabes de Egipto, Jordania y el Golfo, ni Estados Unidos tendrán problemas con un aplazamiento. La principal preocupación de la administración Biden es tener un gobierno en Ramala que reconozca a Israel, cumpla los acuerdos anteriores y renuncie a la violencia.

La AP y Hamás establecerán un "gobierno de unidad nacional" - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

No descarto la posibilidad de que la AP y Fatah estén utilizando vías de escape para tantear el terreno con Hamás en relación con cualquier "acuerdo" para posponer las elecciones legislativas y de otro tipo. Esto es algo que Hamás no quiere necesariamente, pero no se opondrá a ello si recibe ofertas tentadoras de su rival, ya sea en términos del gobierno de reconciliación o del estatus de Hamás en Gaza, junto con la lista de demandas bien conocidas relativas a los empleados, el reparto del poder, la reforma de la Organización para la Liberación de Palestina, etc.

Si el aplazamiento sigue adelante por la negativa de Israel a permitir que las elecciones palestinas se celebren en Jerusalén, es posible que nunca se celebren durante muchos años, mientras la AP y algunas facciones acepten que el gobierno religioso de extrema derecha y neofascista de Israel tenga derecho a veto. Este tipo de decisión extenderá la frustración y la desesperación entre los palestinos y continuará la erosión de la legitimidad de la AP, la propagación de la despreocupación y el envejecimiento de las instituciones.

Hay dos cuestiones que suscitan sospechas y dudas sobre el comportamiento y la actuación de la AP. En primer lugar, está actuando como si le hubiera pillado por sorpresa la negativa de Israel a celebrar elecciones en la ciudad santa ocupada. Además, se apoya en el movimiento de los presos para respaldar su deseo de aplazar las elecciones.

OPINIÓN: ¿Aplazará Abbas las elecciones para apaciguar a Israel y a sus aliados?

Todos los escenarios posibles para los votantes palestinos de Jerusalén deberían haber sido revisados antes de que se emitiera el decreto de las elecciones presidenciales, pero esto no ocurrió. Sólo se habló en general de transformar la cuestión de Jerusalén en una batalla para defender la capital de Palestina. Los que formularon la iniciativa de los presos deberían haber ocultado mejor el objetivo principal de la propuesta de aplazamiento, ya que los términos de la propia iniciativa revelan que surgió como resultado de las divisiones en el seno de Fatah, y no por la negativa de Israel a permitir que se celebren elecciones en Jerusalén. La principal preocupación de los impulsores es recuperar la unidad del movimiento, concretamente con la participación de Marwan Barghouti y Nasser Al-Qudwa, y proponen celebrar las elecciones palestinas al estilo estadounidense, con Abbas como presidente y Barghouti como su vicepresidente, como si la política palestina empezara y terminara sólo con Al Fatah.

Creo que la decisión del aplazamiento acabará con el espíritu del pueblo palestino, que ha quedado demostrado por la masiva aceptación del registro de votantes -93,3%- y el número de listas de candidatos (36). El aplazamiento bloqueará el interés dinámico que podría perturbar el estancado pantano de la "dualidad" palestina. También podría destruir la esperanza en el alma de los refugiados palestinos y de los que están en la diáspora en general de una inminente resurrección de la OLP.

Mientras el viejo orden se niegue a marcharse, el nuevo será incapaz de emerger, dejando la situación palestina abocada a un mayor estancamiento hasta que el Todopoderoso revele lo que nos ha sido destinado.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Addustour el 20 de abril de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines