Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Bin Salman ama la cultura americana y el modelo de gobierno de China

En su libro Blood and Oil, Bradley Hope y Justin Scheck revelan una faceta del príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman que ama todo lo estadounidense. Desde el popular videojuego Call of Duty, pasando por los productos de Apple, hasta la anticuada hamburguesa Big Mac de McDonald's, se sabe que tiene afinidad por la cultura estadounidense.

Pero su opinión sobre el modelo de gobierno estadounidense es otra historia. Para la gobernanza, Bin Salman "mira a China y encuentra un modelo que puede respaldar, uno que asegura su lugar en el trono y la preservación de la Casa gobernante de Al-Saud".

Bin Salman comprende la importancia de apaciguar a su público occidental. Por eso, en la escena mundial se ha promocionado como una figura progresista y secular desde el seno de una familia real tradicionalmente conservadora y predecible. Para respaldar esa imagen, ha introducido en el ámbito nacional saudí otros tipos de entretenimiento extranjero, como conciertos, teatros e incluso eventos deportivos femeninos. Desde el punto de vista económico, introdujo la Visión 2030, un esfuerzo de una década para diversificar y reformar la economía del país, dependiente del petróleo. Sin embargo, sus intentos de reforma se quedan ahí.

Las pequeñas reformas se han visto eclipsadas por grandes abusos de los derechos humanos, tanto en el país como en el extranjero. Su reinado ha visto un fuerte aumento del número de condenas a muerte, sobre todo como arma política contra los disidentes de la minoría musulmana chií de Arabia Saudí. Activistas de derechos humanos, disidentes políticos, eruditos religiosos e incluso los miembros más destacados de la élite real son encarcelados arbitrariamente por cargos como publicaciones "controvertidas" en Twitter o apoyo a reformas democráticas.

LEER: ¿Quién puede olvidar el orgullo de Bin Salman al lanzar su guerra contra Yemen?

Estas acusaciones contra estos presos de conciencia son infundadas y ridículas. Uno de ellos formulado contra el erudito reformista musulmán Salman Alodah es que simplemente "visitó Qatar". Del mismo modo, los absurdos cargos contra la activista de los derechos de la mujer Loujain Al-Hathloul incluyen sus solicitudes de puestos en la ONU.

Periodistas y académicos se encuentran asfixiados e incapaces de expresarse, cansados del destino de miles de personas antes que ellos, sobre todo el de Jamal Khashoggi, del Washington Post. Como dijo el ex director de Al Jazeera, Wadah Khanfar, el asesinato del periodista disidente por parte de Bin Salman envió un mensaje a todos los ciudadanos saudíes: si puedo hacer esto a una figura conocida como Khashoggi, entonces puedo hacerlo a cualquiera.

2 años después del asesinato de Jamal Khashoggi, MBS no tiene nada de qué preocuparse - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

La tiranía del príncipe se extiende más allá de las fronteras del Reino. En Yemen, por ejemplo, la ONU ha declarado la peor crisis humanitaria del mundo, principalmente como resultado del bloqueo liderado por Arabia Saudí y los continuos bombardeos.

Los intentos de Bin Salman de transformar y liberalizar la economía y el panorama cultural saudíes se disfrazan de reformas positivas y revolucionarias, pero no hace ningún esfuerzo por reformar y liberalizar el sistema político de su país. Por el contrario, las esferas política y social del Reino se han asfixiado, inspirándose en el modelo de gobierno del Partido Comunista Chino (PCC).

De hecho, el gobernante saudí de facto ve en China un sistema de partido único unido a una economía próspera y un gobierno cada vez más autoritario. En el Reino, trabaja para reproducirlo con la continuación del dominio de la familia real sobre los sectores político y económico, junto con los intentos de reactivar una economía en declive. Y lo que es más importante, ve un espectáculo unipersonal dirigido por el presidente Xi Jinping. En 2018, el parlamento chino aprobó por unanimidad la eliminación del límite de dos mandatos en la presidencia, lo que permite efectivamente a Xi Jinping permanecer en el poder de por vida.

De forma infame, durante un viaje comercial a Pekín en 2019, Bin Salman declaró su apoyo al "derecho" de China a aplicar medidas "antiterroristas" y de "desradicalización", una referencia a la detención por parte del PCCh de aproximadamente dos millones de uigures musulmanes en campos de internamiento en la provincia de Xinjiang. En ese mismo viaje, Arabia Saudí y China firmaron 35 acuerdos de cooperación económica por valor de 28.000 millones de dólares.

La peculiar relación bilateral entre Estados Unidos y Arabia Saudí, que es en gran medida un acuerdo de petróleo por seguridad, refuerza la decisión del príncipe de consolidar su poder. Bin Salman mira a Occidente para garantizar la seguridad de su trono y la protección de la Casa de Saud gobernante. Mientras tanto, emula la gobernanza del rival hegemónico de Estados Unidos, China. Además, EE.UU. nunca ha fomentado la reforma política en el Reino; lamentablemente, Washington cree que sus intereses están más seguros bajo el autoritarismo que bajo un gobierno democrático.

LEER: La reconciliación saudí podría llevar a Turquía al lado equivocado del conflicto en Yemen

La posición de Estados Unidos como principal socio en materia de seguridad de Arabia Saudí no ha hecho más que reforzarse a lo largo de las décadas, más recientemente con la venta de armas por parte de la administración Trump a la monarquía saudí por valor de más de 450.000 millones de dólares. Ante los medios de comunicación, el mundo observó cómo Trump hablaba con Bin Salman, señalando varias armas y equipos militares que los saudíes acababan de adquirir. Citando una compra por 525 millones de dólares, Trump le dijo al príncipe heredero: "Eso son cacahuetes para ti".

Los acuerdos armamentísticos que baten récords, los acuerdos de defensa y un pacto de décadas de petróleo por seguridad sólo significan que el príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman puede seguir abusando de su posición de gigante petrolero en la escena internacional, mostrando diversas caras a cada uno de sus aliados y socios.

Sin embargo, es imperativo que surja un nuevo amanecer en la comunicación de la insatisfacción estadounidense con su comportamiento tiránico; uno en el que Washington deje claro a sus socios que el apoyo de Estados Unidos está supeditado a una reforma real. Para ello, las administraciones estadounidenses deben aceptar que sus intereses nacionales están menos seguros con personas como Bin Salman y que, en realidad, los aliados de Estados Unidos deben reflejar los valores de Estados Unidos, no los de sus rivales.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioReportajes y Análisis

Abderrahmane Amor es un antiguo miembro del personal de la Campaña Bernie Sanders para la presidencia y un estudiante de doctorado en el departamento de ciencias políticas de la Universidad de Texas Tech.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines