Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Quién puede olvidar el orgullo de Bin Salman al lanzar su guerra contra Yemen?

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, en una reunión durante la Cumbre del G20 en Osaka el 28 de junio de 2019 [BRENDAN SMIALOWSKI/AFP vía Getty Images].

No puedo olvidar la imagen del príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman de pie en la sala de mando del Ministerio de Defensa en Arabia Saudí el 25 de marzo de 2015 y, orgulloso como un pavo real, anunciando la creación de una coalición árabe liderada por el Reino para restaurar la legitimidad en Yemen y derribar el golpe de Estado de los Hutíes. El nombre dado a la operación militar de la coalición en Yemen fue Operación Tormenta Decisiva. Algunos de los países nombrados dentro de la coalición no sabían nada de ella hasta el anuncio de Bin Salman. Los más afortunados lo supieron unas horas antes.

Tampoco puedo olvidar la aparición diaria del general de división Ahmad Asiri, el portavoz de la coalición. Se limitó a regodearse de los misiles saudíes que impactaban en lo más profundo del territorio yemení.

Resulta irónico que Arabia Saudí y su aliado, los EAU, hayan liderado las contrarrevoluciones en los países árabes, pero que apoyen al gobierno legítimo de Yemen y a su presidente electo, Abdrabbuh Mansur Hadi, mientras dirigen la guerra contra los golpistas para devolverlo a Yemen. Tampoco apoyaron al gobierno legítimo y electo del presidente Mohamed Morsi en Egipto, optando en cambio por respaldar al golpista.

LEER: Arabia Saudí ha gastado al menos 1.500 millones de dólares en el "lavado de imagen con el deporte"

La verdad, como todo el mundo sabe, es que Arabia Saudí decidió unilateralmente lanzar una guerra contra Yemen, y las operaciones militares fueron llevadas a cabo únicamente por tropas saudíes. Más tarde, los EAU se unieron a ellas, aunque entre bastidores hasta que llegó el momento de su papel previsto en el movimiento de secesión del sur.

La ambición de Bin Salman ha ido demasiado lejos. Cree que Arabia Saudí tiene derecho a liderar el mundo árabe, con su enorme poder económico y un enorme arsenal almacenado. Es hora, piensa, de utilizar estas armas más allá de las fronteras del Reino para cumplir su sueño, que es bastante delirante. El gobernante de facto de Arabia Saudí eligió iniciar las operaciones militares en la noche de la Cumbre Árabe de Sharm El-Sheikh, para que el mundo entero fuera testigo de su poder e influencia, y de su capacidad para movilizar a los países árabes bajo su liderazgo. Quería presentarse como el poderoso héroe a la cabeza de los ejércitos árabes.

Seis años de guerra feroz después, y la legitimidad aún no ha sido restaurada. No se ha ganado nada más que la ruina y la destrucción en Yemen a manos de los más cercanos al pueblo en tierra y en linaje. Cientos de miles de yemeníes han sido asesinados en escuelas, mezquitas y mercados; los misiles lanzados desde la tierra de las Dos Mezquitas Sagradas no han distinguido entre civiles y soldados. El objetivo es eliminar al pueblo yemení, si no con misiles, sí con enfermedades. Incluso el cólera se ha registrado entre los niños, matando a miles, según un informe de la Organización Mundial de la Salud. La hambruna también se ha extendido por el país como consecuencia del injusto bloqueo que le han impuesto Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, cuna del sionismo árabe. La ONU ha informado de que Yemen asiste a la peor crisis humanitaria del mundo; alrededor del 80% de los yemeníes dependen de la ayuda, y la falta de seguridad alimentaria ha provocado la hambruna, totalmente provocada por el hombre.

MBS y MBZ ensucian la guerra de Yemen - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

El príncipe saudí ha destruido Yemen, convirtiendo sus edificios y valles en ruinas y escombros. Ha destruido el patrimonio y la civilización de Yemen y lo ha devuelto a la Edad de Piedra por despecho y odio.

El malicioso Estado conspirador, EAU, tiene una agenda diferente, pero está completamente alineado con el plan regional para desmantelar el Estado yemení. Cuando los dos aliados se enfrentaron, Bin Salman se sintió traicionado por las puñaladas por la espalda de los EAU mientras seguía con sus propios proyectos.

Los EAU tienen ambiciones políticas y geopolíticas, especialmente en Yemen, de ahí sus esfuerzos por dividir el país en dos. Apoya al Consejo de Transición del Sur, que controla el sur de Yemen, por lo que la isla de Socotra y el puerto de Adén quedaron bajo su control. La semana pasada, la ciudad de Al-Moca, en la costa occidental, fue separada de la gobernación de Taiz por el agente de EAU, el general de brigada Tareq Saleh. Los EAU controlan ahora la costa y sus agentes montan guardia sobre Bab al-Mandab, una de las rutas marítimas más importantes del mundo, lo que les proporciona una plataforma de lanzamiento hacia el Cuerno de África.

OPINIÓN: La reconciliación saudí podría llevar a Turquía al lado equivocado del conflicto en Yemen

Para ello, EAU sigue causando estragos y ha establecido prisiones subterráneas secretas, en las que tortura a los yemeníes. Los escuadrones de la muerte matan a los jeques y a los ancianos de los clanes y a las figuras que pertenecen al Partido Islámico, afiliado a los Hermanos Musulmanes, el archienemigo de EAU que quiere eliminar en todos los países árabes.

El arrogante príncipe heredero saudí afirmó en más de una ocasión que la invasión de Saná y su liberación de los houthis sólo llevaría unos días. Su ambición le cegó la realidad, y esto le ha costado caro al Reino.

La milicia Houthi ha cambiado el rumbo y ha llevado la batalla a los saudíes; sus misiles y drones pueden golpear la ciudad natal de Bin Salman, Riad, ya no se limitan a Najran, Jizan, Asir y otras ciudades fronterizas del sur. Arabia Saudí se enfrenta a una amenaza en el corazón del país, así como en sus instalaciones petroleras y aeropuertos vitales. Entre los objetivos se encuentran emplazamientos militares y petrolíferos vitales dentro del Reino, la columna vertebral de la industria saudí y de los ingresos nacionales. Riad, Jeddah, Abha, Jizan, Dammam y Ras Tanura son algunas de las ciudades saudíes que ahora son objetivos fáciles para los Houthis.

Según las estimaciones de Reuters, el Reino gasta unos 175 millones de dólares al mes en bombardeos en Yemen, y otros 500 millones en ataques por tierra. Riad se ha visto obligado a vender 1.200 millones de dólares de sus participaciones en acciones europeas y se ha producido un efecto sin precedentes en las reservas de divisas saudíes.

En resumen, una milicia rebelde ha sido capaz de infligir grandes pérdidas a Arabia Saudí, militares, económicas y humanas. Probablemente nunca sabremos el alcance de estas pérdidas, pero podemos suponer que son mucho más de lo que se ha anunciado. Lejos de Yemen, la reputación internacional de Arabia Saudí también se ha visto afectada por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, que Bin Salman no pudo lavar con dinero manchado de sangre.

 

Muertes en el conflicto de Yemen - Caricatura [Sarwar Ahmed/MonitordeOriente]

Ante la presión internacional, la derrota electoral de Trump -que hizo oídos sordos a los desmanes de Bin Salman en Yemen- y la determinación del presidente estadounidense Joe Biden de poner fin a la guerra en Yemen, el príncipe heredero saudí presentó una iniciativa para acabar con la guerra. La llamó "Iniciativa saudí para la paz en Yemen", y más o menos rogó a los hutíes que la aceptaran.

No creo que sea la solución para poner fin a la crisis en Yemen, pero podría decirse que es un paso hacia ese fin. En cualquier caso, los hutíes lo rechazaron inmediatamente, a pesar de que contenía algunas concesiones importantes por parte de Arabia Saudí. Los hutíes, sin embargo, creen que la iniciativa no se comprometía a levantar el bloqueo impuesto por los saudíes al aeropuerto internacional de Sanaa y al puerto de Hodeidah, por donde pasa el 80% de las importaciones de Yemen, incluyendo combustible y alimentos.

La iniciativa de Bin Salman fue claramente en el momento equivocado para hacer un miserable intento de reducir sus pérdidas, y fue una admisión explícita de derrota. Su error fue que se centró sólo en el aspecto humanitario de la crisis y lo separó de los aspectos políticos y de soberanía que requerirán negociaciones que pueden prolongarse durante muchos años.

Menos de 24 horas después de que se propusiera la iniciativa, se reanudaron los ataques con misiles desde ambos lados. Biden ha eliminado a los Hutíes de la lista de organizaciones terroristas de Estados Unidos, y ahora hablan y actúan desde una posición de fuerza, no de debilidad; como los vencedores que dictan las condiciones antes de ir a la mesa para una solución política. Ciertamente no son la parte derrotada, así que ¿por qué deberían dejar de disparar y rendirse? Es más probable que continúen su ataque en Marib, lo que determinará la solución política, y no al revés.

OPINIÓN: Reino Unido debe reducir la venta de armas a Arabia Saudí tras el informe Khashoggi

Bin Salman pensaba que controlaba las decisiones sobre la guerra y la paz, pero no se dio cuenta de que el Yemen de hoy es diferente al de hace seis años, cuando lanzó su guerra. Y que los hutíes se han convertido hoy en parte de una alianza regional, en la que está presente Irán, con todo lo que ello conlleva. Estados Unidos está utilizando la crisis de Yemen como una carta para mejorar su posición negociadora regional.

Por eso es difícil salir de la crisis yemení con una iniciativa política, unilateralmente, mientras la otra parte la rechaza. Debe haber un entendimiento regional entre Arabia Saudí e Irán, y la aprobación internacional, para detener la guerra en Yemen. No creo que se detenga hasta que se haya decidido la batalla en Marib, pero Dios lo sabe mejor.

Parafraseando al maravilloso poeta Nizar Qabbani, Bin Salman se ha ahogado en el atolladero de Yemen que él mismo ha creado. Es como si dijera: "Me ahogo, me ahogo, me ahogo. Si hubiera sabido mi final, no habría empezado".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines