Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Punto común de Israel: Por qué Israel continuará bombardeando Gaza

El personal del centro y personas con discapacidad inspeccionan el edificio dañado de la Confederación de Personas con Discapacidad, que fue el único centro para atender a las personas discapacitadas en Rafah, después de los ataques de Israel contra Gaza en Rafah, Gaza, el 7 de mayo de 2019 [Agencia Ali Jadallah / Anadolu]

El 4 de mayo, Israel lanzó una serie de ataques aéreos mortales en la asediada Franja de Gaza, lo que provocó una respuesta de varios grupos de resistencia. Al menos 25 palestinos murieron y cerca de 200 personas resultaron heridas en los ataques israelíes. Cuatro israelíes también murieron por misiles palestinos.

Los enfrentamientos fueron instigados por Israel, cuando el ejército israelí mató a cuatro palestinos en Gaza el 3 de mayo. Dos fueron asesinados mientras protestaban a lo largo de la valla que separa a Gaza de Israel. Estaban participando en la Gran Marcha de Retorno, una prolongada protesta no violenta palestina que exige el fin del asedio israelí. Los otros dos murieron en un ataque aéreo israelí que tenía como objetivo un puesto de Hamás en el centro de la Franja de Gaza.

¿Por qué Netanyahu eligió ese momento para bombardear Gaza? Habría tenido más sentido atacar Gaza en el período previo a las elecciones generales. Durante meses antes de las elecciones del 9 de abril, Netanyahu fue repetidamente acusado de ser blando con Hamás.

Aunque desesperado por obtener votos, Netanyahu se abstuvo de realizar una gran operación contra Gaza, debido al riesgo inherente de tales ataques, como se vio en la fallida incursión israelí en Khan Younis el 11 de noviembre. De haber fracasado, Netanyahu podría haber perdido unas elecciones muy disputadas.

Leer: Thousands march for Palestine in London 

Después de una victoria, el primer ministro israelí, que pronto será el más antiguo en el cargo, tiene la ventaja política necesaria para lanzar guerras a su antojo.

La política israelí destacó en gran medida en el último ataque de Gaza.

Netanyahu está en las últimas fases de formar una nueva coalición, otro gobierno de la extrema derecha, fanáticos religiosos y políticos ultranacionalistas que, según admite, no es fácil.

“No es un trabajo simple, y hay diferentes aspectos: repartir carteras, controlar el presupuesto estatal y muchos otros desafíos”, dijo Netanyahu en una reunión del partido Likud el 30 de abril.

Si Netanyahu tiene éxito, formará su quinto gobierno, cuatro de ellos consecutivamente. Sin embargo, su principal desafío es reconciliarse entre los diversos socios potenciales de la coalición.

Pregnant mother and 14-month-old daughter were killed by an Israeli air strike on Gaza - Cartoon [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Una madre embarazada y su hija de 14 meses murieron a causa de un ataque aéreo israelí en Gaza – Viñeta [Sabaaneh / MiddleEastMonitor]

Netanyahu desea incluir seis partidos en su nuevo gobierno: el suyo, el Likud, con 35 escaños en el Knéset israelí (parlamento); partidos extremistas religiosos: Shas (8 escaños), Judaísmo de Torah Unido (8), Yisrael Beiteinu del ultranacionalista Avigdor Lieberman (5), la recién formada Unión de Partidos de Derecha (5) y el centrista Kulanu con 4 escaños.

“Netanyahu está dispuesto a incluir a los seis partidos en su gobierno para proporcionar una apariencia de estabilidad y evitar una mayoría estrecha que estará a merced de un solo partido descontento que amenaza con abandonar”, informó el periódico israelí Jerusalem Post.

Pero, ¿cómo puede Netanyahu mantener la paz entre aliados tan diferentes y qué relevancia tiene para el bombardeo de Gaza?

Netanyahu bombardeó Gaza porque es la única demanda unificadora entre todos sus aliados. Necesitaba asegurarles su compromiso de mantener la presión sobre la resistencia palestina, mantener el asedio en Gaza y garantizar la seguridad de las ciudades y asentamientos del sur de Israel.

Leer: Israeli navy detains 3 fishermen off Gaza coast

Salvo eso, hay poco que estos grupos tengan en común. Yisrael Beiteinu de Lieberman y los partidos ultraortodoxos apenas están de acuerdo en algunas cuestiones fundamentales. Por ejemplo, Lieberman ha estado presionando por un proyecto de ley que requiera el reclutamiento ultraortodoxo en el ejército israelí, rechazado rotundamente por los aliados religiosos de Netanyahu.

Aunque el desempeño electoral del partido de Lieberman fue apenas impresionante, su influencia va más allá de los números. Lieberman renunció a su cargo como ministro de Defensa en noviembre pasado en protesta por la supuesta “rendición ante el terrorismo” de Netanyahu, pero formó una fuerte alianza con las ciudades del sur de Israel que bordean la franja de Gaza.

Durante años, Lieberman ha expresado su solidaridad con ellos y, a cambio, ha manipulado esto cada vez que desea presionar o desafiar al Primer Ministro.

Lieberman ha explotado la idea entre residentes y colonos en el sur de Israel y la ocupada Cisjordania de que están siendo maltratados en comparación con sus compatriotas en otros lugares.

Gaza after Israeli strikes on 5 May, 2019 [Mohammed Asad/Middle East Monitor]

Gaza después de los ataques israelíes el 5 de mayo de 2019 [Mohammed Asad / Middle East Monitor]

Tras una tregua entre Israel y las facciones de Gaza en noviembre pasado, por ejemplo, cientos de colonos protestaron por su “estatus de segunda clase”, exigiendo un mayor apoyo del gobierno para proteger su “seguridad” contra Gaza. Curiosamente, estas ciudades fronterizas han estado en el centro de un importante crecimiento económico y demográfico en los últimos años, lo que ha sido estimulado por las inversiones del gobierno israelí en el área.

Al verse a sí mismos como los herederos de los fundadores sionistas de Israel, los residentes de estas ciudades creen que son los defensores de la visión sionista.

A pesar de sus continuas quejas, las comunidades del sur de Israel han experimentado un crecimiento constante en las oportunidades económicas, y de este modo la población. Este hecho ha colocado a estas áreas en el centro del radar de los políticos israelíes, todos tratando de complacer a sus líderes y obtener el apoyo de sus sectores económicos enormemente en expansión.

Leer: Israel da la vuelta a los hechos

Esta reciente fuerza electoral ha hecho de las demandas y expectativas de los líderes de la comunidad del sur de Israel un foco de atención en la política general de Israel.

Por lo tanto, no es sorprendente que una de las condiciones impuestas por Lieberman para unirse a la coalición de Netanyahu sea la intensificación del asedio israelí en Gaza y la liquidación de la resistencia de Gaza.

Aunque Benny Gantz, el líder del Partido Azul y Blanco de centro, ha perdido las elecciones, desea mantenerse relevante en la política general apaciguando a los colonos judíos y residentes del sur de Israel. Durante el ataque del ejército israelí en Gaza el 4 de mayo, Gantz se unió al coro pidiendo más sangre palestina.

“Debemos atacar con fuerza, de manera intransigente, de cualquier manera que recomiende el ejército, con consideraciones militares y de inteligencia”, dijo al Canal 13 de Israel. “Debemos restaurar la disuasión que se ha deteriorado catastróficamente durante más de un año”.

Tras la muerte de cuatro israelíes como resultado de los misiles de Gaza, los políticos israelíes compitieron para mostrar su apoyo a los residentes del sur, exigiendo aún más violencia. La euforia del apoyo inspiró al alcalde de Sderot, Alon Davidi, a pedir  la invasión de Gaza.

El último ataque a Gaza estaba destinado a servir los intereses de todos los socios posibles de la coalición de Netanyahu. Por desgracia, aunque se haya declarado una tregua, se debería esperar más violencia israelí una vez que se forme la coalición porque, para que Netanyahu mantenga felices a sus socios, tendría que seguir atacando a Gaza de manera persistente.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis