Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Todos somos culpables de la decisión de Trump sobre Jerusalén

Las fuerzas de ocupación israelíes detienen a una manifestante durante las protestas contra a decisión de Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, el pasado 9 de diciembre de 2017. [Salih Zeki Fazlıoğlu/Anadolu Agency]

Han pasado dos semanas desde que el presidente estadounidense Donald Trump declarara el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel por parte de su gobierno, y las protestas siguen en pie en los territorios ocupados; sin embargo, en el resto del mundo, la gente ya guarda silencio.

Se produjeron condenas y manifestaciones y se escucharon voces de enfado en cuanto se tomó la decisión, pero, ahora, hemos vuelto a nuestra vida normal, viendo las noticias, enfadados por el derramamiento de sangre, la injusticia y el racismo descarado, pero, ¿qué hacemos al respecto?

Ginetta Sagan, activista en defensa de los derechos humanos, pronunció las famosas palabras: “Frente a la injusticia, el silencio es cómplice del opresor”. ¿A cuántos de nosotros nos gustaría que nos vieran apoyar las políticas de Trump o al régimen de apartheid israelí?

Imagino que, al igual que yo, estaríais horrorizados.

Pero, ¿qué podemos hacer? ¿Qué consiguen las manifestaciones?

En un pasado no tan lejano, los palestinos se lanzaron a las calles de la Jerusalén ocupada y de Cisjordania y la Franja de Gaza, y exigieron sus derechos sobre la sagrada mezquita musulmana de Al-Aqsa. Tras dos semanas de perseverancia, consiguieron lo que pedían.

Leer: La condición árabe y la perseverancia palestina en Jerusalén

De nuevo, más de cinco meses después, los palestinos oprimidos han salido a las calles. Y, de nuevo, no luchan sólo por sus derechos; luchan por un derecho que todos exigimos y que muchas veces damos por sentado. Están plantando cara a la opresión y enfrentándose a la desigualdad; están conservando el derecho de musulmanes y cristianos a acceder a algunos de los sitios sagrados más antiguos del planeta.

Están luchando, mirando más allá de todo lo que han sufrido, de sus muertos, sus heridos y las amenazas que han recibido sus familias.

Esta semana, las fuerzas de ocupación israelíes detuvieron a una adolescente palestina de 16 años porque se negó a dejar que las fuerzas se escondieran en las tierras de su familia antes de tender una emboscada a los manifestantes y atacarlos.

Una foto de noviembre de 2012 muestra a Ahed Tamimi haciendo frente a los soldados israelíes en Ramallah, Cisjordania. [QAIS ABUSAMRA/Anadolu Agency]

Ahed Tamimi forma parte de una nueva generación de guerreros y guerreras palestinos cuyas vidas se han visto tan oprimidas por la ocupación que tienen poco más que esperar que la promesa de la libertad si continúan resistiendo.

Sus padres dicen que la han educado para que se enfrentara a la injusticia, a toda, sin importar dónde. Su casa ha sido saqueada, sus pertenencias, robadas, y su madre ha sido detenida. Sin embargo, su familia sigue luchando.

Quizá nos resulta demasiado fácil apartar la mirada del horror que es la vida en la Palestina ocupada y centrarnos en nuestros problemas diarios. Vacaciones, navidades, los planes para fin de año.

Pero, ¿cómo ignorar el hecho de que la tierra amenazada es la tierra en la que nació el profeta del cristianismo y, por lo tanto, de la navidad, donde resucitó y donde realizó sus milagros, según la Biblia?

La decisión de Trump sobre Jerusalén ha librado al presidente de Estados Unidos de planes inminentes para ser imputado, pero no debemos permitir que esto suceda sin hacer todo lo posible porque sea responsabilizado de sus acciones.

Leer: Contundente rechazo de la Asamblea General de Naciones Unidas al reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel

Los palestinos se han sacrificado por una causa justa que apoyan las masas de todo el mundo. Es hora de que nos levantemos y les ayudemos, respondiendo a sus gritos de ayuda – alzando nuestras voces en contra de las injusticias que sufren y haciendo todo lo que esté en nuestra mano por llevar la paz al conflicto más viejo de Oriente Medio.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBlogsIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUN