Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Saddam Hussein cayó. Entonces la violencia en Irak se disparó

El mayor de los marines estadounidenses Bull Gurfein (dcha.) retira un póster del presidente iraquí Saddam Hussein el 21 de marzo de 2003 en Safwan, Irak. [Chris Hondros/Getty Images]

Cuando las fuerzas dirigidas por Estados Unidos derrocaron a Sadam Husein en 2003, Adel Amer celebró lo que creía que marcaba el final de dos décadas de guerra y aislamiento bajo las sanciones que habían puesto de rodillas a Irak y a su pueblo.

"Bailaba como un loco y no podía creer que Sadam se hubiera ido. Me sentía como un pájaro liberado de una jaula", dijo Amer.

Pero resultó ser sólo el comienzo de otra era de conflicto y caos que vio una insurgencia, el auge de la violencia islamista y luchas sectarias que agravaron el sufrimiento de Amer, ahora de 63 años, y su familia.

Los problemas de Amer empezaron mucho antes de la invasión estadounidense, lanzada el 20 de marzo de 2003. Había desertado del ejército durante la guerra de Sadam contra Irán en la década de 1980.

"Estaba harto de enfrentarme a la muerte todo el tiempo y de ver a mis amigos muertos o mutilados por los intensos bombardeos iraníes", dijo Amer.

Luchó contra las lágrimas mientras hablaba con Reuters y sacaba una vieja foto de él y sus compañeros cuando tenía 20 años, dentro de una trinchera durante el conflicto, que se cobró un millón de vidas.

LEER: La emboscada de estadounidenses en Irak ridiculiza la "Misión Cumplida" 

"Me dije a mí mismo que había llegado el momento de huir del Ejército. Era consciente de que me ejecutarían si me cogían, pero seguir vivo merecía la pena y lo hice. Por eso estoy vivo hoy", dijo Amer, de barba blanca, con aspecto débil y cansado tras toda una vida de penurias.

Amer huyó de su casa familiar en una zona rural cercana al aeropuerto de Bagdad para vivir en un huerto propiedad de su cuñado. Se dejó crecer una larga barba y trabajó como agricultor para evitar ser detectado por las fuerzas de seguridad de Sadam.

Se arriesgó de nuevo en 1990-1991, cuando las fuerzas de Sadam invadieron su vecino Kuwait, lo que convirtió a Irak en un paria.

Una coalición liderada por Estados Unidos machacó a las fuerzas iraquíes, y Naciones Unidas impuso sanciones a Irak durante más de una década.

Amer evitó el servicio militar durante los siete meses que duró la ocupación iraquí de Kuwait, incluso después de que Sadam decretara que a los desertores se les cortaría parte de la oreja o se les marcaría una X en la frente.

Era odiado por sus antiguos compañeros del ejército y por la mayoría de los vecinos de su barrio, aunque nadie lo entregó porque sabían que se enfrentaría a la ejecución.

"Sufrí mucho y a veces pensaba en acabar con mi vida, pero me decía a mí mismo que siempre hay una esperanza, aunque fuera pequeña".

Cuando terminó la larga dictadura de Sadam en 2003, Amer organizó una extravagante fiesta en su casa. Nunca más tendría que correr por su vida, ahora que las tropas estadounidenses habían tomado el control del país, eso pensaba.

El presidente estadounidense George W. Bush y sus generales prometieron una democracia floreciente y una economía próspera, en agudo contraste con el régimen de Sadam, en el que se torturó y asesinó a inocentes y se despilfarraron miles de millones de petrodólares.

En lugar de eso, hubo más violencia. Al Qaeda inició una insurgencia devastadora, lanzando bombas y decapitando personas. Pronto, Irak se vería inmerso en una guerra civil sectaria en 2006-2008, principalmente entre suníes y chiíes. Se veían cadáveres flotando en los ríos.

En busca de sus seres queridos

Amer y millones de personas más vivirían atemorizadas, una vez más, mientras grupos militantes suníes y milicias chiíes, muchos de ellos respaldados por la potencia regional, Irán, aterrorizaban a los iraquíes y luchaban contra las tropas estadounidenses.

En octubre de 2004, insurgentes suníes afiliados a Al Qaeda secuestraron al padre, al hermano y al primo de Amer en el campo familiar mientras trabajaban, y se los llevaron a un destino desconocido sólo porque eran chiíes.

LEER: Los iraquíes relatan su lucha tras la caída de Sadam Husein 

"Estaba conmocionada y desolada, temiendo que les ocurriera lo peor a mi padre, a mi hermano y a mi primo. No estaba preparada para volver a vivir con miedo", declaró Amer.

Amer pasó cerca de un año intentando determinar si sus familiares estaban vivos o muertos, visitando a menudo el depósito de cadáveres de Bagdad, donde llegaban los cuerpos desconocidos de los muertos en la violencia comunal.

"Alrededor de un año después del secuestro de mi padre con un hermano y un primo, la policía vino a mi casa y me pidió que fuera a la morgue central de Bagdad, después de que encontraran los restos de tres cadáveres tirados en un pantano no muy lejos de mi zona".

Amer recordó cómo fue a la morgue de Bagdad y vio cadáveres apilados unos encima de otros por todo el edificio.

"Conocí un cadáver por el reloj que aún tenía alrededor del hueso de la muñeca. Era de mi hermano Kadhim", dijo.

Cogió los cadáveres y los enterró al día siguiente en la ciudad chiíta de Nayaf e instaló una carpa funeraria justo en el mismo lugar donde celebró la desaparición de Sadam en 2003.

Amer volvió a esconderse. Rara vez salía, salvo para comprar comida para su mujer y sus tres hijas.

Con el tiempo, la vida mejoró.

Amer encontró trabajo en una empresa de construcción extranjera en 2010.

Pero tres años después llegaron más problemas. Amer fue detenido por una milicia cercana a Asaib Ahl Al Haq, apoyada por Irán, y fue golpeado y arrojado al borde de una carretera con un brazo, una costilla y tres dientes rotos.

"Me dijeron que no debía trabajar para una empresa estadounidense porque eso me convertiría en un espía", relató.

"Fue muy duro para mí aceptar esta situación. Me dije a mí mismo que no había sufrido mucho bajo el régimen de Sadam para acabar perdiendo a miembros de mi familia a manos de terroristas y luego torturado y humillado por mis compañeros chiíes, sólo porque soñaba con una vida mejor."

Amer dejó su trabajo temiendo por su vida y decidió huir a Turquía en 2015. Pagó 5.000 dólares por un pasaporte falso para huir a Europa a través de Grecia, pero la policía del aeropuerto de Atenas lo atrapó y encarceló durante una semana y luego lo envió de vuelta a Turkiye.

"Estaba harto de mi país. Para mí era un infierno quedarme en Irak y decidí seguir intentando emigrar aunque me costara la vida", dijo.

En 2016, la policía turca detuvo un autobús propiedad de un traficante turco de migrantes ilegales con 20 iraquíes, entre ellos Amer a bordo, que intentaban cruzar a Grecia en embarcaciones. Amer dijo que se vio obligado a regresar a Irak un mes después, donde ahora vive con el temor de que el grupo chií le dé caza.

Amer afirmó que sigue decidido a abandonar Irak, dos décadas después de que tropas estadounidenses e iraquíes derribaran una estatua de Sadam Husein en el centro de Bagdad.

"Estuve escondido bajo el régimen de Sadam, y ahora estoy escondido de nuevo", dijo. "Antes de la invasión, sólo había un Sadam. Hoy hay muchos más".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakOriente MedioRegión
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines