Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos no mienten: cómo hacer frente a la violencia de la deslegitimación mediática

Periodistas palestinos protestan contra los ataques a sus colegas en el barrio anexionado de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este, el 28 de mayo de 2021. [AHMAD GHARABLI/AFP vía Getty Images].

El 19 de enero, en una de sus frecuentes redadas en Cisjordania ocupada, el ejército israelí detuvo al periodista palestino Abdul Muhsen Shalaldeh cerca de la ciudad de Al-Jalil (Hebrón). Se trata de la última de las asombrosas violaciones de los derechos de los periodistas palestinos y de la libertad de expresión.

Unos días antes, el director del Sindicato de Periodistas Palestinos (SPP), Naser Abu Baker, compartió algunas trágicas estadísticas durante una conferencia de prensa en Ramala. "Cincuenta y cinco reporteros han muerto, por disparos o bombardeos israelíes, desde el año 2000", señaló. Cientos más resultaron heridos, fueron detenidos o encarcelados. Aunque chocante, gran parte de esta realidad está censurada en los principales medios de comunicación.

El asesinato por soldados de ocupación israelíes de la veterana periodista palestina Shireen Abu Akleh, el 11 de mayo del año pasado, fue una excepción, en parte debido a la influencia mundial de su empleador, la cadena Al Yazira. Sin embargo, Israel y sus aliados se esforzaron por ocultar la noticia, recurriendo a la táctica habitual de difamar a quienes desafían la narrativa israelí.

Los periodistas palestinos pagan un alto precio por llevar a cabo su misión de difundir la verdad sobre la continua opresión israelí de los palestinos. Su trabajo no sólo es fundamental para una cobertura mediática buena y equilibrada, sino también para la propia causa de la justicia y la libertad en Palestina.

En un informe del 17 de enero, el PJS detallaba algunas de las terribles experiencias de los periodistas palestinos. "Decenas de periodistas fueron objetivo de las fuerzas de ocupación y los colonos durante el año pasado, que [registró] el mayor número de ataques graves contra periodistas palestinos".

Sin embargo, el daño infligido a los periodistas palestinos no es sólo físico y material. También están constantemente expuestos a una amenaza muy sutil, pero igualmente peligrosa: la deslegitimación constante de su trabajo.

La violencia de la deslegitimación

Una de las autoras de este artículo, Romana Rubeo, asistió el 18 de enero a una reunión a puerta cerrada de más de 100 periodistas italianos, cuyo objetivo era asesorarles sobre cómo informar con precisión sobre Palestina. Rubeo hizo todo lo posible por transmitir algunos de los hechos que se comentan en este artículo, algo que hace a diario como redactora jefe de Palestine Chronicle.

Sin embargo, una veterana periodista israelí, a menudo elogiada por sus valientes reportajes sobre Palestina, lanzó una bomba al sugerir que, aunque la verdad está del lado de los palestinos, no se puede confiar totalmente en ellos en cuanto a los pequeños detalles. Los israelíes, dijo, son más fiables en las cosas pequeñas, pero mienten en las grandes.

LEER: Netanyahu insiste en que el principal problema es Irán, mientras resuenan en sus oídos las advertencias de "guerra civil"

Por escandalosa -de hecho, orientalista- que pueda parecer esta forma de pensar, queda empequeñecida por la máquina de hasbara (propaganda) del gobierno israelí, operada por el Estado.

¿Es cierto que a los palestinos no se les pueden confiar los pequeños detalles? Cuando Abu Akleh fue asesinada, no era la única periodista atacada en Yenín. Su compañero, otro periodista palestino, Ali Al-Samoudi, estaba allí y también fue herido en la espalda por una bala israelí.

Al-Samoudi fue el principal testigo presencial de lo ocurrido aquel día. Dijo a los periodistas desde la cama del hospital que no había combates en la zona; que él y Shireen llevaban chalecos de prensa claramente marcados; que los soldados israelíes les habían disparado intencionadamente; y que los combatientes palestinos no se encontraban cerca del lugar desde el que les dispararon.

Todo esto fue desestimado por Israel y, a su vez, por los principales medios de comunicación occidentales. A los palestinos, recuerdan, "no se les pueden confiar los pequeños detalles".

Sin embargo, las investigaciones de grupos internacionales de derechos humanos y, finalmente, una tímida admisión israelí de su posible culpabilidad, demostraron que el relato de Al-Samoudi era la versión más honesta de lo ocurrido aquel fatídico día. Episodios similares se han repetido cientos de veces a lo largo de los años en los que, desde el principio, las opiniones palestinas se han tachado de falsas o exageradas y la versión israelí se ha adoptado como la única verdad posible, sólo para que esta "verdad" se revele, finalmente, como una mentira, autentificando así cada vez la versión palestina. Muy a menudo, los hechos se revelan demasiado pronto y demasiado tarde.

El asesinato del palestino Mohammed Al-Durrah, de 12 años, en 2000, sigue siendo hasta hoy el episodio más vergonzoso de la parcialidad de los medios de comunicación occidentales. El niño fue asesinado por las tropas de ocupación israelíes en Gaza mientras su padre intentaba protegerlo. Esto ocurrió a la vista de todos los medios de comunicación. Básicamente se culpó de su muerte a los palestinos, antes de que se reescribiera la narración del asesinato para sugerir que murió en un "fuego cruzado". Esa versión de la historia cambió finalmente por la aceptación a regañadientes de la información palestina del incidente. Sin embargo, la historia no terminó ahí, ya que la hasbará sionista continuó impulsando su narrativa, difamando a quienes adoptaban la versión palestina como antiisraelíes o incluso "antisemitas".

(Sin) permiso para narrar

El periodismo palestino ha demostrado su eficacia en los últimos años -la cobertura de las ofensivas militares israelíes contra Gaza es un ejemplo de ello- gracias al poder de las redes sociales y su capacidad para difundir información directamente a los consumidores de noticias. Aun así, los retos siguen siendo grandes.

Casi cuatro décadas después de la publicación del ensayo de Edward Said "Permiso para narrar", y más de diez años después del poema seminal de Rafeef Ziadah "Enseñamos la vida, señor", parece que, en algunas plataformas mediáticas y en algunos entornos políticos, los palestinos siguen necesitando obtener permiso para narrar. En parte, esto se debe al racismo antipalestino que sigue imperando, así como a que, según el juicio de un periodista supuestamente propalestino, no se puede confiar en los palestinos para los pequeños detalles.

Sin embargo, hay algo de esperanza en esta historia. Existe una nueva, empoderada y valiente generación de activistas palestinos -autores, escritores, periodistas, blogueros, cineastas y artistas- que están más que cualificados para representar a los palestinos y presentar un discurso político cohesionado, no faccioso y universal sobre Palestina.

La búsqueda de la verdad de una nueva generación

Israel no investigará el asesinato de un periodista palestino - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

En efecto, los tiempos han cambiado y los palestinos ya no necesitan filtros, es decir, que hablen en su nombre porque se supone que los palestinos son inherentemente incapaces de hacerlo.

Hace poco entrevistamos a dos representantes de esta nueva generación de periodistas palestinos; dos voces fuertes que abogan por una auténtica presencia palestina en los medios de comunicación internacionales: los periodistas y editores Ahmed Alnaouq y Fahya Shalash.

Shalash es una reportera afincada en Cisjordania, que habló de la cobertura mediática basada en las prioridades palestinas, aportando muchos ejemplos de historias importantes que a menudo quedan sin cubrir. "Las mujeres palestinas tenemos muchos obstáculos en nuestra vida y [todos] están relacionados con la ocupación israelí, porque es muy peligroso trabajar como periodista", explicó. "El mundo entero vio lo que le ocurrió a Shireen Abu Akleh por informar de la verdad sobre Palestina".

Entiende que ser palestina e informar sobre Palestina no es sólo una ocupación profesional, sino también una experiencia emocional y personal. "Cuando trabajo y hablo por teléfono con las familias de presos o mártires palestinos, a veces rompo a llorar".

Las historias sobre abusos y agresiones a mujeres palestinas por parte de soldados israelíes apenas son un tema mediático. "Israel se pone la máscara de la democracia, fingiendo que se preocupa por los derechos de las mujeres, pero eso no es en absoluto lo que ocurre aquí", señaló la periodista palestina. "Las fuerzas de seguridad israelíes golpean a las periodistas palestinas porque son físicamente más débiles; y las maldicen con un lenguaje muy inapropiado. Las fuerzas israelíes me detuvieron para interrogarme. Esto afectó a mi trabajo. Me amenazaron diciéndome que si seguía mostrándoles como criminales en mi trabajo, me impedirían ser periodista".

El precio de traicionar a Palestina: los marroquíes desafían la normalización con Israel

Esto no se refleja en los medios de comunicación occidentales, añadió Shalash. "No paran de hablar de los derechos de la mujer y de la igualdad de género, pero nosotros [los palestinos bajo ocupación israelí] no tenemos derechos en absoluto. No vivimos como en cualquier otro país".

Alnaouq dirige la organización con sede en Palestina No Somos Números. Explicó cómo los principales medios de comunicación nunca permiten que las voces palestinas estén presentes en su cobertura. Incluso los artículos escritos por palestinos están "muy" editados. "También es culpa de los editores. A veces cometen grandes errores. Cuando matan a un palestino en Gaza o Cisjordania, los editores deberían decir quién es el autor, pero estas publicaciones suelen omitir esta información. No mencionan a Israel como autor. Tienen algún tipo de agenda que quieren imponer".

Cuando se le preguntó cómo cambiaría la cobertura de Palestina si trabajara como redactor en una publicación occidental de gran tirada, Alnaouq respondió: "Simplemente diría la verdad. Y eso es lo que queremos como palestinos. Queremos la verdad. No queremos que los medios occidentales sean parciales hacia nosotros y ataquen a Israel, sólo queremos que digan la verdad como debe ser".

Dar prioridad a Palestina

Sólo las voces palestinas pueden transmitir las emociones de las historias de alta tensión sobre Palestina, historias que nunca llegan a la cobertura de los principales medios de comunicación. Incluso cuando esas historias llegan, a menudo carecen de contexto, dan prioridad a los puntos de vista israelíes -cuando no a las mentiras- y, en ocasiones, omiten por completo a los palestinos. Sin embargo, como sigue demostrando el trabajo de Abu Akleh, Al-Samoudi, Alnaouq, Shalash y cientos de otros, los palestinos están cualificados para producir periodismo de alta calidad, con integridad y profesionalidad.

Es esencial que los palestinos estén en el centro de la narrativa palestina en todas sus manifestaciones. Es hora de romper con la vieja forma de pensar que veía al palestino como incapaz de narrar, o como un lastre para su propia historia; como personajes secundarios que pueden ser reemplazados o sustituidos por quienes se consideren más creíbles y veraces. Todo lo que no sea esto puede confundirse, con razón, con el pensamiento orientalista de una época pasada; o algo peor.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines