Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Bibi y su socio, Itamar Ben-Gvir

El presidente de Israel, Isaac Herzog (delante a la derecha), el primer ministro Benjamin Netanyahu (delante a la izquierda) posan con otros ministros del 37º gobierno de Israel para hacerse una foto de grupo con el presidente y el primer ministro en la residencia del presidente en Jerusalén el 29 de diciembre de 2022. [Oficina de Prensa del Gobierno israelí/Anadolu Agency]

En cuanto el ex primer ministro israelí Yair Lapid abandonó el podio, Benjamin Netanyahu (Bibi) y sus ministros empezaron a "arruinar" Israel, en contra de la advertencia de Lapid. Netanyahu, que alardeaba de que pronto haría las paces con Arabia Saudí, se encontró con que perdía los Emiratos Árabes Unidos (EAU) debido a su ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir, cuya definición de seguridad suele desconcertar a muchos en Israel y fuera de él.

Muchos críticos en Israel afirman que Bibi no es quien realmente gobierna; son aquellos como Ben-Gvir y el líder del Partido Sionista Religioso Bezalel Smotrich quienes realmente dirigen el gobierno. Netanyahu es sólo un puente temporal que llevará a estos radicales a otro Israel.

Inmediatamente después de asumir su cargo, Bibi se encontró de frente con la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), que aprobó una resolución pidiendo a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que se pronunciara sobre las consecuencias jurídicas de la prolongada ocupación israelí de Cisjordania.

Ben-Gvir, una vez asumido su cargo de ministro, no perdió el tiempo y entró en la mezquita de Al-Aqsa bajo protección policial, jactándose de estar confirmando la identidad judía y la soberanía israelí en lo que él denomina "Monte del Templo". Su intrusión de las 7 de la mañana, que duró 15 minutos, suscitó muchas críticas en Israel y en otras partes del mundo. Sin embargo, el gobierno optó por defender sus acciones, señalando una nueva fase en la historia del lugar sagrado.

LEER: ¿Qué se exige a los palestinos para enfrentarse al gobierno fascista de Netanyahu? 

Ben-Gvir, con sus acciones, se asemeja a alguien que plantó un campo minado sólo para pisar todas y cada una de las minas que hay en él. La primera mina que explotó fue la cancelación de la primera visita internacional de Bibi a los EAU. De hecho, los EAU emitieron una declaración condenando la medida de Ben-Gvir: "Los EAU condenan enérgicamente el asalto al patio de la mezquita de Al-Aqsa por un ministro israelí bajo la protección de las fuerzas israelíes".

En cuanto al socio de paz árabe más antiguo de Israel, Egipto, su ministerio de Asuntos Exteriores: "Advierte de las repercusiones negativas de tales medidas sobre la seguridad y la estabilidad". Jordania, el segundo socio de paz árabe más antiguo de Israel, condenó la visita de Ben-Gvir en los términos "más enérgicos", calificándola de: "Una violación flagrante e inaceptable del derecho internacional y del statu quo histórico y legal de Jerusalén y sus lugares sagrados".

Incluso Turkiye, la primera nación de mayoría musulmana en reconocer formalmente a Israel, que ha emprendido una larguísima marcha para enmendar sus relaciones con Israel, saboteadas por el ataque de comandos del ejército israelí a la ayuda humanitaria turca que se dirigía a Gaza en 2009, dejando nueve ciudadanos turcos muertos, condenó el "acto de provocación" de Ben-Gvir: "Estamos preocupados por el acto de provocación del ministro israelí de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir, hacia la mezquita de Al-Aqsa bajo la protección de la policía israelí, y lo condenamos".

La Organización de Cooperación Islámica (OCI), que representa a 57 países musulmanes, emitió una declaración condenando a Israel y describió la medida como: "Parte de los intentos de Israel, la potencia ocupante, de alterar el estatus histórico y legal existente de la bendita mezquita de Al Aqsa". Responsabilizó a Israel de las repercusiones de la agresión contra el pueblo palestino y: "Lo considera una provocación contra los sentimientos de los musulmanes y una violación flagrante de las resoluciones internacionales pertinentes".

LEER: ¿Quién es más extremista, Ben-Gvir, Smotrich o Netanyahu? 

Ben-Gvir, con sus acciones, se asemeja a alguien que plantó un campo minado sólo para pisar todas y cada una de las minas que hay en él. La primera mina que explotó fue la cancelación de la primera visita internacional de Bibi a los EAU. De hecho, los EAU emitieron una declaración condenando la medida de Ben-Gvir: "Los EAU condenan enérgicamente el asalto al patio de la mezquita de Al-Aqsa por un ministro israelí bajo la protección de las fuerzas israelíes".

En cuanto al socio de paz árabe más antiguo de Israel, Egipto, su ministerio de Asuntos Exteriores: "Advierte de las repercusiones negativas de tales medidas sobre la seguridad y la estabilidad". Jordania, el segundo socio de paz árabe más antiguo de Israel, condenó la visita de Ben-Gvir en los términos "más enérgicos", calificándola de: "Una violación flagrante e inaceptable del derecho internacional y del statu quo histórico y legal de Jerusalén y sus lugares sagrados".

Incluso Turkiye, la primera nación de mayoría musulmana en reconocer formalmente a Israel, que ha emprendido una larguísima marcha para enmendar sus relaciones con Israel, saboteadas por el ataque de comandos del ejército israelí a la ayuda humanitaria turca que se dirigía a Gaza en 2009, dejando nueve ciudadanos turcos muertos, condenó el "acto de provocación" de Ben-Gvir: "Estamos preocupados por el acto de provocación del ministro israelí de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir, hacia la mezquita de Al-Aqsa bajo la protección de la policía israelí, y lo condenamos".

La Organización de Cooperación Islámica (OCI), que representa a 57 países musulmanes, emitió una declaración condenando a Israel y describió la medida como: "Parte de los intentos de Israel, la potencia ocupante, de alterar el estatus histórico y legal existente de la bendita mezquita de Al Aqsa". Responsabilizó a Israel de las repercusiones de la agresión contra el pueblo palestino y: "Lo considera una provocación contra los sentimientos de los musulmanes y una violación flagrante de las resoluciones internacionales pertinentes".

LEER: Cómo la UE se somete a la impunidad de Israel 

La segunda mina que detonó Ben-Gvir fue poner más restricciones a los luchadores por la libertad palestinos encarcelados en prisiones de ocupación ilegal israelíes, entre ellas escribir, aprender y celebrar sus salidas de prisión con sus seres queridos. La tercera mina es criminalizar el izado de la bandera palestina, lo que implicará a la policía y al ejército israelíes en un deber represivo y sin sentido y enfurecerá a la población palestina.

Pero ahora, si eres un martillo, ves a todas las personas como clavos. Las mismas prácticas que la ocupación ilegal israelí lleva utilizando más de 50 años en Cisjordania, Ben-Gvir pretende utilizarlas contra sus compatriotas judíos israelíes que pretenden manifestarse contra el gobierno de Tel Aviv, incluidos los ex ministros y el primer ministro, que se atrevieron a salir a la calle y manifestarse contra el gobierno.

Hace un año, cuando escribí que se avecinaba una guerra civil en el horizonte israelí, muchos lo consideraron una exageración. Hoy, los principales políticos y dirigentes israelíes advierten contra la guerra civil. El proverbio egipcio dice: "El que invoca al demonio lo disipa". ¿Podrá hacer algo en este sentido Estados Unidos, que vuelve a abalanzarse sobre Israel para salvarlo de sí mismo?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión
Show Comments

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines