Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué se exige a los palestinos para enfrentarse al gobierno fascista de Netanyahu?

Activistas se reúnen para una protesta contra la coalición de gobierno que negocia el ex primer ministro israelí y líder del partido Likud, Benjamin Netanyahu, en Jerusalén, el 12 de diciembre de 2022. [Mostafa Alkharouf - Anadolu Agency].

Con la aprobación por parte del gobierno fascista de Netanyahu de un conjunto de sanciones económicas y políticas contra nuestro pueblo, la principal de las cuales es la confiscación de 39 millones de dólares en fondos de compensación que debían entregarse a las familias de los sionistas muertos en operaciones de la resistencia palestina, a la incautación del valor de las sumas pagadas a los prisioneros y a las familias de los mártires palestinos en 2022, y congelar la construcción palestina en la zona C, que constituye el 60% de la Cisjordania ocupada, con el pretexto de que los palestinos acudan a la CIJ, el gobierno extremista de Netanyahu ha comenzado realmente a aplicar sus políticas hostiles contra el pueblo palestino y a imponer su visión extremista para acabar con la causa palestina.

Las decisiones antipalestinas del gobierno de Netanyahu se produjeron poco después de que el ministro extremista israelí de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir, irrumpiera en los patios de la mezquita de Al-Aqsa e hiciera declaraciones provocadoras desde el interior del lugar sagrado musulmán sobre la supuesta santidad del llamado "Monte del Templo" para los judíos. También hizo declaraciones hostiles contra presos palestinos desde el interior de la prisión de Nafha, amenazando con intensificar las condiciones de los presos. A continuación, decenas de presos fueron trasladados a celdas de aislamiento. Todos estos son indicios de que, en la actualidad, el pueblo palestino se enfrenta a un gobierno fascista y racista, que parece tener prisa por resolver el conflicto con los palestinos por la fuerza. Esto es evidente apenas unos días después de la toma de posesión del nuevo gobierno; en un claro indicio de que las advertencias de una confrontación con la ocupación se intensifican día a día.

Dadas las políticas de este gobierno extremista, y las declaraciones fascistas de sus ministros, pretenden imponer el control judío exclusivo sobre la mezquita de Al-Aqsa, construir una sinagoga dentro de sus patios y exigir la imposición de la pena de muerte contra los presos palestinos. Todo ello junto con su apoyo declarado a las ejecuciones ilegales cometidas por los soldados de ocupación en Cisjordania y Jerusalén. Legitiman los puestos avanzados de asentamiento en Cisjordania ocupada y lanzan amenazas racistas contra nuestro pueblo en los territorios palestinos ocupados. También están decididos a judaizar las regiones del Néguev y Galilea concediendo privilegios, facilidades y exenciones económicas exclusivas a los judíos para que se asienten en esas zonas, en un claro esfuerzo por expulsar a los palestinos que permanecieron firmes en su tierra ocupada en 1948.

LEER: ¿Quién es más extremista, Ben-Gvir, Smotrich o Netanyahu? 

Hoy se plantea la cuestión más importante para los palestinos. ¿Cómo podemos enfrentarnos a este gobierno fascista? ¿Podemos utilizar el extremismo del gobierno de Netanyahu en beneficio de la causa palestina? ¿Cuáles son los principales retos a los que nos enfrentamos? ¿Puede la AP resistir al gobierno de Netanyahu? ¿La persecución de los partidarios de la resistencia en Cisjordania por parte de los servicios de seguridad de la AP responde a los intereses de los palestinos y a los objetivos de la causa palestina, o sirve a la política extremista del gobierno de Netanyahu? ¿Puede la resistencia palestina en Cisjordania y Gaza conseguir frenar la expansión de los asentamientos en Cisjordania teniendo en cuenta la división? ¿Qué se necesita de nuestro pueblo en los territorios ocupados para hacer frente al extremismo y al racismo del gobierno de Netanyahu?

Ben-Gvir busca un lugar prominente dentro de la próxima coalición de Netanyahu - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Tal vez no podamos dar respuestas satisfactorias a todas las preguntas que surjan, pero quizá lo primero que se nos ocurra sea cómo aprovechar el extremismo y el fascismo del gobierno de Netanyahu para desenmascarar la falsa democracia y las mentiras que la ocupación promueve ante las sociedades occidentales. Aquí debemos lanzar campañas mediáticas y diplomáticas para poner de relieve todas las declaraciones y posiciones extremistas del gobierno de ocupación, especialmente su negativa a reconocer el derecho del pueblo palestino a la libertad y a la creación de un Estado palestino. Esto se suma a las declaraciones racistas que incitan al asesinato de palestinos desarmados y a las promesas de proporcionar protección a los soldados de ocupación que matan a ciudadanos palestinos.

Los esfuerzos de los ministros del gobierno por judaizar la mezquita de Al-Aqsa y sus planes intimidatorios de poner fin a la custodia hachemí sobre los santos lugares y privar a las dotaciones jordanas de la gestión de la mezquita de Al-Aqsa, ponen al descubierto la profundidad de la normalización con la ocupación en la región árabe, ya que tales ataques deberían encender a toda la región árabe frente a la ocupación sionista.

Internamente, si la dirección de la AP quiere soportar que el gobierno racista de Netanyahu ponga en el punto de mira sus capacidades, debe revisar sus posiciones políticas, dejar de perseguir a los partidarios de la resistencia palestina en Cisjordania, especialmente a los grupos de la Guarida de los Leones en Nablús y a los jóvenes rebeldes de Yenín, y tomar la iniciativa de aplicar las decisiones tanto del PNC como del Comité Central de poner fin a los humillantes acuerdos con la ocupación, y a la coordinación de la seguridad, que el gobierno extremista de Netanyahu está deseoso de continuar, después de todo, es un tesoro estratégico que sirve a sus planes de asentamiento en la Cisjordania ocupada.

Asimismo, si los dirigentes de la AP quieren mantenerse firmes y sobrevivir, deberían iniciar reuniones de reconciliación con las fuerzas palestinas activas en la calle, especialmente los movimientos Hamás y la Yihad Islámica, el FPLP y el FDLP. También lograría el deseo de la calle palestina, ya que las sucesivas encuestas indican que quieren elecciones generales palestinas, y dejar de confiar en las posiciones estadounidenses y europeas a favor de la solución de los dos Estados.

La comunidad internacional sufre hoy un conflicto global, lo que significa que estas potencias mundiales están preocupadas lejos de la causa palestina y del conflicto en la región árabe.

Con respecto a los planes de la ocupación de atacar a nuestro pueblo en el Néguev y Galilea, y de intensificar la opresión israelí de la sociedad palestina en los territorios palestinos ocupados, todos debemos trabajar para apoyar la firmeza de nuestro pueblo en casa lanzando campañas mediáticas, populares e institucionales para poner de relieve su sufrimiento, reforzar la comunicación con ellos y frustrar los objetivos de la ocupación de desgarrar los componentes de la sociedad palestina, reprimir a nuestro pueblo dentro de los territorios palestinos ocupados, atacar su identidad árabe y acabar con su afiliación palestina. Por lo tanto, hacemos un llamamiento a la formación de un frente nacional que incluya al pueblo palestino en diversos ámbitos, de forma que se refuerce la unidad de los palestinos frente a los planes de la ocupación.

En conclusión, creemos que la escalada de la resistencia en todas sus formas contra el fascismo del gobierno de Netanyahu, y sus planes de asentamientos contra los palestinos, es suficiente para contener las declaraciones hostiles y temerarias de los ministros del gobierno de Netanyahu contra los palestinos. Además, elevar el coste de la ocupación en Cisjordania y Jerusalén mediante la intensificación de las operaciones de resistencia es suficiente para disuadir al gobierno fascista de Netanyahu de sus planes de oprimir a los palestinos y violar sus derechos.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en el Centro de Información Palestino el 10 de enero de 2023

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines