Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los talibanes tienen que cambiar sus costumbres, porque el reloj de la igualdad no se detiene

Estudiantes afganas corean "La educación es nuestro derecho, el genocidio es un crimen" durante una protesta mientras marchan desde la Universidad de Herat hacia la oficina del gobernador provincial en Herat el 2 de octubre de 2022 [MOHSEN KARIMI/AFP via Getty Images].

Si parece el Día de la Marmota en Afganistán, podría estar en lo cierto. Los talibanes en el poder parecen haber modificado poco su ideología y se alejan aún más de las promesas que hicieron de mejorar los derechos de las mujeres cuando sus combatientes entraron en Kabul sin oposición en agosto de 2021.

Se han cerrado escuelas femeninas y ahora las mujeres tienen prohibida la entrada en las universidades tras un sorprendente anuncio el mes pasado. Y todavía no hay pruebas de que haya mujeres en los altos cargos del régimen.

La orden de imponer el hiyab (que, según me han dicho, se está ignorando en gran medida, lo que es claramente otro signo de resistencia) y el trato que los talibanes dan a los manifestantes nos recuerdan al anterior y nefasto gobierno del movimiento, que terminó con la invasión estadounidense de octubre de 2001. Parece que sigue tan decidido como siempre a no dar marcha atrás en nada, aunque las tácticas del movimiento se han vuelto más matizadas y sofisticadas.

Cuando visité el país el año pasado, Afganistán se sentía más seguro y protegido de lo que había estado nunca durante la ocupación estadounidense. Los talibanes Mk II parecían mucho más benignos, maduros y respetuosos con las mujeres. Se respiraba un gran optimismo. Todos me trataron con cortesía y respeto, y me abrieron las puertas de todos los ministerios cuando llamé. No había ningún indicio de lo que estaba por venir. Todas las personas con poder con las que hablé insistían en que la educación de las mujeres era importante, y que una vez que se elaborara un nuevo plan de estudios, las niñas mayores volverían a estar detrás de sus pupitres.

Algunos dirigentes talibanes incluso me mostraron fotografías de sus hijas y me hablaron de sus ambiciones de convertirse en profesoras, doctoras y otras profesiones que requerirían una educación universitaria. Me pregunto qué les habrán dicho a sus hijas ahora que ya no pueden ir a la universidad bajo el régimen actual.

LEER: Los talibanes critican al príncipe Harry por su comentario sobre sus asesinatos en Afganistán 

Tras una interesante conversación mantenida recientemente con un talib de alto rango, está claro que deberíamos haber visto venir esta desigualdad educativa. Las pistas están en el libro recientemente publicado por Mowlavi Abdul Hakim Haqqani, presidente del Tribunal Supremo del Emirato Islámico de Afganistán. En The Islamic Emirate and Its System se expone el manifiesto político-religioso de los talibanes. Lamentablemente, aún no hay traducción al inglés. El líder supremo Hebatullah Akhundzadeh hace una introducción aprobatoria al principio del libro, y otras figuras clave de los talibanes lo han refrendado, lo que indica su amplia aceptación por parte de los altos cargos.

Por incómoda que parezca la verdad a las almas optimistas como yo, el primer Emirato Talibán está haciendo retroceder a las mujeres a puertas cerradas, al tiempo que les retira los escasos y míseros derechos de que disfrutaban algunas de ellas. Sencillamente, su ideología no ha cambiado con respecto al régimen que me mantuvo cautiva allá por 2001.

Aunque no está en la naturaleza de sus miembros pavonearse por Afganistán como una fuerza conquistadora -no hubo saqueos ni violencia cuando irrumpieron en Kabul-, el movimiento apenas podía ocultar su alegría por haber retomado la capital con tanta facilidad. El hecho de que los 300.000 efectivos del ejército entrenado por Occidente del corrupto gobierno de Ashraf Ghani hubieran huido tras ofrecer poca o ninguna resistencia contra los talibanes debió de aumentar la confianza del nuevo régimen. Las conferencias de prensa ofrecidas por los dirigentes confundieron a los críticos, ya que parecían situar los derechos de las mujeres en lo más alto de sus prioridades.

LEER: Las promesas de EE.UU. sólo duran lo que le conviene a Washington 

Gente como yo instó a los demás a mantener la mente abierta y fustigó a Estados Unidos cuando la Orden Ejecutiva del Presidente Joe Biden congeló activos pertenecientes al pueblo afgano y amenazó con hacer descarrilar al gobierno. Algunos podrían considerar este robo como un acto de guerra, pero los talibanes siempre han limitado su agresión dentro de las fronteras de Afganistán. Como era de esperar, a continuación se produjo un airado intercambio de palabras. China ha intervenido recientemente, instando a Biden a devolver las reservas de divisas robadas por Estados Unidos.

Cuando salí de Kabul el pasado mes de abril, me sentía muy optimista sobre la situación en Afganistán. Me había reunido con prácticamente todos los ministros clave y cada uno de ellos me había asegurado que las mujeres no serían olvidadas. ¿Fui ingenua al creerles? No estoy segura, porque hicieron grandes esfuerzos por presentar un frente más moderado, hablando de una amnistía para sus enemigos, por ejemplo, y prometiendo un gobierno integrador con todos los grupos étnicos implicados, incluidos los tayikos, los hazaras y los baluchis. Dado que es prácticamente imposible gobernar un país completamente boicoteado por el resto del mundo, quizá los talibanes vuelvan a estudiar la composición de su gobierno para garantizar una representación justa. Mientras tanto, sin embargo, aún no hemos visto ningún tipo de gobierno integrador, como prometió el ministro de Asuntos Exteriores, Amir Khan Muttaqi, en noviembre, y no hay indicios de que vaya a aparecer.

LEER: Los talibanes ordenan a las ONG que no permitan trabajar a las mujeres 

Cuando la gente no puede ver un futuro, no tiene esperanza. Sería irónico que los talibanes implosionaran por el trato que dan a las mujeres. Esta es una batalla que el movimiento no puede ganar, especialmente cuando las esposas, madres e hijas de sus miembros exigen sus derechos junto con sus hermanas de todo el mundo. Los dirigentes de Kabul no pueden alegar que no estaban avisados. El reloj de la igualdad no se detiene.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y América
Show Comments

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines