Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La actitud crítica de Israel pone al descubierto su violencia colonial

La bandera de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ondea a media asta en homenaje a los 11 funcionarios de la ONU muertos en los asaltos israelíes a Gaza, en la sede europea de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, el 7 de agosto de 2014. [Fatih Erel/Anadolu Agency/Getty Images].

The Times of Israel publicó esta semana un largo artículo en el que señala las críticas de la relatora especial de las Naciones Unidas (ONU) Francesca Albanese a Israel, en particular su uso del término "lobby judío", una referencia de 2014, años antes de su nombramiento por la ONU. Sin embargo, lo que destaca en el artículo es que Israel se resiente de que se le llame la atención por su existencia colonial y su violencia, ampliamente documentadas, aunque la ONU está demasiado atrincherada en su complicidad con Israel como para pedir la descolonización de Palestina.

Por ejemplo, una crítica dirigida contra Albanese es su negativa a normalizar el colonialismo israelí como un "conflicto". Sin duda, normalizar décadas de empresa colonial israelí como un conflicto ha sido rentable no sólo para Israel, sino también para la ONU. La equivalencia imaginaria entre el colonizador y el colonizado no se presta a los derechos palestinos como lo haría un énfasis en la descolonización. Cada vez que Israel se enfrenta a una figura prominente que denuncia su violencia inherente, de repente los esfuerzos diplomáticos se entretejen para oponerse al individuo, a pesar de que la única preocupación de Israel con la diplomacia es mantener su narrativa de seguridad y su impunidad.

Como retrata el artículo, cualquier crítica a Israel se considera inadecuada, ya se refiera a la presencia israelí en la Cisjordania ocupada, a la expansión colonial sionista, a la mención de los crímenes de guerra de Israel, que también han sido considerados como tales por la Corte Penal Internacional (CPI) y a la impugnación de la narrativa de seguridad de Israel en el marco colonial más amplio de la violencia y la resistencia armada legítima palestina. La propia ONU reconoce el derecho de los colonizados a la resistencia por todos los medios, aunque en la práctica la ONU haya apoyado a Israel contra los palestinos. Sin embargo, la cláusula existe, y los palestinos están en su derecho a la resistencia anticolonial. Es la ONU la que se equivoca al negar a los palestinos el apoyo político que necesitan.

LEER: La ONU lanza un plan de respuesta humanitaria de 1.700 millones de dólares para Sudán

Otra de las controversias planteadas en el artículo es el desacuerdo de Albanese con la definición jurídicamente no vinculante de antisemitismo de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto (IHRA, por sus siglas en inglés), que ha sido explotada por Israel y las entidades proisraelíes para reprimir las críticas a Israel y silenciar la narrativa palestina. Un ejemplo de ello es la descripción que hace la IHRA de: "Negar al pueblo judío su derecho a la autodeterminación, por ejemplo, afirmando que la existencia de un Estado de Israel es un empeño racista" como antisemitismo. Si Israel practica el apartheid basándose en sus orígenes coloniales y su expansión, ¿por qué habría de calificarse tal crítica de antisemitismo? ¿Por qué no dirigir la atención hacia la empresa colonial de Israel y la manipulación de la religión judía para sostener su existencia colonial de colonos?

Si Israel sigue expresando indignación o irritación ante las críticas a su violencia colonial, debe mirarse a sí mismo, no a sus críticos. ¿Cuánta de su violencia colonial histórica ha ocultado Israel en sus archivos? ¿Cuánta de ella ha sido expuesta, documentada y probada? Aunque en extremos opuestos del espectro, tanto lo que se conoce como lo que se oculta atestigua la brutalidad desatada sobre los palestinos a través de las organizaciones paramilitares sionistas antes de la creación de Israel. Los palestinos fueron objeto de una limpieza étnica de sus tierras, sus aldeas fueron destruidas y su pueblo masacrado. Los medios han cambiado, pero no la intención de expandirse por toda la Palestina histórica. A la luz de las violaciones históricas y actuales de Israel, ¿a qué problemas de seguridad se enfrentaría el Estado colonial de colonos si facilitara el acceso a una mayor parte de sus archivos?

LEER: La iniciativa Sueño Palestino condena la suspensión de su cuenta de Instagram

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor del mismo y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelPalestinaSmall SlidesUN
Show Comments

MEMO Staff Writer

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines