Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Lapid se aprovecha de las resoluciones de la ONU para fomentar la seguridad de Israel

El grupo judío antisionista Neturei Karta se reúne para protestar contra el primer ministro israelí Yair Lapid frente a la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos. Los miembros del grupo corearon eslóganes criticando las políticas del gobierno israelí. [Eren Abdullahogullari - Anadolu Agency]

El gobierno israelí se presenta como preocupado por la deslegitimación internacional en la ONU. Mientras la Cuarta Comisión de Descolonización de la Asamblea General de la ONU aprobaba el 11 de noviembre la resolución "Prácticas israelíes y actividades de asentamiento que afectan a los derechos del pueblo palestino y otros árabes de los territorios ocupados, incluido Jerusalén Oriental", el primer ministro israelí, Yair Lapid, envió cartas a 50 líderes mundiales pidiéndoles que disuadieran a la Autoridad Palestina de solicitar asesoramiento a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la expansión de los asentamientos y la anexión.

"Si los palestinos siguen ignorando estas peticiones y esta resolución se somete a votación en diciembre, espero y deseo que su país vote en contra y exprese su clara preocupación por sus peligrosas ramificaciones", escribió Lapid.

Sin ningún contexto de cómo la ONU facilitó el colonialismo israelí en Palestina, uno podría tener la impresión de que Lapid teme que la CIJ pueda instigar un cambio político. Aunque la preocupación por la deslegitimación de Israel aflora de vez en cuando, el gobierno también está seguro de que es poco probable que cualquier resolución o consejo sobre los derechos políticos de los palestinos vaya más allá de la fase retórica. Países influyentes, incluidos los europeos, se han abstenido o han votado en contra de la resolución, lo que es una prueba más de la postura engañosa que siguen mostrando los partidarios del compromiso de los dos Estados.

Según Lapid, "los palestinos quieren sustituir las negociaciones por medidas unilaterales. Vuelven a utilizar las Naciones Unidas para atacar a Israel". En el mundo real, los palestinos han sido defraudados por la ONU desde antes del establecimiento colonial de Israel en territorio palestino. Teniendo en cuenta la implicación de la ONU en la creación de Israel, la estrategia que se puede criticar a los dirigentes palestinos es la excesiva confianza en la ONU, en sus resoluciones no vinculantes y en el compromiso de los dos Estados, para cualquier resolución política que, evidentemente, no es una prioridad para la comunidad internacional. Una institución que ha trabajado en contra de los derechos políticos de los palestinos para acomodar el proyecto colonial sionista no es un socio para los palestinos; trabaja en contra de ellos.

LEER: La Copa Mundial de la FIFA en Qatar demuestra que Palestina sigue siendo la asignatura pendiente 

El embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, describió la resolución como el medio a través del cual los palestinos evaden su responsabilidad. Por el contrario, las resoluciones de la ONU se han convertido en el medio a través del cual la ONU evade su responsabilidad histórica y actual por permitir que el proyecto colonial sionista invada Palestina.

La ONU ha coaccionado a los palestinos para que se atengan a su narrativa internacional sobre una violación política que dura décadas y que sólo hace referencia a la narrativa de seguridad de Israel. La preocupación de Israel por la legitimidad no tiene nada que ver con las resoluciones de la ONU, y sí con su propia violencia colonial que sostiene los cimientos de su sociedad colonial de colonos.

Sin embargo, el truco de Lapid no es inútil. Sirve para recordar a la comunidad internacional lo enredada que está en la expansión colonial de Israel. Además, Israel sabe mencionar las negociaciones aludiendo al compromiso de los dos Estados por necesidad política, no por convicción. Lo que hace Lapid es mantener a los Estados miembros de la ONU atados a sus propias conjeturas sobre Palestina, al tiempo que se asegura de que no haya ninguna desviación del statu quo, que ahora también se inspira en los Acuerdos de Abraham. La Autoridad Palestina no tiene ninguna posibilidad de obtener ventajas diplomáticas a nivel internacional, pero Israel no perderá la oportunidad de dirigir a la ONU hacia su propia estrategia colonial y su falsa narrativa de seguridad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments

MEMO Staff Writer

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines