Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué nos sorprende que Netanyahu corteje a los extremistas de derecha?

El ex primer ministro israelí y líder del partido Likud, Benjamin Netanyahu, habla el 1 de noviembre de 2022 en Jerusalén, Israel [Amir Levy/Getty Images].

¿Por qué se sorprende alguien de que el primer ministro israelí en ciernes, Benjamin Netanyahu, haya estado cortejando a los extremistas de derecha en su intento de formar un gobierno de coalición? Su historial en este sentido es largo e infame.

En enero de 1998, por ejemplo, The Guardian tituló "Netanyahu se reúne con la extrema derecha estadounidense" y señaló que "se reunió con los líderes de la Coalición Cristiana, incluido su fundador Pat Robertson" antes de una entrevista con el derechista en su Canal de Difusión Cristiano. Según The Guardian, la "prominencia del Sr. Robertson" en la agenda de Netanyahu era "especialmente notable", sobre todo porque el extremista cristiano era un "principal exponente de la teoría de que la vida estadounidense está en las garras de una conspiración judeo-masónica-satánica".

Todos sabemos que Netanyahu es cercano a Donald Trump, y que ignora o pasa por alto el "largo historial de tropos antisemitas" del ex presidente estadounidense sobre los judíos estadounidenses. Según el análisis de Aaron Blake en el Washington Post, Trump ha "atacado a los judíos estadounidenses" por no apoyarle lo suficiente. Los comentarios de Trump, escribió Blake, "se apoyan fuertemente en el conocido tropo antisemita de que los judíos estadounidenses tienen una doble lealtad a Israel". De hecho, señaló el comentarista, "Trump ha hablado regularmente de los judíos estadounidenses como si Israel fuera su país, en lugar de Estados Unidos".

Como archisionista, por supuesto, Netanyahu probablemente esté de acuerdo con Trump, porque quiere que los judíos emigren al Estado de ocupación, así que cualquier cosa que les convenza de que Israel es realmente "su país" al que deben trasladarse debe ser agradable para el líder israelí. Esto explica por qué los judíos antisionistas son tratados tan mal por los lobbies pro-Israel en las capitales occidentales, que prefieren buscar el favor de individuos de derecha profundamente desagradables y propensos al antisemitismo en lugar de proteger los intereses de todos los judíos, en cuyo nombre el Estado dice existir y actuar.

Netanyahu es un producto del "sionismo revisionista" de Ze'ev Jabotinsky, quien, según escribió Raphael Magarik en Haaretz, "creía que los árabes nunca aceptarían de buen grado los asentamientos judíos, y... abogaba directamente por la conquista por la fuerza de la tierra, iniciando una tradición ideológica que hoy llevan a cabo Moshe Feiglin y Naftali Bennett". Sin embargo, el Dr. Gil Samsonov ha afirmado que el líder revisionista también favorecía "el enfoque político sobre el militar" y esto ha sido seguido por su "nieto ideológico", Netanyahu. "De ahí que opte por la gestión del conflicto con la OLP, Hamás y Hezbolá mientras concentra sus esfuerzos en contener al principal enemigo actual de Israel, Irán. También en este caso, Netanyahu ha preferido la vía de la lucha política, en cooperación con EE.UU. y con el uso de duras sanciones en lugar de la guerra."

Esto no explica cómo Netanyahu puede convencer a los líderes occidentales de que es un defensor de la paz -todos saben que es todo menos eso- ni por qué construye vínculos con figuras de extrema derecha y totalitarias en todo el mundo. En 2018, por ejemplo, Associated Press informó de que había descrito al primer ministro húngaro Victor Orban como un "verdadero amigo de Israel", a pesar del historial de Orban de hacer declaraciones antisemitas. Los manifestantes saludaron a Orban cuando realizó una visita al Memorial del Holocausto de Israel, Yad Vashem. "No creo que haya que ser un superviviente del Holocausto o un húngaro para decir que Orban no tiene nada que hacer aquí", dijo Veronika Cohen, una superviviente húngara del Holocausto.

LEER: Una abrumadora mayoría de países piden a la justicia internacional pronunciarse sobre la ocupación de territorios palestinos por parte de Israel 

El actual primer ministro israelí, Yair Lapid, "despreció" a Netanyahu antes de su reunión de 2018 con Orban. "[Hoy] Netanyahu rendirá honores a [Orban] que aclamó y elogió al gobernante antisemita que colaboró con los nazis en la destrucción de los judíos de Hungría", tuiteó Lapid. "¡Vergüenza!"

La política opositora Tamar Zandberg añadió en Facebook: "Netanyahu tiene algo con los líderes antisemitas de todo el mundo, desde Hungría y Polonia, hasta el jefe de Filipinas, [Rodrigo] Duterte, que se comparó con Hitler, y en lugar de sufrir una condena, fue invitado también para una visita de Estado con el primer ministro de Israel." Como dice el proverbio, a un hombre se le conoce por la compañía que tiene.

El antisemitismo, por supuesto, es un racismo repulsivo y debe ser denunciado cuando y dondequiera que asome su fea cabeza. Sin embargo, el racismo va de la mano del tipo de sionismo que defiende Netanyahu y que sustenta el Estado de Israel. "Los cánticos racistas y genocidas de los manifestantes israelíes quedaron ocultos en la cobertura de las noticias occidentales, lo que pone de manifiesto la existencia de un doble rasero", escribió Chris Doyle tras la llamada "Marcha de las Banderas" del Día de Jerusalén, que atravesó la Ciudad Vieja ocupada en junio de este año. La marcha, añadió Doyle, "cimentó su reputación como escaparate del odio, el fanatismo y la violencia antipalestinos".

El veterano activista señaló que "a los palestinos no hay que decirles nada de esto. Es su experiencia vivida... Sin embargo, ante el mundo exterior, Israel se presenta como una democracia amante de la libertad basada en valores compartidos con Occidente". Esto nos dice tanto sobre la retorcida brújula moral de Occidente como sobre el Estado sionista de Israel.

En 1975, la Resolución 3379 de la Asamblea General de la ONU "determinó que el sionismo es una forma de racismo y discriminación racial". Algunas personas han pedido la "desionización" de Israel si queremos que se produzca la paz en la Palestina ocupada. Tras una inmensa presión por parte de Israel y Estados Unidos, esta resolución fue revocada en 1991.

Sin embargo, fue durante el mandato de Netanyahu como primer ministro cuando B'Tselem, Amnistía Internacional y Human Rights Watch declararon que Israel está imponiendo el apartheid a los palestinos. El crimen del apartheid es similar a un crimen contra la humanidad. Es, por supuesto, un sistema enraizado en el racismo de extrema derecha.

Cuando nos sentamos a ver cómo Netanyahu formaba un gobierno de coalición que incluía a algunos de los más ultraderechistas del parlamento israelí, no teníamos ninguna excusa para sentirnos sorprendidos. Lleva el extremismo en la sangre y, sin duda, se sentirá orgulloso de liderar lo que el New York Times ha descrito como el "gobierno más derechista" del Estado.

LEER: La Copa Mundial de la FIFA en Qatar demuestra que Palestina sigue siendo la asignatura pendiente 

Así que, por favor, no escuchemos las afirmaciones de Netanyahu de que "no hay ningún socio para la paz", que ha promovido en los últimos años. Cada día se acumulan las pruebas de que son los palestinos los que no tienen ningún socio para la paz en el Estado de ocupación sionista de Israel, y nunca lo han tenido, a pesar de los Acuerdos de Oslo firmados por Yasser Arafat pero impulsados por su sucesor, el actual líder de la Autoridad Palestina, Fatah y la Organización para la Liberación de Palestina, Mahmoud Abbas.

Mientras se habla cada vez más de quién sucederá al octogenario en Ramala, sólo podemos esperar que sea alguien que tenga el suficiente respeto por sí mismo para defender al pueblo de la Palestina ocupada y denunciar al gobierno israelí y su brutal ocupación militar como lo que es: una empresa racista que persigue una agenda de extrema derecha, en cuyo centro se encuentra Benjamin Netanyahu.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines