Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La USSF borra el post en el que se omite el emblema de "Alá" en la bandera de Irán antes del partido del Mundial

Una bandera gigante de la República Islámica de Irán en el campo antes de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 en el estadio Ahmad Bin Ali el 25 de noviembre de 2022 en Doha, Qatar [Catherine Ivill/Getty Images].

La tensión entre Estados Unidos e Irán va a aumentar, no sólo en el ámbito político, sino también en el futbolístico, antes del esperado encuentro de mañana en el Mundial de Qatar. La única vez que ambos países se han enfrentado fue en Francia 98, donde el Equipo Melli derrotó a Estados Unidos por 2-1. El equipo iraní empezó mal su campaña, tras la paliza de 6-2 que le propinó Inglaterra, pero se redujo a una actuación dominante contra Gales, ganando 2-0. Ahora todo lo que se interpone en su camino antes de pasar a la siguiente fase es la selección de las barras y estrellas.

La Copa Mundial de la FIFA, que se celebra por primera vez en Oriente Próximo y en un país de mayoría árabe y musulmana, se ha visto acosada por las críticas y la polémica desde que el Estado del Golfo ganó su candidatura en 2010, con su historial de derechos humanos en primera línea para los críticos, principalmente occidentales. Esto, incluyendo la cobertura mediática sesgada que señala al torneo desde el principio, como la negativa de la BBC a emitir la ceremonia de apertura, y su panel de expertos de señalización de virtudes, ha sido tanto hipócrita como sin precedentes.

La selección iraní de fútbol no se ha librado de la indignación moral selectiva, con varios llamamientos de diversos activistas y organizaciones de derechos humanos que exigen la suspensión de Irán de la Copa del Mundo a la luz de los derechos de las mujeres tras la muerte de Mahsa Amini en septiembre. A pesar de ello, la participación del país en Qatar siguió adelante. No obstante, este año se han planteado varias cuestiones políticas y sociales, como la intención de algunos países europeos de llevar el llamado brazalete "OneLove", incluido el gesto de "protesta" de la selección alemana antes de su derrota por 2-1 ante Japón.

En el caso de la selección de Irán y sus seguidores, también se han producido incidentes, como la expulsión de una aficionada iraní de un partido por llevar una camiseta de Mahsa Amini, y la detención de otros por la policía qatarí por mostrar su apoyo a los derechos de las mujeres en Irán. La guía oficial de aficionados de la FIFA ha advertido a los hinchas sobre la "promoción de cualquier mensaje político, ofensivo y/o discriminatorio", que no está permitido.

Los jugadores de la propia selección nacional también fueron noticia por su negativa a cantar el himno nacional en su primer partido contra Inglaterra, lo que suscitó reacciones encontradas entre los iraníes y la diáspora; sorprendentemente, optaron por cantarlo antes de su victoria sobre Gales, al parecer sin presión alguna del gobierno iraní. Por otra parte, el comentarista de la BBC, ex internacional alemán y ex entrenador de la selección nacional de Estados Unidos, Jurgen Klinsmann, ha sido criticado por sus comentarios en los que sugería que el juego de los iraníes contra Gales se debía a su "cultura".

LEER: La Copa Mundial de la FIFA en Qatar demuestra que Palestina sigue siendo la asignatura pendiente

La Federación de Fútbol de Estados Unidos (USSF) ha utilizado una versión modificada de la bandera de la República Islámica, omitiendo el emblema que representa la palabra "Alá" y el testimonio islámico del monoteísmo, y la ha compartido en las redes sociales en una publicación sobre la clasificación del Grupo B. Según un comunicado de la USSF, el movimiento deliberado fue para expresar "el apoyo a las mujeres de Irán que luchan por los derechos humanos básicos". También puede haber sido para mostrar la solidaridad con la gran diáspora secular con sede en Estados Unidos. Utilizar la bandera prerrevolucionaria, asociada a la bandera de los Pahlavi, tan utilizada por quienes se oponen a la República Islámica, habría sido ir demasiado lejos.

A pesar de ello, el daño ya estaba hecho, y la USSF dio marcha atrás borando el post provocador y fue enmendado con la bandera correcta en su lugar. La Federación Iraní de Fútbol (IFF), por su parte, presentó una queja oficial ante la FIFA contra la USSF.

Según la agencia de noticias iraní ISNA, Safiollah Fagahanpour, asesor de la IFF, dijo que las "medidas tomadas con respecto a la bandera de la República Islámica de Irán son contrarias a la ley" del organismo rector del fútbol. "Deben ser considerados responsables", dijo Fagahanpour. "Obviamente, quieren afectar a la actuación de Irán frente a Estados Unidos con esto".

Ayer, la agencia de noticias informó que "en un acto poco profesional, la página de Instagram de la federación de fútbol de Estados Unidos eliminó el símbolo de Alá de la bandera iraní".

"La Federación de Fútbol de Irán envió un correo electrónico a la FIFA para exigirle que emita una seria advertencia a la Federación de Estados Unidos", añadió.

La agencia de noticias iraní Tasnim también citó a Fagahanpor diciendo que "respetar la bandera de una nación es una práctica internacional aceptada que todas las demás naciones deben emular". La acción llevada a cabo en relación con la bandera iraní no es ética y va en contra del derecho internacional".

La agencia también citó la sección 13 del Código Disciplinario de la FIFA, que establece: "Toda persona que ofenda la dignidad o la integridad de un país, de una persona o de un grupo de personas mediante palabras o acciones despectivas, discriminatorias o de cualquier tipo por motivos de raza, color de la piel, origen étnico, nacional o social, sexo, discapacidad, idioma, religión, opinión política, riqueza, nacimiento o cualquier otra condición o cualquier otro motivo, será sancionada con una suspensión de al menos diez partidos o un período determinado, o con cualquier otra medida disciplinaria apropiada".

Por ello, los medios de comunicación iraníes han pedido que se suspenda a Estados Unidos de la Copa Mundial de acuerdo con las normas de la FIFA. Sin embargo, hasta el momento no ha habido ningún comentario oficial por parte de la FIFA, y parece improbable que se sancione a la USSF por la publicación, informó The Guardian.

De hecho, la política es difícil de separar del deporte; está intrínsecamente ligada al juego moderno. El partido de mañana es especialmente importante para ambas selecciones, no sólo por la clasificación para los octavos de final del Mundial, sino por la rivalidad geopolítica que existe desde hace décadas entre los dos países. A juzgar por los entretenidos y sorprendentes resultados de algunos de los partidos, como las victorias de Arabia Saudí y Marruecos sobre Argentina y Bélgica, respectivamente, es probable que nos encontremos con otro extraordinario partido de fútbol en un torneo que se dio por perdido con pesimismo mucho antes de que comenzara.

LEER: ¿Por qué Qatar se ha enfrentado a una campaña en su contra por la organización de la Copa Mundial de la FIFA? 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUFIFAIránOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRegiónSmall Slides
Show Comments

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines