Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué Qatar se ha enfrentado a una campaña en su contra por la organización de la Copa Mundial de la FIFA?

Una vista del estadio Al Bayt y una Copa Mundial de la FIFA , antes de la Copa Mundial de la FIFA 2022 en Al Khor, Qatar, el 2 de noviembre de 2022 [Mohammed Dabbous/Anadolu Agency].

Desde que en 2010 se concedió a Qatar el derecho a organizar la Copa Mundial de la FIFA de 2022, se ha enfrentado a la oposición de Occidente, de sus vecinos árabes, de las ONG y de los equipos de fútbol. Toda la campaña contra Qatar ha sido desagradable y despectiva, centrándose en la supuesta falta de respeto a los derechos humanos en el pequeño Estado del Golfo.

Al ser el primer país árabe y musulmán al que se le permite albergar un torneo deportivo internacional de esta envergadura, Qatar ha realizado un enorme esfuerzo para poner las cosas en orden a tiempo para la Copa del Mundo que comienza la próxima semana. Se han construido nuevos estadios y las infraestructuras necesarias para acoger a decenas de miles de aficionados al fútbol de todo el mundo.

Aunque muchos árabes y musulmanes han apoyado a Qatar, algunos han participado en las campañas contra este país. Los países árabes han ignorado convenientemente sus propias deficiencias en materia de derechos humanos en su afán por sumarse a las críticas a Qatar.

El Mundial de Fútbol de Qatar y todas las cuestiones que plantea... - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

El núcleo de la campaña es el supuesto maltrato de Qatar a los trabajadores inmigrantes. Este asunto ha estado en el punto de mira desde que Qatar ganó el derecho a organizar la Copa del Mundo. Ahora vemos renovadas las acusaciones de soborno en el proceso de licitación. No son nada nuevo. En 2012, el entonces vicepresidente de la FIFA, Jack Warner, filtró un correo electrónico en el que afirmaba, según Al Jazeera, que Qatar había comprado básicamente el torneo.

El ex fiscal estadounidense Michael García y el juez alemán Hans-Joachim Eckert participaron en una investigación de la FIFA de un año de duración sobre la corrupción relacionada con la concesión a Rusia y Qatar de los torneos de 2018 y 2022. Eckert publicó un resumen del informe en 2014, en el que se exculpaba a ambos países de cualquier infracción.

Tras varias acusaciones de corrupción contra Warner -que, según el diario británico The Telegraph, recibía unos dos millones de dólares de los qataríes-, fue suspendido de por vida de toda actividad futbolística.

El 27 de junio de 2017, la FIFA hizo público el informe completo sobre las investigaciones de corrupción relacionadas con los Mundiales de 2018 y 2022. Insistía en que el proceso de votación había sido impecable y que no había pruebas fehacientes de que ninguno de los comités implicados en el proceso hubiera utilizado sobornos para conseguir los derechos.

LEER: Llegan a Qatar dos barcos del Reino Unido para la seguridad de la Copa del Mundo

¿Qué pasa con los trabajadores inmigrantes? En 2013, The Guardian informó de los resultados de una investigación sobre los trabajadores inmigrantes empleados en la construcción de los estadios de Qatar para la Copa del Mundo. El periódico afirmaba que los trabajadores nepalíes sufrían explotación y otros abusos de derechos que equivalían a una "esclavitud moderna". Ese mismo año, Amnistía Internacional afirmó que había constatado que los trabajadores de la construcción de Qatar sufrían una grave explotación.

En 2020, Human Rights Watch dijo que había constatado que los trabajadores migrantes sufrían frecuentes violaciones de derechos relacionadas con largas jornadas de trabajo y bajos salarios en condiciones muy difíciles y de calor. En febrero de 2021, The Guardian afirmó que 6.500 trabajadores migrantes de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka habían muerto en Qatar desde 2010, cuando se concedió la Copa del Mundo al país del Golfo.

Tengo la sensación de que este informe formaba parte de una campaña de desinformación contra Qatar previamente planificada de la que forma parte The Guardian. La economía de Qatar depende de los trabajadores inmigrantes, que constituyen alrededor del 95% de su mano de obra total. Lo mismo ocurre con la mayoría de los demás Estados del Golfo, incluidos aquellos, como los EAU, por ejemplo, que atraen a turistas extranjeros y a equipos de fútbol que se benefician de magníficas instalaciones deportivas en las vacaciones de invierno. Podemos estar seguros de que los ciudadanos árabes locales no se han ensuciado las manos construyendo dichas instalaciones.

Debemos preguntarnos, por tanto, por qué los focos sólo se han dirigido a Qatar desde que se le concedió la Copa del Mundo. ¿Por qué no antes? ¿Y por qué no en otros Estados del Golfo? Los trabajadores inmigrantes han construido más o menos los aeropuertos, los hoteles, los complejos turísticos, los rascacielos y las carreteras que hacen que el Golfo sea tan atractivo para los visitantes extranjeros, los turistas y los hombres de negocios. Ninguno de los Estados del Golfo es totalmente inocente en este sentido, incluido Qatar. Y ninguno es perfecto, ni mucho menos, pero Qatar se está esforzando por mejorar la situación de los trabajadores inmigrantes siguiendo las recomendaciones de los grupos de derechos humanos y otros. Por lo tanto, no es razonable tachar al país de abusador en serie de los derechos humanos.

Qatar no ha negado que se hayan producido abusos. Sin embargo, aunque las estadísticas muestran que el número de muertes es proporcional al tamaño de la mano de obra migrante, y las cifras incluyen a los trabajadores de cuello blanco, dijo que sólo el 20% de su mano de obra migrante está empleada en la construcción.

"Cada vida perdida es una tragedia", dijo el gobierno de Doha, "y no se escatiman esfuerzos para tratar de evitar cada muerte en nuestro país". Señaló que todos los ciudadanos y extranjeros tienen acceso a una asistencia sanitaria gratuita de primera clase, y que en la última década se ha producido un descenso constante de la tasa de mortalidad entre los "trabajadores invitados" gracias a las reformas del sistema laboral en materia de salud y seguridad. Las cifras de The Guardian han sido refutadas por Qatar y por expertos, como Marc Owen Jones, autor de Digital Authoritarianism in the Middle East.

"En los últimos años, Qatar ha introducido una serie de importantes reformas, como la modificación de las leyes para dar a los trabajadores libertad de circulación y permitirles una mayor movilidad laboral", ha declarado Steve Cockburn, director de Justicia Económica y Social de Amnistía Internacional. "También ha prometido mejores salarios y acceso a la justicia en casos de abuso". En octubre de 2019, un estudio de la ONU elogió las medidas adoptadas por el comité organizador del torneo.

Ante la imposibilidad de convencer a los críticos, la FIFA se sintió obligada a escribir a las selecciones nacionales que participan en el torneo para que "ahora se centren en el fútbol". El deporte, insistió la FIFA, no debe ser "arrastrado" a "batallas" ideológicas o políticas ni "dar lecciones de moral".

LEER: La FIFA rechaza la camiseta de Dinamarca para el Mundial que denuncia la situación de los derechos humanos en Qatar

Creo que la campaña contra Qatar no está relacionada con la corrupción o los derechos humanos, sino con el racismo. Esto fue bastante obvio cuando la ministra alemana del Interior, Nancy Faeser, dijo: "Hay criterios que deben cumplirse y sería mejor que los torneos no se concedieran a estados como [Qatar]".

Si la cuestión estuviera realmente relacionada con los derechos humanos y las libertades civiles, entonces Faeser y sus compañeros que critican a Qatar deberían dirigir su mirada hacia Israel, que sigue violando los derechos legítimos de los palestinos después de más de 70 años de hacerlo. El Estado de ocupación también comete crímenes de guerra.

Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la propia B'Tselem han señalado que Israel aplica el apartheid contra el pueblo de la Palestina ocupada. El apartheid es similar a un crimen contra la humanidad. Tal vez la ministra alemana debería considerar esto y explicar por qué su país mantiene una "relación especial" con Israel, a pesar de su desprecio por el derecho internacional.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónFIFAOrganizaciones InternacionalesOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines