Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los inversores retiran su apoyo millonario al controvertido programa que encubre el crimen israelí

El fundador, presidente y consejero delegado de Las Vegas Sands, Sheldon Adelson, y su esposa Miriam Ochsorn el 28 de enero de 2020 en Washington, DC [Alex Wong/Getty Images].

Una de las iniciativas más exitosas de Israel en materia de propaganda estatal ha sufrido un duro golpe tras la decisión del principal donante, la Fundación de la Familia Adelson, de retirar millones de libras del programa "Birthright" Israel. Esta controvertida iniciativa ofrece viajes a Israel con todos los gastos pagados a judíos de 18 a 26 años. Desde su creación en 1999, cerca de un millón de jóvenes judíos adultos han visitado el Estado de Ocupación a través del programa. Los analistas critican a "Birthright" por sus mensajes racistas contra Palestina y por difundir propaganda israelí a las nuevas generaciones de judíos en la diáspora.

Según cifras obtenidas por Haaretz, la Fundación de la Familia Adelson -el mayor donante de "Birthright" en los últimos 15 años- ha reducido su donación anual al programa de una media de 35 a 40 millones de dólares, a sólo 20 millones en 2022. También ha notificado a los directores del programa que su donación anual para 2023 será solo la mitad de esa suma: 10 millones de dólares. En contraste con las cifras de 2018, cuando la Fundación Adelson donó unos 70 millones de dólares, la caída de la promesa para el próximo año es aún más significativa.

Establecida en 2007 por el megadonante del Partido Republicano, Sheldon Adelson y su esposa Miriam Adelson, la Fundación ha contribuido con unos 500 millones de dólares a "Birthright" durante décadas. Adelson, uno de los principales financiadores del Partido Republicano estadounidense y partidario tanto de Donald Trump como del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, falleció el año pasado en Malibú (California) a los 87 años. Durante las elecciones estadounidenses de 2016, el magnate de los casinos donó 82 millones de dólares a las campañas de Trump y de otros republicanos, más del triple que el siguiente mayor donante individual.

LEER: Israel huye de los temores

La disminución de la ayuda financiera de la Fundación de la Familia Adelson refleja un descenso general del apoyo de los donantes al programa "Birthright". En total, el presupuesto de "Birthright" para el año que viene, que según las estimaciones se compone de las donaciones de unos 35.000 donantes individuales, ascenderá a algo más de 100 millones de dólares, lo que supone un descenso del 25% respecto a este año.

Se dice que el aumento de los costes es una de las razones del fuerte descenso de las donaciones. "El aumento significativo de los costes de nuestro programa significa que no podremos dar cabida a tantos solicitantes en los próximos años, y sabemos que aquellos que se pierden un viaje de "Birthright" probablemente no viajen a Israel", dijo la directora general de Birthright Israel, Gidi Mark.

Mark continuó advirtiendo sobre el impacto en las relaciones entre Israel y los judíos estadounidenses debido al fuerte descenso. "Nunca ha habido una necesidad más crítica para Birthright Israel que ahora", añadió. "Sin un importante aumento inmediato de la recaudación de fondos, será difícil que tengamos el efecto positivo que hemos tenido en muchas personas, y eso repercutirá inevitablemente en las organizaciones judías estadounidenses que están acostumbradas a ver cómo jóvenes adultos entusiastas regresan de Israel y asumen papeles importantes en la comunidad judía".

Es probable que la noticia sea bien recibida por los críticos de "Birthright", que cada vez se hacen más eco de su encubrimiento de los abusos de los derechos humanos por parte de Israel. Cada vez más jóvenes estadounidenses cuestionan los motivos del viaje con todos los gastos pagados a un país que los grupos de derechos humanos han calificado de Estado de apartheid. La revista estadounidense Jewish Currents planteó cuestiones éticas en torno a "Birthright", describiendo el programa como una de las campañas de propaganda más eficaces en favor del gobierno israelí y su ocupación de los territorios palestinos. Subrayó que los judíos estadounidenses comprometidos con el fin de la ocupación israelí, están ampliamente de acuerdo en que "Birthright" es un problema, pero no hay consenso sobre cómo abordarlo. "¿Deberían los jóvenes judíos realizar viajes alternativos para tener una perspectiva más equilibrada?", se preguntaba la revista.

Los viajes "Birthright", financiados en parte por el gobierno israelí, se han convertido en un rito de paso para los judíos estadounidenses. Los que se oponen al programa dicen que su existencia perpetúa el racismo contra los palestinos, por no hablar de su difusión de información errónea sobre cómo surgió Israel. En 2019, el grupo judío progresista estadounidense, J Street, lanzó la alternativa "Birthright", con una gira "Occupation 101". Anunciado como el primero de su tipo, el tour tenía como objetivo proporcionar una visión de Israel que no borrara a los palestinos y la brutal ocupación militar bajo la que viven. Durante el lanzamiento, J Street dijo que, al omitir las perspectivas palestinas, los viajes de "Derecho de Nacimiento" crean "un ambiente político que permite que las demoliciones de viviendas, la expansión de los asentamientos y otras políticas destructivas de la Ocupación continúen sin ser cuestionadas".

Otros han señalado el racismo inherente al programa "Birthright". Preguntando por qué Birthright es controvertido, Leila Ettachfini, editora asociada de Vice, dijo que "la cuestión comienza con el nombre de la organización y la premisa sobre la que se construyó todo el programa". La afirmación es que, por nacimiento, los judíos de todo el mundo tienen derecho a visitar Israel, a pesar de no tener conexiones familiares con el territorio. Este derecho no se extiende a los no judíos que han sido limpiados étnicamente de la Palestina histórica, aunque tengan siglos de conexión directa e ininterrumpida con su tierra ancestral.

Día de la Nakba de 1948 - Caricatura [Carlos Latuff/Monitor de Oriente]

La "primogenitura" refleja la Ley del Retorno de Israel. Esta ley concede a todos los judíos, independientemente del lugar en el que hayan nacido, el derecho a establecerse y a convertirse en ciudadanos de Israel. La implicación racista de la Ley del Retorno significa que a un palestino nacido en la ciudad de Haifa en 1945, que fue desplazado por las milicias sionistas en 1947/1948, no se le permitiría regresar a Haifa en la actualidad, pero un judío de Michigan cuya familia nunca haya pisado Haifa o sus alrededores, puede ser invitado gratuitamente a través de "Birthright" Israel.

Los activistas judíos han protestado contra "Birthright", diciendo que los viajes borran las experiencias de los árabes israelíes y de los palestinos que viven bajo la ocupación en Cisjordania. Sus protestas ponen de manifiesto el creciente malestar de muchos jóvenes judíos estadounidenses por las políticas de Israel y reflejan además la tendencia general de los judíos estadounidenses a distanciarse cada vez más del Estado de ocupación. La señal de este cisma es evidente en el descenso "sin precedentes" del número de estadounidenses que realizan viajes de "Birthright". Una de las explicaciones de este descenso es el hecho bien documentado de que los jóvenes judíos estadounidenses están cada vez más alejados de Israel y tienen cada vez menos interés en visitar el país, incluso cuando los viajes son gratuitos.

Cuando el año pasado predije que "la ya 'desordenada ruptura' de los judíos estadounidenses respecto a Israel se está volviendo más desordenada", no esperaba que el cisma desencadenado por el ascenso de la extrema derecha israelí fuera a ser tan profundo como lo ha sido en tan poco tiempo. Tal vez la disminución de las donaciones a un polémico programa que borra a los no judíos de la historia de Palestina es el indicio más fuerte hasta ahora de que los partidarios más fieles de Israel están reexaminando su apoyo al Estado del apartheid.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines