Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel huye de los temores

El estadista israelí y ex primer ministro de Israel David Ben-Gurion [Keystone/Getty Images].

El fundador y primer primer ministro de Israel, David Ben-Gurion, dijo una vez: "En Israel, para ser realista, hay que creer en los milagros". Si nos detenemos a considerar las palabras de los líderes israelíes, podemos plantear y responder a la pregunta, ¿huye Israel del miedo? En mi opinión, la respuesta es sí, Israel está huyendo del miedo.

Ha llegado el momento de romper el mito de que Israel es una fuerza imbatible. Si fuera fuerte desde dentro, no habría fracasado en los últimos 74 años en completar su colonización de Palestina. Esto es lo primero que asusta a Israel, 105 años después de la infame Declaración Balfour, la carta de 1917 escrita por un Secretario de Asuntos Exteriores británico, Lord Balfour, en la que una parte, Gran Bretaña, cedía la tierra de una segunda parte, los palestinos, a una tercera parte, "el pueblo judío".

Desde que se estableció el Estado de ocupación en 1948, ha sido incapaz de vivir en paz, a pesar de sus ofensivas militares y la limpieza étnica del pueblo palestino. Israel dispone de armas nucleares y cuenta con el apoyo político, económico y militar de EE.UU. y la UE y, sin embargo, sigue cundiendo el pánico cada vez que se le condena en la escena mundial y se fomenta el boicot pacífico a su sistema de apartheid. Algunos Estados árabes tienen tratados de paz o acuerdos de normalización con Israel y, sin embargo, éstos no traen la paz sobre el terreno ni la paz en la mente. Esto es así a pesar de que la causa palestina ya no es el tema central del mundo árabe.

En respuesta a este miedo, Israel ataca los objetivos más fáciles: el pueblo de la Palestina ocupada. Vivir bajo una brutal ocupación militar les hace extremadamente vulnerables, e Israel se aprovecha de ello. De ahí las campañas de detenciones masivas; los cierres en las fiestas judías; los controles militares; los asesinatos; las demoliciones de casas; las expulsiones. Los políticos israelíes intensifican la violencia antes de las elecciones, jugando con la vida y la sangre de los palestinos para atraer más votos y ganar escaños en el Parlamento.

El Estado ocupante también intenta convencer a los árabes de que no es su principal enemigo; que comparten un enemigo mutuo al otro lado del Golfo Pérsico: Irán. Se trata de una táctica de distracción para apartar la mirada árabe de lo que Israel está haciendo al pueblo de la Palestina ocupada, ya que se hace pasar por una nación amante de la paz y, por tanto, más aceptable en la región.

¿Qué país se beneficia más del conflicto árabe y de la tensión con Irán? Israel, porque ve en Irán un Estado que no teme desafiar su hegemonía en Oriente Medio. Los israelíes no paran de decir que Irán es una amenaza para la paz mundial, y que será peor si adquiere armas nucleares. Sin embargo, el propio Israel tiene armas de destrucción masiva, incluidas las nucleares, pero no permite que los inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica se acerquen a ellas. Sin embargo, insiste en que Irán debe cumplir con dicha supervisión internacional.

OPINIÓN: Abbas ya se somete a Netanyahu en silencio

Israel no teme que el mundo árabe despierte, pero sí teme los cambios en el orden mundial. Estados Unidos es el principal apoyo del Estado ocupante y la única superpotencia mundial real en este momento. Hay movimientos para cambiar esta visión unipolar del mundo, con China y Rusia esperando entre bastidores. Si uno u otro desbanca a Estados Unidos como única superpotencia y opta por ser ambivalente con Israel, el Estado de ocupación se enfrenta a la pérdida de su principal apoyo; Washington estará demasiado preocupado por su propio juego de poder en la escena mundial como para preocuparse demasiado por un Estado cliente en Oriente Medio.

Mientras tanto, Israel seguirá reprimiendo y oprimiendo a los palestinos, y enemistándose con los musulmanes de todo el mundo con sus incursiones en la mezquita de Al-Aqsa, especialmente durante el bendito mes de Ramadán. ¿Por qué en el mes de Ramadán concretamente? Aunque no escatima esfuerzos para acosar al pueblo palestino durante todo el año, Israel teme por su existencia porque es consciente del factor religioso que con demasiada frecuencia se pasa por alto al hablar de la creación de un "Estado independiente de Palestina". La importancia de la mezquita de Al-Aqsa para los palestinos, los árabes y los musulmanes de todo el mundo no debe subestimarse ni ignorarse.

Si Israel siente que se enfrenta a amenazas existenciales, eso indica que la causa palestina está viva por mucho que Israel intente destruirla. El pueblo palestino sigue vivo a pesar de la ocupación militar y de la amenaza existencial diaria que supone Israel para la demografía y la identidad de su tierra. La incapacidad de Israel para lograr la paz, de la que se jacta exteriormente, se refleja en sus acciones contra el pueblo autóctono y en los temores y amenazas que el Estado de ocupación, paradójicamente, genera para sí mismo.

Este artículo fue traducido y editado para MEMO y apareció en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 20 de noviembre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines