Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel está decepcionado por perder la batalla narrativa frente a los palestinos

Activistas participan en una protesta contra Israel el 5 de junio de 2010 para condenar el ataque contra la flotilla de la libertad [PETER MUHLY/AFP via Getty Images].

A pesar de las capacidades militares letales de Israel, sigue sintiendo una amarga decepción por estar perdiendo la batalla narrativa frente a los palestinos, que están haciendo importantes avances en términos de opinión pública internacional. Varios incidentes ilustran el fracaso de Israel en los frentes diplomático y mediático.

Uno de ellos fue el asalto de un comando israelí a la Flotilla de la Libertad encabezada por el Mavi Marmara que se dirigía a Gaza en 2010 para romper el bloqueo. El incidente fue un doble fracaso para Israel, que admitió que no esperaba encontrar a decenas de activistas a bordo del barco. Aunque no se le permitió llegar a Gaza, la flotilla logró su objetivo al identificarse con los palestinos y deslegitimar a Israel al revelar su secuestro de la flotilla en aguas internacionales. El comportamiento absurdo e ilegal de Israel ha quedado al descubierto con imágenes de soldados del Estado de ocupación disparando a civiles palestinos inocentes.

Mavi Marmara - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Esto sugiere que Israel se está quedando corto a la hora de publicitar su narrativa cuando las redes sociales pueden proyectar imágenes alternativas y más precisas en todo el mundo en cuestión de segundos. Tel Aviv se expone así a fuertes golpes políticos y mediáticos. Aunque Israel tiene un enorme presupuesto militar, tiende a subestimar el trabajo que tiene que hacer en términos de relaciones públicas. El mensaje no llega. Esto tiene un efecto directo en el resultado de la batalla, dado que la guerra hoy en día no se limita a la confrontación armada, sino que también depende de las narrativas y las imágenes.

Los mensajes antiisraelíes en las redes sociales son ahora parte integral de cualquier confrontación militar. No hace falta mirar más allá de las consecuencias del asesinato de la periodista palestino-estadounidense de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, para ver cómo eso funcionó en contra de Israel y de su narrativa sesgada.

Los pesimistas de Israel señalan que las cámaras pueden ser más eficaces que las bombas y las balas. Admiten que el daño que sufren a causa de esta campaña de deslegitimación continua es grave e inconmensurable. Quizás el ejemplo más infame en este sentido fue el asesinato del niño palestino de 12 años Muhammad Al-Durrah en septiembre de 2000, al comienzo de la Intifada de Al-Aqsa. Le dispararon y mataron, en directo, a la vista de todo el mundo. El intento de Israel de culpar a los palestinos por esto no engañó a nadie.

LEER: El fracaso de la AP en la protección de los palestinos

Este fracaso de la narrativa israelí puede empujar al gobierno israelí entrante de extrema derecha a utilizar un puño de hierro contra los movimientos de boicot dirigidos al Estado de ocupación. También puede limitar el acceso a las redes sociales, entre otras cosas por su eficaz uso por parte del grupo Lions' Den en la Cisjordania ocupada para atacar a los soldados y a los colonos ilegales, a la vez que atrae el apoyo de la calle palestina.

Es cierto que los ataques israelíes contra los palestinos son letales, pero a nivel mediático y propagandístico no parece tener una estrategia organizada para establecer una sensación de legitimidad o seguir el ritmo de sus ofensivas militares. Los funcionarios israelíes no se ponen delante de las cámaras para dar respuestas al público israelí.

Así, el ejército que lleva a cabo ofensivas en Gaza, Yenín y Nablús las 24 horas del día carece de medios para compartir información, como vídeos de alta calidad que puedan difundirse en el momento oportuno. En términos de valor propagandístico, estas operaciones carecen de valor y ni siquiera logran involucrar al público israelí en el proceso de difusión, con el consiguiente efecto negativo en la opinión internacional.

En consecuencia, muchas operaciones militares contra los palestinos carecen de medios para proporcionar información en tiempo real a los ciudadanos israelíes. Es un hecho que el mundo ve más imágenes brutales de los territorios palestinos ocupados, lo que refleja la debilidad de la maquinaria de propaganda israelí.

Muchas instituciones israelíes se dedican a bombear propaganda, al igual que los grupos de presión pro-israelíes de todo el mundo, pero en su mayoría no están coordinados y no utilizan tecnología avanzada en los diferentes medios de comunicación. Se trata de una extraña omisión o descuido por parte de Israel, que hace que las imágenes que salen de Gaza, por ejemplo, sean una enorme vergüenza para Israel y su falsa narrativa de "autodefensa". Sin embargo, después de sufrir un bloqueo desde 2007, sólo ahora Gaza está recibiendo peticiones locales e internacionales para que se levante. Esto no debería sorprender, dado que una familia palestina entera murió quemada recientemente porque los equipos de defensa civil y de extinción de incendios se encuentran entre los artículos prohibidos por Israel bajo su bloqueo asesino.

LEER: Simbólica pero significativa, la decisión de investigar el asesinato de Abu Akleh no tiene precedentes

Los debates internacionales sobre Gaza se centran en cuestiones humanitarias, como el alto nivel de pobreza y el número de muertos y heridos en las ofensivas israelíes. El hecho de que la ocupación israelí es responsable de la situación en Gaza se da a conocer; la gente ya no puede alegar ignorancia, con el resultado de que Israel está perdiendo la batalla narrativa.

Las imágenes incluyen a una mujer palestina portando una bandera de Palestina frente al muro del apartheid en la Cisjordania ocupada, que luego recibe un disparo y cae al suelo; o a un joven que recibe un disparo en la cabeza por parte de soldados fuertemente armados; o a docenas de tanques que se preparan para enfrentarse a jóvenes palestinos que están a punto de quemar neumáticos de automóviles. Los expertos en propaganda israelí saben que se trata, en efecto, de bombas mediáticas que benefician a los palestinos más que los cohetes y otros proyectiles disparados a través de la frontera nominal hacia objetivos israelíes. Las imágenes simbolizan la falta de poder de los palestinos e ilustran claramente que se trata de un conflicto asimétrico; es David contra Goliat, pero Israel no es definitivamente David. Con el cambio de las reglas de enfrentamiento para permitir a los soldados un mayor margen de maniobra al disparar a los palestinos, Israel se está disparando a su propia narrativa en el pie. El cambio no sólo es cruel y mortal, sino también una idiotez.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines