Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Simbólica pero significativa, la decisión de investigar el asesinato de Abu Akleh no tiene precedentes

Miembros de la prensa sosteniendo fotos de la reportera del canal de televisión Al-Jazeera Shireen Abu Akleh, en Nablus, Cisjordania, el 11 de mayo de 2022 [Nedal Eshtayah/Anadolu Agency].

La reciente decisión del Departamento de Justicia de Estados Unidos de abrir una investigación sobre el asesinato en mayo de la periodista estadounidense de origen palestino Shireen Abu Akleh no supone un cambio en el juego, pero es importante y merece una reflexión, no obstante.

Basándonos en la larga trayectoria de apoyo militar y político de Estados Unidos a Israel, y en el constante blindaje de Washington a Tel Aviv para que no rinda cuentas por su ocupación ilegal de Palestina, podemos concluir con seguridad que no habrá ninguna investigación real digna de ese nombre. Si la hubiera, podría abrir la caja de Pandora de los hallazgos relacionados con las muchas otras prácticas ilegales de Israel y las violaciones del derecho internacional, e incluso de Estados Unidos.

Por ejemplo, la Oficina Federal de Investigación (FBI) tendría que investigar el uso que hace Israel de las armas y municiones suministradas por Estados Unidos, que se utilizan a diario para reprimir las protestas palestinas, confiscar tierras palestinas, imponer asedios militares en zonas civiles y llevar a cabo otras acciones agresivas. La Ley Leahy de Estados Unidos prohíbe específicamente que "el Gobierno de Estados Unidos utilice fondos para ayudar a unidades de fuerzas de seguridad extranjeras cuando haya información creíble que implique a esa unidad en la comisión de graves violaciones de los derechos humanos".

Además, una investigación significaría también la rendición de cuentas, si concluye que Abu Akleh, ciudadano estadounidense, fue asesinado deliberadamente por un soldado israelí, como ya han concluido varios grupos de derechos humanos. Exigir responsabilidades a Israel también es inverosímil. De hecho, uno de los principales pilares que definen la relación entre Estados Unidos e Israel es que el primero sirve para proteger al segundo en la escena internacional. Todos los intentos palestinos, árabes o internacionales de que se investiguen los crímenes israelíes han fracasado rotundamente, simplemente porque Washington ha bloqueado sistemáticamente toda posible investigación con el pretexto de que Israel es capaz de investigarse a sí mismo. Los intentos de hacer que Israel rinda cuentas, afirma Estados Unidos, son una caza de brujas que equivale a antisemitismo.

Según Axios, la respuesta oficial israelí a la decisión de Estados Unidos de abrir una investigación sobre el asesinato del periodista palestino estadounidense fue la siguiente "Nuestros soldados no serán investigados por el FBI ni por ningún otro país o entidad extranjera", dijo el primer ministro israelí saliente, Yair Lapid. "No abandonaremos a nuestros soldados a las investigaciones extranjeras".

LEER: A Washington sólo le preocupa la ciudadanía estadounidense de Abu Akleh

Aunque la de Lapid fue una respuesta típicamente israelí, es bastante interesante -si no chocante- verla en el contexto de una investigación estadounidense. Históricamente, ese lenguaje se reservaba para las investigaciones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y de expertos en derecho internacional como Richard Falk, Richard Goldstone y Michael Lynk. Una y otra vez, esas investigaciones se llevaron a cabo o se bloquearon sin ninguna cooperación israelí y bajo una intensa presión estadounidense para que se detuvieran.

En 2003, el alcance de la intransigencia israelí y el apoyo ciego de Estados Unidos a Israel llegaron al punto de presionar al gobierno belga para que reescribiera sus propias leyes internas y desestimara un caso de crímenes de guerra contra el difunto primer ministro israelí Ariel Sharon. Además, a pesar de los incesantes esfuerzos de muchos grupos de derechos con sede en Estados Unidos para investigar el asesinato de una activista estadounidense, Rachel Corrie, Estados Unidos se negó a considerar siquiera el caso, confiando en cambio en los propios tribunales de Israel, que exoneraron al soldado israelí que condujo una excavadora sobre Corrie, de 23 años, en 2003. Su "crimen" fue simplemente instarle a no demoler una casa palestina en la Franja de Gaza.

Peor aún, en 2020, el gobierno de Estados Unidos llegó a sancionar a la fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) Fatou Bensouda y a otros altos funcionarios de la fiscalía que participaron en la investigación de los presuntos crímenes de guerra de Estados Unidos e Israel en Afganistán y Palestina.

Con todo esto en mente, debemos preguntarnos sobre el momento y los motivos de la investigación propuesta por Estados Unidos. Axios reveló que la decisión de investigar el asesinato de Abu Akleh "se tomó antes de las elecciones del 1 de noviembre en Israel, pero el Departamento de Justicia lo notificó oficialmente al gobierno israelí tres días después de las elecciones". De hecho, la noticia no se dio a conocer a los medios de comunicación hasta el 14 de noviembre, tras las elecciones israelíes y estadounidenses del 1 y 7 de noviembre, respectivamente.

Los funcionarios de Washington se esforzaron por comunicar que la decisión no era política, ni pretendía evitar el enfado del lobby pro-israelí en Washington días antes de las elecciones de mitad de mandato en EE.UU., ni tampoco influir en el resultado de las propias elecciones generales de Israel. Si ese es el caso, ¿por qué Estados Unidos esperó hasta el 14 de noviembre para filtrar la noticia? La demora sugiere una seria política de puertas adentro y una enorme presión israelí para disuadir a Estados Unidos de hacer público el anuncio, después de lo cual sería imposible revertir la decisión.

LEER: El asesinato selectivo de palestinos es el próximo crimen israelí a normalizar

Sabiendo que lo más probable es que no se lleve a cabo una investigación seria, la decisión de Estados Unidos debe haber sido razonada de antemano para ser una decisión meramente política. Tal vez simbólica y significativa, pero en última instancia intrascendente, la decisión estadounidense, sin precedentes y decidida, se basó en un razonamiento sólido. Para empezar, el presidente de EE.UU., Joe Biden, tuvo una difícil experiencia gestionando los tejemanejes políticos del entonces primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante su etapa como vicepresidente en la Administración Obama (2009-2017). Ahora que Netanyahu está a punto de volver al timón de la política israelí, el gobierno de Biden necesita urgentemente una palanca política sobre Tel Aviv, con la esperanza de controlar las tendencias extremistas del líder israelí y su gobierno.

Además, el fracaso de la llamada "Ola Roja" republicana para marginar a los demócratas como fuerza política y legislativa considerable en el Congreso de Estados Unidos envalentonó aún más a la administración Biden para revelar las noticias sobre la investigación del asesinato de Abu Akleh. Es decir, si hemos de creer que la decisión estaba realmente tomada de antemano.

Además, la fuerte presencia de candidatos palestinos y pro-palestinos en las elecciones de mitad de mandato -tanto en las encuestas nacionales como en las legislativas estatales- refuerza aún más la agenda progresista dentro del Partido Demócrata. Incluso la decisión simbólica de investigar el asesinato de un ciudadano estadounidense representa un momento decisivo en la relación entre el establishment del Partido Demócrata y sus bases más progresistas. De hecho, la congresista estadounidense de origen palestino reelegida, Rashida Tlaib, se apresuró a responder a la noticia de la investigación, describiéndola como "el primer paso hacia una verdadera rendición de cuentas".

Aunque es poco probable que la investigación del FBI sobre el asesinato de Abu Akleh desemboque en algún tipo de justicia, es un momento muy importante en las relaciones entre Estados Unidos e Israel y entre Estados Unidos y Palestina. En pocas palabras, significa que, a pesar del arraigado y ciego apoyo de Estados Unidos a Israel, existen márgenes en la política estadounidense que todavía pueden ser explotados, si no para revertir el apoyo de Estados Unidos a Israel, al menos para debilitar el supuesto "vínculo inquebrantable" entre ambos países.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines