Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Lograron los hutíes perturbar el sector petrolero?

Puerto petrolero de Qena [@South24E/Twitter]

El miércoles pasado, el grupo hutí respaldado por Irán y los aviones no tripulados Shahed iraníes atacaron el puerto petrolero de Qena -que probablemente no aparezca en los mapas de Google- en el tercer ataque de este tipo en un mes, como parte de una trama agresiva destinada a interrumpir la producción y la exportación de petróleo que controla la autoridad legítima respaldada por las Fuerzas de Coalición de Apoyo a la Legitimidad, dirigidas por Arabia Saudí, con la influyente participación de los EAU.

Los hutíes son conscientes de la sensibilidad del sector petrolero, en el que operan empresas internacionales transfronterizas. Dependen de los petroleros internacionales para transportar el petróleo, lo que hace que sea propenso a ser detenido, dadas las amenazas y los ataques armados de los hutíes en medio de su insistencia en imponer sus exigencias de que los ingresos del petróleo -o parte de ellos- se destinen a pagar los salarios de los grandes organismos civiles, militares y de seguridad controlados por los rebeldes respaldados por Irán. Dependen de ellos para establecer su poder y luchar contra sus oponentes.

Tal vez lo que más desean estos rebeldes sectarios y sus partidarios es convertir los ingresos del petróleo en un poder militar que controlen por sí mismos, después de que no fuera posible imponerlo como punto de negociación ejecutable en las estancadas negociaciones para renovar la tregua. Quieren liberarlo de cualquier compromiso previo en este sentido que adquirieron como parte del entendimiento de Estocolmo, firmado en diciembre de 2018.

LEER: La cumbre de "unidad" de la Liga Árabe sólo acentuó las divisiones árabes

Hoy, en medio de las noticias sobre la posible paralización del sector de la producción energética yemení, que amenaza la capacidad de la fragmentada autoridad legítima para continuar, operar y satisfacer las necesidades mínimas habituales del pueblo yemení, las cosas parecen haberse resuelto a favor de la agenda de los rebeldes y sus partidarios. Esto pone en peligro a las Fuerzas de la Coalición que Apoyan la Legitimidad como una parte que, de hecho, no ha logrado los objetivos legítimos básicos en Yemen, no ha logrado la seguridad en la profundidad estratégica de sus dos estados y ha provocado que el Estado yemení esté completamente paralizado, especialmente tras la imposición del Consejo de Liderazgo Presidencial sobre la autoridad legítima. El Consejo está formado por ocho personas que representan proyectos políticos contrapuestos y que tienen dificultades para reunirse y realizar sus tareas sin problemas y con una interacción positiva.

La autoridad legítima y su jefe, en particular, así como el gobierno, parecen completamente desprovistos de cualquier arma eficaz y disuasoria frente a los drones iraníes que se pusieron en manos del grupo rebelde de Saná. Permitir que esta autoridad obtenga armas para proteger las instalaciones económicas vitales y a los civiles no está en la agenda de la Coalición. Peor aún, esta autoridad legítima, sobre todo después de que se incorporaran a ella formaciones armadas y las tensas formaciones políticas, no parece estar preparada para enfrentarse al nivel de responsabilidad que exigen las amenazas. Hay líderes en esta autoridad legítima que desean la caída de Marib más que los hutíes.

No descartamos que los ataques hutíes formen parte del complot, unidos a los separatistas que creen que su sur es rico en riquezas ilimitadas, y es hora de que los norteños dejen de explotarlas. Esto se suma a la oportunidad que puede brindar la incapacidad de la actual autoridad legítima para desmantelarla definitivamente, permitiendo así que los proyectos separatistas en el sur y el sectarismo en el norte se repartan el legado de la guerra y sus beneficios según su malicioso esquema regional.

Los ataques llevados a cabo por los hutíes en el sector petrolero suscitaron la condena de los embajadores occidentales preocupados por la guerra en Yemen, una tendencia que es coherente con los esfuerzos saudíes por volver a clasificar al grupo hutí como organización terrorista. Sobre todo porque los términos utilizados en las declaraciones de los embajadores occidentales son contundentes y condenan firmemente estos ataques, calificándolos de atentados terroristas.

Yemen: los hutíes consideran la visita del embajador estadounidense a Hadhramaut un acto de agresión

¿Tiene que descender Yemen a un abismo de pobreza, indigencia, hambre, inseguridad, desplazamientos y parálisis para que Arabia Saudí pueda empujar a los aliados de Irán en Yemen al círculo de los objetivos internacionales, mientras que todavía puede alcanzar este objetivo por un medio legítimo, que es derrotar a los hutíes militarmente permitiendo que el ejército nacional haga el trabajo?

Se teme que los ataques militares contra las instalaciones petrolíferas y los petroleros destinados a los puertos yemeníes consigan parte de lo que los enviados de seguridad y de Estados Unidos necesitan para llegar a renovar la tregua haciendo las concesiones impuestas por los rebeldes de Sanaa. Parece como si el éxito de estos enviados fallidos dependiera de debilitar y fragmentar aún más la legitimidad.

Si tal posibilidad es cierta -y no la descartamos- sería una catástrofe la que se ha producido y se sigue produciendo en Yemen, con una clara ejecución por parte de una comunidad internacional extremadamente oportunista y hostil.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 13 de noviembre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioSmall SlidesYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines