Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La cumbre de "unidad" de la Liga Árabe sólo acentuó las divisiones árabes

La 31ª Cumbre de la Liga Árabe celebrada en Argel (Argelia) el 1 de noviembre de 2022 [Presidencia tunecina/Handout/Anadolu Agency via Getty Images].

Acaba de celebrarse una cumbre de la Liga Árabe, la 31ª, por primera vez en tres años. Las cumbres árabes no se las ha perdido nadie, y sin duda habrá reuniones a puerta cerrada en los próximos años, a las que nadie prestará atención. Estas reuniones están podridas hasta la médula, entre otras cosas porque la Liga Árabe está básicamente descerebrada desde la invasión estadounidense de Irak en 2003. Se ha enterrado en varias ocasiones: la revolución y la ocupación ruso-iraní en Siria; la invasión saudí de Yemen; los continuos ataques israelíes a la Franja de Gaza; la profanación de la mezquita de Al-Aqsa; y la judaización de Jerusalén por parte de Israel. A esta lista pueden añadirse los acuerdos de normalización árabe-israelí. La Liga Árabe no pronunció una palabra sobre estos temas, porque los muertos no pueden hablar. Sus restos son mantenidos en jaque por los regímenes amigos de Israel.

La Liga Árabe, por supuesto, nunca se ha caracterizado por ser eficaz en ninguna cuestión árabe. No adoptó ninguna posición firme sobre el reconocimiento de Donald Trump de una "Jerusalén unida" como "capital eterna" del Estado de ocupación y el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén. Tampoco adoptó una postura firme sobre la anexión por parte de Israel de los Altos del Golán sirios. No se ha resuelto ningún conflicto interárabe. Por el contrario, la liga tendió a exacerbarlos, dependiendo de los ejes que movían los hilos y del dominio de un eje sobre otro. Esto fue evidente cuando se impuso el eje "contrarrevolucionario", controlado por Arabia Saudí y los EAU. Basándose en la noción de que cuanto más dinero tienes, mayor es tu influencia, el equilibrio de poder ha cambiado. La brújula se desvió de las constantes históricas de la Liga Árabe, de modo que, por ejemplo, el término "enemigo sionista" se borró de su léxico hasta el punto de que ahora echamos de menos sus declaraciones de condena de los ataques israelíes, aunque en su momento nos burláramos de ellas por carecer relativamente de sentido.

La Liga Árabe nació como una expresión de la conciencia árabe. Palestina fue el primer pilar de su fundación y la razón por la que no se cerró. Hasta que, eso sí, la organización fue asesinada por los sionistas árabes que se han hecho con el control.

Antes de la toma del poder por parte de los saudíes y los emiratíes, la Liga Árabe reflejaba las cuestiones sobre las que había consenso: el rechazo a la ocupación israelí de Palestina y el rechazo a la normalización de las relaciones con ella; el principio establecido de boicotear a Israel a todos los niveles; y la adopción de posiciones firmes contra la ocupación israelí, que en sí misma es un recordatorio del fracaso árabe. Hoy en día, la Liga Árabe se ha convertido en sinónimo de prostitución árabe; sería más apropiado llamarla la Liga de los Estados Hebraizados.

Resulta irónico que Argelia haya acogido la 31ª cumbre bajo el lema "reunificación árabe". Es hostil a su vecino Marruecos, con el que tiene una frontera cerrada, y apoya y arma al Frente Polisario contra el control marroquí del Sahara Occidental.

LEER: La Coalición de la Flotilla de la Libertad se prepara para romper el bloqueo de Gaza

En realidad, la cumbre se acabó incluso antes de empezar, con la mitad de los gobernantes árabes ausentes. Es triste decir que, aunque hubieran asistido, sólo habrían aumentado la confusión. Los gobernantes de todos los Estados árabes son tiranos que gobiernan con mano de hierro y trabajan en contra de los intereses árabes para satisfacer a los enemigos de los árabes. No se preocupan por Palestina, sino que insisten en declaraciones retóricas que no hacen más que embellecer sus propias reputaciones empañadas. Afirman que Palestina sigue siendo la cuestión central -que lo es, o debería serlo- pero las palabras sólo salen de sus gargantas, no de sus corazones. Son unos mentirosos que utilizan la cuestión de Palestina para mantenerse en el poder.

Piensa en esto. Quién está conspirando contra los palestinos; colaborando con el enemigo israelí para liquidar la causa palestina; asediando la Franja de Gaza y matando de hambre a casi dos millones de palestinos; calificando de "terroristas" a los combatientes de la resistencia palestina; deportando a los palestinos y cortando sus medios de vida; encarcelándolos; comprando casas y tierras en Jerusalén para dárselas a los sionistas; impidiendo que su gente se solidarice con el pueblo palestino durante las repetidas ofensivas militares israelíes; negando las oportunidades de manifestar su apoyo a Jerusalén; y convirtiendo en delito las donaciones caritativas a los palestinos? ¿Quién está haciendo todo esto? Los regímenes árabes, por supuesto.

También es irónico que el Secretario General de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, pida la unidad por el bien de la causa palestina. Él fue la persona, recordemos, que dijo que había que romperles las piernas a los palestinos que se acercaran a la frontera con Egipto. Esto fue en 2009, cuando era ministro de Asuntos Exteriores de Egipto y los palestinos habían derribado la alambrada entre los lados palestino y egipcio de Rafah. Desafiaron el acuerdo Sykes-Picot y entraron en Egipto para comprar artículos de primera necesidad que escaseaban en Gaza debido al asedio dirigido por Israel. Egipcios y palestinos de a pie se abrazaron en una hermosa escena que permanece en nuestra memoria. Después, los palestinos volvieron a cruzar la frontera y regresaron a casa.

La Liga Árabe no ha unido a los pueblos árabes; simplemente reúne a los regímenes. Por eso no ha sido una espina en el costado de nuestros enemigos en ningún momento de sus 77 años de historia. Fue creada en marzo de 1945 bajo la mirada de la ocupación británica de Palestina por el ministro de Asuntos Exteriores Anthony Eden. Esto ocurrió dos años después de que hablara en la Cámara de los Comunes de Westminster, diciendo que el gobierno británico simpatiza con los objetivos árabes de unidad económica, cultural y política.

Eden había querido sobornar a los países árabes para que estuvieran al lado de Gran Bretaña y sus aliados durante la Segunda Guerra Mundial, utilizando y explotando las grietas del mundo musulmán para debilitarlo. Prometió la independencia total y el derecho a la autodeterminación; una promesa que se evaporó rápidamente en cuanto terminó la guerra.

La empatía superficial de Eden con los árabes procedía del mismo libro de jugadas que la simpatía de su predecesor Lord Balfour con los sionistas y su complot para colonizar Palestina y establecer un Estado judío. Servían al mismo objetivo. Eden trató de jugar la carta árabe para dividir la Ummah islámica y enterrar la causa palestina. Tuvo cierto éxito, pero Palestina, y la mezquita de Al-Aqsa, sigue siendo una cuestión islámica, no sólo de los árabes.

VIDEO: Comienza la COP27 en Egipto

El apoyo británico al "hogar nacional para el pueblo judío" en Palestina no surgió por simpatía hacia los judíos; sirvió a un propósito imperial, para que el eventual Estado de Israel sirviera a los intereses británicos y europeos en la región. Plantar el estado en medio del mundo musulmán tenía como objetivo dividir la Ummah, con el apoyo de los estados árabes que simpatizaban con el sionismo. Las Cruzadas nunca han terminado realmente; sólo han tomado una forma diferente.

Sin embargo, mientras la Liga de la Vergüenza está muerta y enterrada, sin lamentarlo, los regímenes vergonzosos le seguirán pronto cuando los pueblos árabes recuperen el control de sus revoluciones. Buscan la liberación en dos frentes: de los regímenes que usurpan los gobiernos árabes; y del régimen israelí que usurpa la tierra árabe. Los gobernantes corruptos piensan que este momento nunca llegará, pero nosotros creemos que llegará antes de lo que piensan, si Dios quiere.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArgeliaArtículosArtículos de OpiniónLiga ÁrabeSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines