Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Shin Bet admite haber espiado a periodistas a través de sus teléfonos móviles

Teléfono móvil [foto de archivo]

El Servicio General de Seguridad israelí Shin Bet admitió que espiaba a los periodistas a través de una base de datos recogida en las compañías de telefonía móvil. También utilizó esta base de datos en investigaciones de incidentes criminales, no sólo en investigaciones de seguridad. Esto se produjo en la respuesta de la Fiscalía a una petición presentada por la Asociación para los Derechos Civiles en Israel (ACRI) ante el Tribunal Superior.

Los datos de los teléfonos móviles se almacenan en una base de datos. La información que contiene incluye los lugares donde ha estado un periodista, las conversaciones que ha mantenido, su duración y otros datos. A través de la petición, el ACRI exigía la eliminación de una cláusula de la ley que regula las operaciones del Shin Bet y que obliga a las empresas de telefonía móvil de Israel a proporcionar a la agencia información sobre cada llamada o mensaje que se produzca en el teléfono.

La ley del Shin Bet fue promulgada en 2002, alegando que regula sus actividades, pero éstas son en su mayoría secretas y no están sujetas a la supervisión pública, según informa el viernes el diario Haaretz. Según la ley, el uso de esta información por parte del Shin Bet está permitido tras la aprobación del jefe del Shin Bet, que debe informar al primer ministro y al fiscal general de las operaciones de espionaje a través de la base de datos de teléfonos móviles una vez cada tres meses e informar al comité del Shin Bet en la Knesset una vez al año.

La petición de la ACRI afirmaba que la mencionada cláusula tiene defectos constitucionales debido a la falta de claridad respecto a la privacidad de los objetivos y que el poder que esta cláusula otorga al Shin Bet va más allá de lo que requieren las necesidades de la seguridad del Estado.

La petición subrayaba que la ley del Shin Bet carece de un mecanismo claro para proteger a quienes requieren el secreto profesional, especialmente los periodistas, porque las decisiones del jefe del Shin Bet y del primer ministro en virtud de esta cláusula no están sujetas a supervisión judicial y porque no hay sistemas de control adecuados en la ley del Shin Bet.

El Tribunal Superior examinó la petición de un grupo de tres jueces el 25 de octubre y decidió al final de la sesión que la fiscalía informaría al tribunal en un plazo de 90 días sobre la presentación de un memorando para modificar la ley del Shin Bet. Se espera que se publique pronto para que el público pueda dar su opinión. Entonces el tribunal decidirá sobre la continuación del examen de la petición.

El 20 de octubre, el Shin Bet y el gobierno pidieron al Tribunal Superior, a través de la Fiscalía, que rechazara la petición. En su respuesta, la fiscalía alegó que la base de datos de comunicaciones móviles es: "La recopilación de datos de comunicaciones de las empresas de telecomunicaciones para reunir información de inteligencia es vital para las operaciones de la organización y ya ha proporcionado una ayuda fundamental para frustrar atentados terroristas y salvar vidas".

LEER: La complicidad de EE.UU. con Israel potenciará cualquier plan de anexión futuro 

"El servicio frustra cientos de ataques al año, y los datos recogidos contribuyen significativamente a ello. Limitar la autoridad de la agencia perjudicará gravemente la seguridad y la capacidad de la agencia para cumplir su función", añadió.

La fiscalía compartió que el Shin Bet no utiliza los datos de los teléfonos móviles contra personas que gozan de inmunidad profesional, como miembros de la Knesset, ministros, viceministros, periodistas, abogados, psiquiatras y líderes religiosos, excepto en los casos que lo requieren, alegando que están relacionados con la seguridad del Estado.

La fiscalía señaló que la base de datos se utilizó cinco o seis veces al año, de media, durante los últimos diez años, y que los periodistas eran una minoría en estos casos.

Gil Gan-Mor, abogado y jefe de la división de derechos civiles de la ACRI, declaró a Haaretz: "Incluso si se trata de dos periodistas al año vigilados a través de esta base de datos, esto equivale a 20 en la última década y a 40 en la vida de la base de datos".

Y añadió: "Investigar las comunicaciones por teléfono móvil puede revelar con una facilidad espeluznante las fuentes de determinadas noticias que han avergonzado al gobierno, aunque se hayan publicado previamente y aunque el periodista y la fuente no hayan hablado por teléfono y sólo se hayan encontrado mientras llevaban sus teléfonos."

 

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines