Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La complicidad de EE.UU. con Israel potenciará cualquier plan de anexión futuro

Las banderas de Estados Unidos e Israel se proyectan sobre los muros históricos cerca de la Puerta de Hebrón durante la visita del presidente estadounidense Joe Biden en Jerusalén el 14 de julio de 2022. [Mostafa Alkharouf - Anadolu Agency]

Estados Unidos se opondrá a la anexión, según el embajador de Estados Unidos en Israel, Tom Nides, ya que los Acuerdos de Abraham son la continuación de una política estadounidense aprobada internacionalmente. "Nuestra posición es muy clara: no apoyamos la anexión. Lucharemos contra cualquier intento de hacerlo", declaró Nides durante una entrevista.

Antes de la agenda de los Acuerdos de Abraham, el entonces primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, daba prioridad a la anexión. Sus suspensiones provocaron muchas declaraciones desde la administración Trump en el sentido de que el plan no se detendrá de forma permanente. Cuestión de prioridades estratégicas, los acuerdos de normalización, que algunos Estados árabes firmaron con Israel, permitieron a la empresa colono-colonial legitimar su violencia por otros medios, mientras la anexión de facto continuaba sin obstáculos. Sin embargo, la extrema derecha israelí persigue la formalidad de la anexión, como declaró el MK del Likud Yarid Levi: "Estuvimos a un mero paso de aplicar la soberanía en Judea y Samaria y espero que hagamos menos declaraciones y tomemos más acciones para avanzar hacia allí".

El Jerusalem Post ha informado de que Bezalel Smotrich, líder del Partido Sionista Religioso, exige que el próximo gobierno israelí ejerza su dominio sobre los asentamientos israelíes, frente a la Administración Civil de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), lo que supondría un paso adelante en la anexión.

Mientras tanto, el gobierno de Biden ha emitido, hasta ahora, vagas declaraciones sobre los valores compartidos, al tiempo que ha indicado que se opondrá a la anexión. Según Nides, Estados Unidos es "un aliado muy, muy fuerte del Estado de Israel, pero habrá momentos en los que articularemos dónde creemos que están nuestras diferencias". La mayoría de los países árabes se oponen a la anexión, señaló, al tiempo que omitió articular que los Estados árabes han fallado completamente a los palestinos y que su oposición a la anexión difícilmente hará mella en cualquier plan futuro del próximo gobierno israelí dirigido por Benjamin Netanyahu.

La principal amenaza: es hora de hablar de la lucha de clases palestina

Los Acuerdos de Abraham no han detenido la expansión de los asentamientos. El último informe de la Comisión de Investigación de la ONU reconoce la anexión de facto de Israel. Nides debería haber especificado que Estados Unidos no se opone a la anexión, sino a una posible formalización del proceso, que es probable bajo el mandato de Netanyahu.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, ha operado en gran medida desde el legado de Trump, haciendo sólo gestos de concesión a los palestinos en lugar de alterar la política exterior de EE.UU. o revertir las concesiones del ex presidente de EE.UU. Donald Trump. Los países árabes, por su parte, no se han opuesto colectivamente a los Acuerdos de Abraham, que van en contra de la iniciativa de paz árabe de 2002, que pide a Israel que se retire de los Territorios Palestinos Ocupados, a cambio de normalizar las relaciones con la entidad colono-colonial. Un movimiento hipócrita todavía, porque el colonialismo de los colonos sigue sin ser abordado, pero el hecho es que los países árabes han traicionado incluso su propia iniciativa por una demanda colonial.

Las lealtades con las que Netanyahu trabajará durante su mandato como Primer Ministro son percibidas por los colonos como una victoria. No hay que olvidar que Netanyahu ya ha conseguido construir los cimientos de la anexión en sus anteriores mandatos, en particular su insistencia en que la causa palestina ya no es una prioridad para los Estados árabes, una afirmación probada dada la traición sobre los Acuerdos de Abraham. Dado que Estados Unidos dará prioridad a la narrativa colonial de Israel, es poco probable que cualquier supuesta oposición a la anexión influya en el próximo gobierno de Israel.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines