Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un nuevo informe arroja luz sobre los niños víctimas del ejército británico en Afganistán

Un grupo de niños afganos en Kabul, Afganistán, el 31 de octubre de 2022 [Bilal Güler/Anadolu Agency].

Los últimos datos del Ministerio de Defensa del Reino Unido revelan que los soldados británicos estuvieron directamente implicados en la muerte de 135 niños durante su despliegue de nueve años en la provincia del sur de Afganistán, y el Reino Unido ya ha pagado indemnizaciones a las familias de 64 niños víctimas.

Según los datos recopilados por la organización "Action on Armed Violence" (AAOV), en su informe sobre las tropas británicas desplegadas en la provincia de Helmand entre 2006 y 2014, las autoridades británicas pagaron una indemnización media de apenas 1.656 libras (1.893,53 dólares) a las familias de las víctimas, añadiendo que las muertes de niños afganos "podrían argumentarse como una forma de máximo caos" en el país devastado por la guerra.

"Hubo 64 víctimas infantiles confirmadas en Afganistán en las que los militares británicos pagaron indemnizaciones, aunque el número de niños muertos podría llegar a ser de 135", afirmaba el informe de la AAOV.

La obtención de estos datos sólo fue posible gracias a la Ley de Libertad de Información 2000 del Reino Unido.

"Incluso la cifra más baja es cuatro veces mayor de lo que se pensaba, ya que los documentos anteriores publicados por el Ministerio de Defensa del Reino Unido (MoD) sólo habían revelado 16 víctimas mortales infantiles confirmadas", añadía.

LEER: La inutilidad de la guerra

El ejército británico pagó indemnizaciones entre abril de 2007 y diciembre de 2012 a 64 familias de víctimas infantiles implicadas en 38 incidentes en los que se mencionaba específicamente a un niño, o el listado de menores de 18 años.

"Sin embargo, si se incluyen descripciones de los muertos como 'hijo', 'hija' o 'sobrino', el número de niños afectados podría llegar a 135 en unos 47 incidentes", según el informe.

Aunque el informe afirma que no había "absolutamente ninguna prueba de que hubiera un ataque deliberado contra civiles o niños por parte de los militares británicos", declaró, sin embargo, que "el Ministerio de Defensa no aportó suficientes pruebas para detallar las circunstancias de cada muerte, y a veces la situación que condujo a la muerte de un niño fue tratada de forma superficial en la documentación"

Entre las víctimas se encuentra un bebé de un año

El informe señala que la edad media de los niños muertos durante las operaciones militares británicas era de seis años, y que el menor asesinado en marzo de 2009 era un bebé de un año.

También muestra cómo una niña de 18 meses fue asesinada el mismo año en el distrito de Nad-e Ali de la provincia.

"Ambos fueron asesinados junto a su madre o 'esposa del padre'; se pagaron algo más de 3.000 libras esterlinas por sus muertes", añade el informe.

Aunque la mayoría de las víctimas infantiles eran varones, el informe afirma que "el fuego cruzado y los ataques aéreos fueron las dos causas de muerte especificadas más comunes, lo que plantea interrogantes sobre las reglas de enfrentamiento desplegadas por el ejército británico en Helmand durante ese tiempo".

"Alrededor de 68 de las 135 muertes infantiles confirmadas y sospechosas se debieron a ataques aéreos, lo que constituye aproximadamente el 50% de todas las muertes", añade el informe.

El informe dice que "30 de las 135 muertes confirmadas y sospechosas de niños fueron por fuego de armas pequeñas, como el fuego cruzado. Estas constituyeron el 22% de todas las muertes".

El informe señala: "las cifras totales de víctimas mortales sólo serán una fracción de los muertos por las fuerzas británicas. Los datos sólo recogen a los afganos que conocían y eran capaces de pasar por el arduo proceso de compensación y tenían suficientes pruebas para que la reclamación fuera aceptada por el personal de la Oficina de Reclamaciones de Área (ACO)".

LEER: Egipto tiene 60.000 presos como Alaa Abdel Fattah

"El umbral de pruebas de una reclamación no era insustancial. A los reclamantes se les pedían con frecuencia fotos, informes médicos, certificados de nacimiento y cartas de los mulás locales, y eran entrevistados formalmente por personal británico para confirmar que no había afiliación talibán... La mayoría de las 881 reclamaciones por víctimas mortales que se presentaron en la ACO fueron rechazadas. Sólo una cuarta parte de ellas recibió alguna compensación", añadió.

Durante los 20 años de guerra contra los talibanes por parte de las fuerzas extranjeras lideradas por Estados Unidos, incluidos los soldados británicos, Afganistán fue testigo de la muerte y la destrucción. Cuando las fuerzas extranjeras abandonaron el país devastado por la guerra en agosto del año pasado, los talibanes volvieron al poder en Kabul sin que se produjeran enfrentamientos.

"El número de niños muertos tras la acción militar británica en Helmand debería hacer reflexionar. La guerra conduce invariablemente a la muerte y la guerra moderna siempre traerá consigo víctimas civiles, pero no informar sobre esas muertes -por mucho que pueda ser motivo de arrepentimiento y horror para los soldados implicados en los asesinatos y por muy accidentales que sean esas muertes- sería una omisión de responsabilidad y una erosión de la verdad", dijo el director ejecutivo de la AAOV, Iain Overton.

"Este informe espera dar algunos detalles sobre los niños muertos en la guerra, a menudo olvidados, y, de alguna manera, enviar una advertencia a los futuros políticos de Westminster que podrían considerar el envío de tropas a la batalla".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReino UnidoSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines