Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Egipto tiene 60.000 presos como Alaa Abdel Fattah

Sanaa Seif, hermana del disidente Alaa Abdel-Fattah, que está en huelga de hambre mientras está encarcelado en Egipto, habla en una conferencia de prensa en la conferencia sobre el clima COP27 de la CMNUCC el 08 de noviembre de 2022 en Sharm El Sheikh, Egipto [Sean Gallup/Getty Images].

El activista y bloguero egipcio Alaa Abdelfattah escribió un libro con el título Todavía no has sido derrotado. Está encarcelado por el régimen egipcio por compartir un post en Facebook que documentaba la muerte de otro detenido político en Egipto.

Mientras escribo, hace cuatro días que Abdelfattah decidió dejar de beber agua en su huelga de hambre, que dura ya más de 200 días. La decisión se tomó justo antes del inicio de la cumbre del clima COP27 en Sharm El Sheikh. Ha decidido jugar su última carta contra el régimen liderado por su casi tocayo Abdel Fattah Al-Sisi: su ya débil cuerpo. La esperanza es que pueda atraer la atención de alguien dentro del régimen que tenga respeto por la humanidad, pero es dudoso.

Mientras tanto, a cientos de kilómetros de su celda, decenas de periodistas representantes de los medios de comunicación occidentales se reunieron para cubrir una conferencia de prensa en la que una joven egipcia les habló de su hermano que está en huelga de hambre y se niega a tomar cualquier alimento o bebida. Exigió a los líderes mundiales que participan en la COP27 que presionen al régimen de Sisi para salvar la vida de su hermano. Esa joven es Sanaa Abdelfattah, hermana de Alaa.

LEER: "¡Egipto está bien!"

Sanaa y su hermana Mona llevan varios meses liderando una campaña internacional en solidaridad con su hermano detenido en Egipto. La campaña incluyó una protesta de varios días frente al Ministerio de Asuntos Exteriores en Londres, durante la cual hablaron con los medios de comunicación británicos sobre los peligros a los que se enfrenta Abdelfattah como consecuencia de su huelga de hambre. Su familia se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores británico, James Cleverly, apenas dos días antes del inicio de la COP27, y recibieron una carta del primer ministro Rishi Sunak en la que afirmaba su intención de plantear la cuestión a Sisi para la liberación inmediata de su hermano.

Su caso se ha puesto de manifiesto desde el inicio de la cumbre. Es una pesadilla hecha realidad para el régimen. Sisi apenas ha podido reunirse con un líder occidental sin que se le pida la liberación inmediata del activista británico Alaa Abdelfattah. Sucedió en la reunión del presidente egipcio con Sunak, y de nuevo con el presidente francés Emmanuel Macron y el canciller alemán Olaf Scholz. El ministro egipcio de Asuntos Exteriores, Sameh Shukri, no pudo eludir la pregunta cuando fue entrevistado por el corresponsal de la CNBC, Hadley Gamble. Luego se enfrentó a la misma pregunta y a las mismas exigencias de la presentadora de la CNN Becky Anderson.

En respuesta, Sisi tomó la imprudente medida de intentar defenderse. Desplegó a sus lacayos mediáticos y les ordenó que lanzaran un ataque contra Alaa Abdelfattah para poner en duda su huelga de hambre y afirmar, falsamente, que era un criminal convicto y que su encarcelamiento no tenía nada que ver con la cuestión de la libertad de expresión. Uno de los periodistas domesticados por Sisi es Ahmad Musa, quien alega que lo que están haciendo los medios de comunicación occidentales al destacar la difícil situación de Alaa Abdelfattah es una campaña sistemática para empañar la reputación de Egipto y atacar al régimen. Musa fue más allá y calificó las exigencias de Sunak y los demás dirigentes de "injerencia" en los asuntos internos de Egipto.

Las cárceles de Sisi - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Para los periodistas que cubran la cumbre y no conozcan a Ahmad Musa, se trata de uno de los colaboradores más cercanos al régimen de Sisi y se sabe que está vinculado a los organismos de seguridad de El Cairo. Se ha documentado que este hombre ha incitado al asesinato en directo. Sus programas diarios incluyen regularmente discursos de odio y acusaciones de traición y terrorismo dirigidas a los opositores al régimen de Sisi.

No contentos con las justificaciones de la situación de Abdelfattah hechas por Musa y otros en la televisión, miembros del parlamento egipcio y del Consejo Nacional de Derechos Humanos, así como miembros del Consejo Nacional de la Mujer, han recibido la orden de asistir a las sesiones de la cumbre sobre derechos humanos y atacar a Alaa Abdelfattah y a su familia, y negar la existencia de detenidos políticos en Egipto.

El régimen egipcio quería que la cumbre del clima fuera una oportunidad de relaciones públicas para lavar su mala reputación y su horrible historial de derechos humanos. Se ha visto sorprendido al ver que, en cambio, se ha convertido en un escándalo, defendido por Alaa Abdelfattah, que arroja su sombra sobre la cuestión mucho más importante de los presos políticos en Egipto. El país tiene 60.000 presos como Alaa Abdelfattah, muchos de ellos detenidos desde que el ex ministro de Defensa Sisi lanzó su golpe militar en 2013.

LEER: Egipto detiene al padre del famoso YouTuber Abdullah Al-Sherif

El asunto no empezó con Abdelfattah y no terminará con su liberación; no es ni el primero ni el último. El régimen continúa con su represión y persecución de los ciudadanos egipcios de a pie. La fachada de un régimen benigno, abierto y transparente que respeta los derechos humanos queda desmentida por el hecho de que más de 200 ciudadanos egipcios han sido detenidos recientemente lejos de los ojos del mundo centrados en el circo político y mediático de Sharm El Sheikh.

El régimen egipcio puede ceder a las presiones externas y liberar a Alaa Abdelfattah porque resulta que tiene pasaporte británico, pero no se puede permitir que el asunto termine ahí. Su liberación debe ser el punto de partida de una campaña para presionar a Sisi para que libere a miles de egipcios anónimos que languidecen en sus numerosas y brutales cárceles sin otra razón que la de oponerse a su gobierno.

Si el mundo se moviliza ahora por el bien de un ciudadano británico llamado Alaa Abdelfattah, también debería ejercer presión para salvar las vidas de miles de egipcios que no tienen la suerte de poseer la ciudadanía de otro país. Alaa Abdelfattah y los 60.000 como él gritan el mismo lema: "Todavía no habéis sido derrotados". No podemos defraudarlos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines