Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

"¡Egipto está bien!"

El presidente de Egipto, Abdel Fattah Al-Sisi, en Atenas el 19 de octubre de 2021 [ARIS MESSINIS/AFP via Getty Images].

Abdel Fattah Al-Sisi nos ha fascinado con su asombrosa habilidad para mentir y afirmar lo contrario de lo que ha vivido el país desde que tomó el poder en el golpe de julio de 2013. El hombre nos aleccionó recientemente sobre sus grandes logros, que no se habrían producido sin lo que describió como el ejército y la policía trabajando codo con codo con 104 millones de egipcios. Al-Sisi afirma que Egipto está bien y que los egipcios son optimistas y "tienen esperanza en el mañana".

Sin embargo, bajo su mandato, Egipto ha pasado de ser como un pueblo que se sentía seguro y tranquilizador, con abundante sustento del Todopoderoso, a estar hambriento, asustado y sumido en la pobreza debido al fracaso de las políticas de Al-Sisi y a la ausencia de cualquier visión económica.

Habla de haber superado con éxito la pandemia de coronavirus, pero no nos dijo cuántos egipcios murieron de Covid-19. En todo el mundo se publicaron informes diarios detallando el número de casos y muertes; mientras tanto, el régimen de Al-Sisi ocultó las cifras reales. Ningún hogar egipcio se libró del Covid, pero el Ministerio de Sanidad no registró las cifras para que Al-Sisi y su régimen no parecieran incapaces de enfrentarse a la pandemia.

Al hablar de seguridad y estabilidad, no nos dijo que ha habido un alto índice de criminalidad durante todo su mandato, ni explicó por qué los asesinatos son más frecuentes bajo su jurisdicción. Según la base de datos mundial NUMBEO, los índices de criminalidad en Egipto han aumentado un 45% en los últimos tres años. Las cifras de la Autoridad de Seguridad Pública del Ministerio del Interior egipcio muestran que en 2021 los "asesinatos intencionados" han aumentado un 130%.

Egipto: ¿conseguirán las convocatorias a protestas del próximo mes incitar a los ciudadanos contra Al Sisi?

La esposa de Al-Sisi habla de su enfoque en las niñas en Egipto y de proporcionarles todo el apoyo, pero no menciona los 226 casos documentados de violencia contra las mujeres en sólo los últimos tres meses. Podemos agradecer esa estadística al informe de septiembre del bufete Tamkeen.

Además, Al-Sisi se olvidó de hablarnos de la seguridad y la estabilidad que experimentan los habitantes de la isla de Al-Warraq, Arish, Marsa Matrouh y el Triángulo de Maspero. Han sido maltratados, desplazados y arrestados, y sus hogares han sido demolidos, sin otra razón que el fracaso del hombre en el frente económico y el agotamiento de las divisas, por lo que buscó, en cambio, desplazar a la gente y vender sus tierras a cambio de inversiones extranjeras.

Los manifestantes de Egipto piden a Sisi que dimita - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

¿Cómo puede Al-Sisi afirmar que Egipto está bien, cuando la deuda externa del país ha aumentado a 157.800 millones de dólares, y las reservas de divisas han disminuido a 33.141 millones de dólares en agosto de este año? La deuda pública total durante la era Sisi, en relación con el PIB, es del 130%, según un artículo del economista Mamdouh Al-Wali publicado por Arabi 21.

El presidente egipcio habla de su éxito en la lucha contra el terrorismo, pero no nos ha dicho por qué este terrorismo no ha cesado en el Sinaí, y por qué seguimos oyendo y viendo noticias sobre los ataques y asesinatos de policías y soldados en el norte del Sinaí. Recientemente, el sitio web Africa Report publicó un artículo sobre el sufrimiento de Al-Sisi en el Sinaí: "The Elephant in the Room" (El elefante en la habitación) era una referencia a los problemas que sufre el ejército egipcio a manos de los militantes en la península.

El hombre afirma que Egipto está bien, pero ¿se sienten bien los 30 millones de egipcios que viven por debajo del umbral de la pobreza? ¿Se sienten bien los seis millones de egipcios que comen basura? ¿Se sienten bien los profesores, los médicos y los funcionarios cuando se les paga tan poco que no pueden cubrir sus necesidades diarias? Un informe de la revista CEOWORLD sitúa a Egipto en el puesto 100 de 105 países en cuanto a ingresos netos mensuales por persona.

Bajo el gobierno de Al-Sisi, Egipto sufre una crisis de harina y pan, ya que 800.000 toneladas de trigo se acumulan en los puertos debido a la escasez de dólares para pagarlas, según ha informado la Cámara de la Industria de Cereales de la Federación de Industrias. Han surgido indicios de una crisis del arroz y de un posible aumento del precio a 20 libras egipcias por kilo, debido al cierre de los molinos privados por parte del gobierno y a los recortes en el precio de compra a los agricultores. El precio de una tonelada de azúcar subió 1.000 libras egipcias (50 dólares) de golpe durante un solo mes.

Egipto contemporáneo; pobreza y contaminación

Estas sucesivas crisis relacionadas con los productos alimentarios básicos más importantes confirman lo recogido en el Índice de Seguridad Alimentaria publicado por la Fundación Deep Knowledge Analytics en julio, que indicaba que Egipto había caído al puesto 110 de un total de 171 países. Egipto se situaba por debajo de países como Sri Lanka, Líbano, Irán e incluso la asediada Franja de Gaza.

La verdad establecida es que Egipto no ha estado bien desde que este general tomó el poder. Y otro hecho es que Egipto no estará bien mientras esté gobernado por un militar fracasado llamado Abdel Fattah Al-Sisi.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 14 de octubre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines