Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Persiguiendo un espejismo: cómo los partidos árabes de Israel validan el apartheid israelí

Los manifestantes sostienen una pancarta que equipara a Israel con el apartheid [Stephen Zenner/SOPA Images/LightRocket via Getty Images].

Independientemente del resultado de las últimas elecciones israelíes, los partidos árabes no obtendrán beneficios políticos significativos, incluso si logran colectivamente la mayor representación de su historia. La razón no estriba en los propios partidos, sino en el sesgado sistema político israelí, que se basa en el racismo y la marginación de los no judíos.

Israel se estableció sobre la problemática premisa de ser una patria de todos los judíos, en todas partes -no de los propios habitantes nativos de Palestina- y sobre una base sangrienta, la de la Nakba y la destrucción de la Palestina histórica y la expulsión de su pueblo.

Tales comienzos difícilmente propiciaron el establecimiento de una verdadera democracia, perfecta o manchada. La actitud discriminatoria de Israel no sólo persistió a lo largo de los años, sino que en realidad empeoró, especialmente a medida que la población árabe palestina aumentaba desproporcionadamente en comparación con la población judía entre el río Jordán y el mar Mediterráneo.

La desafortunada realidad es que algunos partidos árabes han participado en las elecciones israelíes desde 1949, algunos de forma independiente y otros bajo el paraguas del partido gobernante Mapei. Lo hicieron a pesar de que las comunidades árabes de Israel estaban gobernadas por un gobierno militar (1951-1966) y prácticamente regidas, hasta el día de hoy, por el ilegal "Reglamento de Defensa (de Emergencia)". Esta participación ha sido constantemente pregonada por Israel y sus partidarios como prueba de la naturaleza democrática del Estado.

Esta afirmación por sí sola ha servido como columna vertebral de la hasbara israelí a lo largo de las décadas. Aunque a menudo sin saberlo, los partidos políticos árabes de Israel han proporcionado el forraje para dicha propaganda, lo que dificulta a los palestinos argumentar que el sistema político israelí es fundamentalmente defectuoso y racista.

LEER: La narrativa palestina es eliminada en el Consejo de Seguridad de la ONU 

Los ciudadanos palestinos siempre han debatido entre ellos sobre los pros y los contras de participar en las elecciones israelíes. Algunos entendían que su participación validaba la ideología sionista y el apartheid israelí, mientras que otros argumentaban que abstenerse de participar en el proceso político negaba a los palestinos la oportunidad de cambiar el sistema desde dentro.

Este último argumento ha perdido gran parte de su mérito, ya que Israel se hundió más en el apartheid, mientras que las condiciones sociales, políticas y legales de los palestinos empeoraron. El Centro Legal para los Derechos de las Minorías Árabes en Israel (Adalah) informa sobre decenas de leyes discriminatorias en Israel que se dirigen exclusivamente a las comunidades árabes. Además, en un informe publicado en febrero, Amnistía Internacional describe minuciosamente cómo la "representación de los ciudadanos palestinos de Israel en el proceso de toma de decisiones... ha sido restringida y socavada por una serie de leyes y políticas israelíes".

Esta realidad ha existido durante décadas, mucho antes del 19 de julio de 2018, cuando el parlamento israelí aprobó la llamada Ley Básica del Estado-Nación Judío. La Ley fue el ejemplo más flagrante de racismo político y jurídico, que convirtió a Israel en un régimen de apartheid en toda regla.

Israel: es probable que las quintas elecciones desemboquen en un estancamiento político - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

La Ley fue también la proclamación más articulada de la supremacía judía sobre los palestinos en todos los aspectos de la vida, incluido el derecho a la autodeterminación.

Aquellos que han argumentado que la participación árabe en la política israelí sirvió para algo en el pasado deberían haber hecho algo más que denunciar colectivamente la Ley del Estado-Nación, dimitiendo en masa, con efecto inmediato. Deberían haber aprovechado el revuelo internacional para convertir su lucha de parlamentaria en popular.

Por desgracia, no lo han hecho. Siguieron participando en las elecciones israelíes, con el argumento de que si lograban una mayor representación en la Knesset israelí, deberían poder desafiar el tsunami de leyes discriminatorias israelíes.

Esto no ocurrió, ni siquiera después de que la Lista Conjunta, que unió a cuatro partidos árabes en las elecciones de marzo de 2020, lograra la mayor participación de su historia, convirtiéndose en el tercer bloque político más grande de la Knesset.

La supuesta victoria histórica culminó en nada porque todos los partidos judíos principales, independientemente de su origen ideológico, se negaron a incluir a los partidos árabes en sus posibles coaliciones.

El entusiasmo que movilizó a los votantes árabes detrás de la Lista Conjunta empezó a menguar, y la propia Lista se fragmentó, gracias a Mansour Abbas, el jefe del partido árabe Ra'am.

En las elecciones de marzo de 2021, Abbas quería cambiar por completo la dinámica de la política árabe en Israel. "Nos centramos en las cuestiones y los problemas de los ciudadanos árabes de Israel dentro de la Línea Verde", dijo Abbas a la revista TIME en junio de 2021, y añadió "queremos curar nuestros propios problemas", como si declarara una desvinculación histórica del resto de la lucha palestina.

Abbas se equivocó, ya que Israel lo percibe a él, a sus seguidores, a la Lista Conjunta y a todos los palestinos como obstáculos en sus esfuerzos por mantener la "identidad judía" exclusivista del Estado. El experimento de Abbas, sin embargo, se hizo aún más interesante, cuando Ra'am ganó 4 escaños y se unió a una coalición de gobierno dirigida por el político de extrema derecha y anti-palestino, Naftali Bennet.

Cuando la coalición se derrumbó en junio, Abbas no consiguió gran cosa, aparte de dividir el voto árabe y demostrar, una vez más, que cambiar la política israelí desde dentro siempre ha sido una fantasía.

Incluso después de todo esto, los partidos árabes de Israel seguían insistiendo en participar en un sistema político que, a pesar de sus numerosas contradicciones, estaba de acuerdo en una cosa: los palestinos son, y siempre serán, el enemigo.

LEER: ¿Está Netanyahu haciendo promesas creíbles a los votantes árabes israelíes? 

Ni siquiera los violentos acontecimientos de mayo de 2021, en los que los palestinos se encontraron luchando en múltiples frentes -contra el ejército israelí, la policía, los servicios de inteligencia, los colonos armados e incluso los ciudadanos de a pie- parecieron cambiar la mentalidad de los políticos árabes. Los centros de población árabes de Umm Al-Fahm, Lydda y Jaffa, fueron atacados con la misma mentalidad racista que Gaza y Sheikh Jarrah, lo que ilustra que casi 75 años de supuesta integración entre judíos y árabes bajo el sistema político de Israel apenas cambiaron la visión racista hacia los palestinos.

En lugar de convertir la energía de lo que los palestinos apodaron la "Intifada de la Unidad" para invertir en la unidad palestina, los políticos árabes israelíes volvieron a la Knesset israelí, como si todavía tuvieran esperanza en salvar el sistema político inherentemente corrupto de Israel.

El autoengaño continúa. El 29 de septiembre, el Comité Electoral Central de Israel descalificó a un partido árabe, Balad, para presentarse a las elecciones de noviembre. La decisión fue finalmente anulada por el Tribunal Supremo del país, lo que llevó a una organización jurídica árabe de Israel a calificar la decisión de "histórica". En esencia, sugirieron que el sistema de apartheid de Israel aún conlleva la esperanza de una verdadera democracia.

El futuro de la política árabe en Israel seguirá siendo sombrío si los políticos árabes continúan con esta táctica fallida. Aunque los ciudadanos palestinos de Israel son privilegiados desde el punto de vista socioeconómico si se comparan con los palestinos de los Territorios Ocupados, gozan de derechos políticos o legales nominales o nulos. Al seguir siendo fieles participantes en la farsa de la democracia israelí, estos políticos continúan validando el establecimiento israelí, perjudicando así, no sólo a las comunidades palestinas de Israel, sino, de hecho, a los palestinos de todo el mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines