Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Olvidando su retórica de la libertad, Alemania reprime a todos los que se solidarizan con Palestina

El primer ministro palestino, Mohammad Shtayyeh, se reúne con el embajador de Alemania, Oliver Ovica, en la ciudad de Ramallah, ocupada por Israel, el 15 de septiembre de 2021 [ABBAS MOMANI/AFP vía Getty Images].

En la Alemania supuestamente democrática, el país que se reunió cuando se derribó el Muro de Berlín, los activistas de derechos humanos que expresan su solidaridad con Palestina se enfrentan a la discriminación y la persecución con el pretexto de la lucha contra el antisemitismo. En cierto modo, esto es peor que lo que ocurre dentro del propio Estado de ocupación de Israel.

¿Cómo interpretar, si no, la persecución de palestinos alemanes y personas de condición similar por participar en actividades pacíficas en solidaridad con la Palestina ocupada? Aunque tales actividades están protegidas por la Constitución y las cartas de derechos humanos, la persecución oficial ha llegado a tal punto que se pide cuentas a la gente por dar "me gusta" a publicaciones en Facebook y otros medios sociales similares.

No hace mucho tiempo, un hombre solicitó la residencia permanente en Alemania, pero se le ordenó abandonar el país por su solidaridad pacífica con Palestina. En 2019, las autoridades alemanas se negaron a renovar el permiso de residencia del escritor palestino Khaled Barakat y le dieron apenas un mes para abandonar el país después de que fuera detenido y se le impidiera hablar en un simposio en Berlín. El pretexto fue que Barakat participaba en actividades "antiisraelíes" y que había que proteger al pueblo alemán de él. Se le prohibió asistir a cualquier reunión familiar en Alemania si había más de diez personas.

La periodista palestina Maram Salim fue despedida de su trabajo en el periódico Süddeutsche Zeitung. La decisión se justificó por el hecho de que ella había escrito en su propia página de Facebook que había encriptado o borrado algunas de sus publicaciones por miedo a la censura. Su empleador decidió que debía haber escrito algo antisemita y luego lo había borrado, por lo que debía ser antisemita.

LEER: La narrativa palestina es eliminada en el Consejo de Seguridad de la ONU

La doctora Nima Al-Hassan nació en Alemania de padres procedentes de la Palestina ocupada y del Líbano, y ha sido galardonada con varios premios prestigiosos. Fue objeto de un reportaje fotográfico en 2014 en el que aparecía con el hiyab y el keffiyeh palestino en una marcha de solidaridad con Jerusalén en Berlín. Entonces, la foto volvió a publicarse en un periódico local después de siete años, lo que provocó una despiadada campaña contra Al-Hassan debido a su "antisemitismo". Su disculpa por participar en la marcha no detuvo la campaña de difamación contra ella.

Esta persecución histérica de cualquiera que rechace la afirmación de que la oposición a los numerosos crímenes de Israel en su ocupación de Palestina es "antisemitismo" también incluye a los judíos antisionistas. Cualquier judío que rechace el sionismo es "antisemita" para los servicios de seguridad alemanes, y se enfrenta a una gran presión del lobby pro-Israel en los medios de comunicación y en los círculos políticos de toda Alemania.

Los diputados alemanes del Bundestag (parlamento) han criminalizado el movimiento pacífico de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS). Asimismo, se ha prohibido la conmemoración del Día de la Nakba, así como las protestas en solidaridad con Palestina y el izado de la bandera palestina.

La Alemania democrática es el mayor donante financiero de la Autoridad Palestina, aunque la ayuda que proporciona se limita a contribuir al papel de la AP al servicio de la ocupación israelí, tal y como se diseñó en los Acuerdos de Oslo. Cualquiera que siga el proceso de toma de decisiones en Berlín es bien consciente de que esto no podía ni podía hacerse sin la luz verde de Israel.

Es sorprendente que Alemania se considere a sí misma como embajadora de los derechos humanos en todo el mundo, y que no dude en imponer medidas punitivas a los países que habitualmente hacen caso omiso de tales derechos. Al mismo tiempo, y con mucha hipocresía, nadie en Alemania puede expresar su apoyo pacífico a los legítimos derechos palestinos y a la lucha palestina por liberarse de las infracciones diarias del derecho internacional y de las violaciones de los derechos humanos, civiles y políticos por parte de Israel.

LEER: Europa debe dejar de culpar a los demás de sus propias crisis

Las organizaciones internacionales de derechos humanos guardan silencio sobre las violaciones de los derechos de solidaridad pacífica con Palestina por parte de Alemania. Son, de hecho, cómplices de su silencio y de su doble moral en materia de derechos humanos. Esta hipocresía occidental se ha puesto de manifiesto en la campaña contra la organización de la Copa Mundial de la FIFA por parte de Qatar a finales de este mes; en la respuesta a la resistencia ucraniana contra la ocupación por parte de Rusia, comparada con la designación de "terroristas" impuesta a los palestinos que se resisten a la ocupación israelí; y en la vista gorda que se hace cada vez que se producen golpes de Estado en dictaduras del Tercer Mundo en las que los intereses occidentales podrían verse amenazados por la democracia.

Sin embargo, todo lo que está ocurriendo no debe desanimar a los activistas de la solidaridad palestina en Alemania y en otros lugares a seguir trabajando pacíficamente por la justicia y la libertad en Palestina. Al fin y al cabo, se supone que la libertad de expresión es un derecho garantizado por la ley en todo Occidente.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
AlemaniaArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines