Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Europa debe dejar de culpar a los demás de sus propias crisis

El Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, en Bruselas, Bélgica, el 21 de marzo de 2022 [Dursun Aydemir/Anadolu Agency].

El jefe de la política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, no es percibido especialmente por la élite política de la UE ni por los principales medios de comunicación como un ideólogo de derechas o un belicista. Pero visto desde un prisma diferente, no occidental, es difícil no confundirlo con uno.

Las recientes declaraciones de Borrell de que "Europa es un jardín" y que "el resto del mundo es una jungla" fueron debidamente condenadas como "racistas" por muchos políticos de todo el mundo, pero sobre todo en el Sur Global. Sin embargo, los comentarios de Borrell también deben considerarse como una expresión de superioridad, no sólo de Borell personalmente, sino de las clases dirigentes europeas en su conjunto.

Resultan especialmente interesantes las palabras del alto diplomático de la UE, que describen de forma inexacta a Europa y su relación con el resto del mundo: "Hemos construido un jardín", "todo funciona" y "la selva podría invadir el jardín".

Sin ahondar demasiado en lo que evidentemente es un arraigado complejo de superioridad, Borell habla como si fuera un defensor de la llamada "Teoría del Reemplazo", una noción racista defendida por los intelectuales de derecha de Occidente -especialmente de Europa-, que ve a los refugiados, los inmigrantes y los no europeos como parásitos que pretenden destruir la supuestamente perfecta armonía demográfica, religiosa y social del continente.

Si se amplía a una dimensión histórica, uno también se siente obligado a recordar a los dirigentes de la UE el papel central que el colonialismo europeo, la explotación económica, la intromisión política y la intervención militar directa han desempeñado en la conversión de gran parte del mundo en una supuesta "jungla". Por ejemplo, ¿se habría reducido Libia a la condición de Estado fallido si Occidente no hubiera librado una gran guerra a partir de marzo de 2011?

Dejando a un lado la "jungla" imaginada, la realidad pasada y presente de Europa desmiente rotundamente la visión etnocéntrica de Borell. Lamentablemente, Europa es la cuna de las páginas más horribles de la historia, desde el colonialismo y la esclavitud hasta los movimientos nacionalistas, fascistas y nihilistas que definieron la mayor parte de los últimos tres siglos.

A pesar del intento desesperado de reescribir o ignorar la historia en favor de una narrativa más amable centrada en los grandes esplendores, el avance tecnológico y el triunfo civilizatorio, la verdadera naturaleza de Europa sigue ardiendo bajo las cenizas, lista para resurgir cada vez que los factores geopolíticos y socioeconómicos toman un giro equivocado. Las crisis de los refugiados sirios y libios, la pandemia del virus Covid y, más recientemente, la guerra entre Rusia y Ucrania son ejemplos del proverbial giro equivocado.

LEER: La UE da prioridad a los Acuerdos de Abraham

De hecho, las palabras de Borrell, destinadas a tranquilizar a Europa sobre su superioridad moral, no son más que un esfuerzo temerario destinado a ocultar una de las crisis más dramáticas que ha vivido Europa en casi un siglo. No se puede exagerar el impacto de esta crisis en todos los aspectos de la vida europea.

En un editorial publicado el pasado mes de septiembre en la página web de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), Hans Bruyninck describía el "estado de crisis múltiple" que caracteriza al continente europeo en estos momentos. "Parece como si viviéramos una crisis tras otra: una pandemia, olas de calor extremas y sequías debidas al cambio climático, inflación, guerra y crisis energética", escribió.

En lugar de asumir la responsabilidad de esta inminente catástrofe, las élites gobernantes de Europa eligen una vía diferente, aunque previsible: culpar a otros, especialmente a los habitantes de la "jungla" no europea.

Naturalmente, los ciudadanos de a pie de toda Europa que ya están experimentando esta desgarradora realidad apenas se sienten tranquilizados por la proclamación de Borrell de que "todo funciona".

El riesgo del resurgimiento de los movimientos de extrema derecha en Europa es ahora una posibilidad real. Este peligro se vio relativamente mitigado por el revés de la extremista "Alternativa para Alemania" y la victoria de los socialdemócratas en las elecciones del año pasado. Sin embargo, Alemania no es la excepción, ya que la extrema derecha europea ha vuelto, prácticamente en todas partes, y con fuerza.

En Francia, el partido de ultraderecha de Marine Le Pen obtuvo en abril el récord del 41% del total de los votos (más de 13 millones). Es cierto que Emmanuel Macron consiguió frenar el avance de la Agrupación Nacional de Le Pen, pero su coalición ha perdido la mayoría parlamentaria y su liderazgo se ha debilitado considerablemente. Actualmente, el país se ve sacudido por concentraciones y huelgas masivas, todas ellas en protesta por la subida de los precios y la profundización de la inflación.

Suecia es otro ejemplo del decidido ascenso de la extrema derecha. Una coalición de derechas, que ganó las elecciones generales del pasado septiembre, domina ahora el parlamento del país. El 17 de octubre eligió a un nuevo Primer Ministro, Ulf Kristersson, cuyo gobierno fue posible gracias al apoyo de los Demócratas de Suecia, un partido con raíces neonazis y un duro programa antiinmigración. El SD fue crucial para determinar la victoria de la coalición y ahora es apto para desempeñar el papel de rey en las decisiones críticas.

También en Italia la situación es grave. Se espera que un futuro gobierno reúna a Giorgia Meloni -líder de Fratelli d'Italia (Hermanos de Italia)-, al partido del ex primer ministro italiano de derechas Silvio Berlusconi, Forza Italia, y a La Lega del extremista Matteo Salvini. El partido de Meloni tiene sus raíces en la tradición postfascista del Movimiento Social Italiano, que se formó tras la Segunda Guerra Mundial por políticos fascistas después de que su partido fuera oficialmente ilegalizado por la Constitución progresista del país de 1948.

Los cambiantes terrenos políticos de Alemania, Francia, Italia y Suecia tienen poco que ver con la "jungla", y todo con el ilusorio "jardín" europeo. El extremismo europeo es un subproducto de experiencias históricas, ideologías y luchas de clase exclusivamente europeas. Culpar a los asiáticos, a los árabes o a los africanos del "estado de crisis múltiple" de Europa no sólo es autoengañoso, de hecho carece de espíritu, sino que también obstruye cualquier proceso saludable de cambio.

Europa no puede arreglar sus problemas culpando a otros, y el "jardín" europeo, si es que alguna vez existió, está siendo devastado por las propias élites gobernantes de Europa, ricas, desprendidas y totalmente deshonestas.

Romana Rubeo, periodista italiana, contribuyó a este artículo

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaLibiaOriente MedioRegiónSiriaUnión Europea
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines